Tierra, Aire, Fuego

Esta historia la escribí como respuesta a un artículo en el blog de la astróloga Patricia Burguete en Milenio. El artículo trató sobre los elementos Tierra, Aire, Agua y Fuego, así que me pareció apropiado contestar con la historia de estos elementos, tal vez basada un poco en la historia de Earth Wind and Fire, pero como que más de los Beatles y un poco de los Doors. De Robertobaca.Net

Tierra, Aire, Fuego y Agua se conocieron a finales de los sesenta en una iglesia de de Maravatío. Tierra y Fuego ya se habían conocido antes en la escuela y gustaban de reunirse al final de clases para tocar guitarra y componer canciones como su ídolo, Chava Flores. En el encuentro casi de chiripa se enteraron que Aire era baterista y Agua tocaba el bajo y los dos habían pensado en formar un grupo musical para amenizar bodas, quinceaños y otras ocasiones sociales.

Pronto quedó claro que el bajo perturbador de Agua combinado con el ritmo animado de Aire, la guitarra desgarradora de Tierra y las letras a veces humorísticas, a veces irónicas, de Fuego producían un resultado que conquistaba gustos a la vez que destrozaba los cánones musicales establecidos hasta ese entonces.

El éxito fue casi inmediato. Casi cada fin de semana tenían un toquín en alguna fiesta o evento del pueblo y no pasaría mucho tiempo para que fueran seguidos por un grupo de admiradoras que iban con ellos a todos lados. Esto también les traería problemas con los galanes del pueblo.

Su gran lanzamiento ocurrió el 4 de junio de 1970 cuando el presidente municipal los contrató para que tocaran en la fiesta de quince años de su hija, Evelinda. Sin embargo, poco antes tendría lugar un trágico evento que meses después alteraría el rumbo de la banda. El fin de semana anterior a la fiesta del presidente, uno de los galanes del pueblo, celoso porque Agua se había repasado a su novia en la combi de la banda después de un concierto particularmente conmovedor para una pelea de gallos, los emboscó con su propia banda atrás del mercado. El grupo pudo salir por patas, pero no sin que Agua recibiera sendas patadas en la cabeza. Aunque parecía estar bien, aparte de los chipotes, poco tiempo después comenzó a sentir grandes dolores de cabeza que empeorarían con el tiempo.

A partir del éxito obtenido en la fiesta del presidente municipal, el grupo fue invitado a lugares cada vez más popof y viajaban con frecuencia fuera de Maravatío. Particularmente pasaban largos periodos de tiempo en Guanajuato, donde tomaron influencias de músicos del lugar y aprendieron a tocar para audiencias más grandes y exigentes. Ahí también fue donde le empezaron a entrar a la mota y a las pastas, para aguantar el ritmo de trabajo y chavas que se les aventaban al final de los conciertos.

Para ese entonces las jaquecas de Agua eran casi constantes y cada vez más fuertes. Fue también en uno de esos conciertos cuando conoció a Astrid Quiñones, alias “la quesona”, quien era la peinadora del grupo y también tenía un puesto de aguas frescas en el mercado de Guanajuato. Agua decidió no regresar a Maravatío después de varios meses en Guanajuato para arrejuntarse con la quesona y dedicarse a sus pinturas y la fotografía. Se separó oficialmente de la banda el 20 de septiembre de 1970. Una semana después, el grupo firmó un contrato discográfico con el promotor Luis Llantudo Maceto quien los llevaría a la fama con un nombre nuevo: Tierra, Aire y Fuego.

En diciembre de ese mismo año se empezaron a tocar sus primeras rolas en el radio de la ciudad de México, cautivando inmediatamente a los chamacos chamagosos defequenses. En marzo de 1971 salió a la venta su primer disco “Ella te jinetea la lana” con 12 rolas cortas que se distinguían por su ritmo vivaz y desefadado.

“Acabamos de salir con Raúl Velasco” – Fuego

Para mediados de ese año la tierrairefuegomanía estaba en su punto más alto y fueron invitados al programa de Raúl Velasco para interpretar algunas de sus canciones. Se enteraron mientras estaban viendo la tele un domingo mientras cheleaban en el depa de Fuego cuando Raúl Velasco anunció “la próxima semana tendremos a Tierra, Aire y Fuego”. Minutos después les habló Luis por teléfono para decirles “¡Van a aparecer con Raúl Velasco!” a lo cual la banda contestó “¡ya sabemos!”

Al llegar al estudio donde se transmitía el programa uno de los asistentes de producción les pasó la voz de que no querían que dijeran “gazpacho” en la canción “No puedes rentar putas decentes en este pinche pueblo”. En ese entonces no se podía decir “gazpacho” en la telera porque ofendía a las buenas conciencias. “Digan cualquier otra cosa, pero no gazpacho”. Ellos accedieron inmediatamente, pero cuando salieron a escena interpretaron la canción exactamente igual a como siempre lo habían hecho. Raúl Velasco estaba tan furioso que ni siquiera salió a saludarlos.

“¿Están locos? ¡Nunca volverán a salir con Raúl Velasco!” les dijo el asistente de producción segundos después que entraron los comerciales. “Acabamos de salir con Raúl Velasco” contestó Fuego con una sonrisota. En realidad, Fuego andaba tan erizo que ni sabía donde estaba.

Aunque el incidente de la palabra prohibida fue directamente responsable de una guerra en Israel, la crisis petrolera y la toma de rehenes en Irán en 1979, nada de esto afectó su carrera y durante todo ese año colocarían canción tras canción en los primeros diez lugares de popularidad.

Su ánimo decayó mucho cuando se enteraron de la muerte de Agua en agosto de 1971. El resto de ese año se la pasaron en gira por el país, tocando en las mejores plazas y ferias y uno que otro hoyo fonqui. Lo demás, como dicen, es historia.