El diseñador web empleable

Andy Rutledge toca un punto importantísimo en su blog, y es el de la empleabilidad de un diseñador gráfico como diseñador web. Andy externa de mucho mejor manera que yo lo podría hacer algo que yo he tenido muchas ganas de tratar, y es el de que ser diseñador gráfico no lo capacita a uno para ser diseñador web. De hecho estas dos actividades a veces poco tienen que ver entre sí.

En El diseñador web empleable Andy se enfoca en la preparación que las instituciones de educación superior dan a los diseñadores gráficos, por que crée él que es deficiente cuando se trata de diseñar sitios web y, lo más importante, las cosas que un diseñador debe conocer como requisitos mínimos para emplearse como diseñador web divididos en cuatro áreas: la interacción profesional, fundamentos de la actividad, comprensión de negocios, y habilidades tecnológicas y del web.

Pienso que Andy ha dado enteramente en el clavo. Muchos diseñadores gráficos piensan que están calificados para crear sitios de internet cuando en verdad no conocen el medio ni sus posibilidades/limitaciones tecnológicas. Es cierto que no es necesario que se conviertan en gurús de programación php o sql, pero una buena comprensión de las tecnologías subyacentes como html y css son indispensables para que una persona pueda considerarse diseñador web. Tristemente veo que poco o nada se toca este punto en las escuelas de diseño. Y triste también que en las escuelas que pretenden enseñar web poco o nada se tocan los principios básicos de diseño gráfico, entre otras deficiencias.

El diseño web debe considerarse como una disciplina separada del diseño gráfico, de la misma manera que el diseño industrial o el diseño de interiores. Las dos requieren de un conjunto de habilidades y conocimientos distintos, en muchos casos apenas relacionados.

A pesar de que se requieren conocimientos de los fundamentos del diseño en partes del sitio, específicamente en la interfaz, tecnologías como la web móvil, lectores para ciegos, RSS, APIs, microformatos, etc. exigen ya que se piense más allá del diseño gráfico a la hora de crear un sitio web. Y conforme la tecnología avance creando nuevas maneras de uso para un sitio web estas diferencias se harán más pronunciadas.

Plurk: otra opción

Desde hace tiempo soy usuario de Twitter, no súper asiduo pero lo uso para seguir a algunas personas cuyas ideas y actividades en el mundo del diseño web me interesan, además de otras que son simplemente interesantes. Ultimamente Twitter ha estado pasando por interrupciones de servicio más largas que de costumbre y este fin de semana fue bastante malo, así que un buen número de nosotros fuimos a probar Plurk.

Plurk es un nuevo servicio de microblogging, desarrollado y mantenido por un grupo de programadores de Ontario, Canadá, donde el sitio tiene su casa principal. Recientemente salió de la etapa de beta privada y cualquiera se puede unir como miembro.

El principio de Plurk es semejante al de Twitter: tienes 140 caracteres para expresarte y una red de contactos que recibirán tus joyas de sabiduría. La diferencia es que Plurk está organizado alrededor de una línea de tiempo que muestra los plurkeos desde el inicio de la historia. Además cada plurkeo puede expanderse para mostrar lo que otros plurkeristas han agregado creando un hilo de conversación que puede seguirse más o menos fácilmente.

Esto convierte a Plurk en un medio de comunicación más flexible y potente que Twitter, a pesar de no poder mantener conversaciones vía SMS todavía. En contraposición esto lo vuelve más difícil de empezar a usar y hallarle el modo a todas las opciones que tiene. En cierto sentido es más parecido a usar un foro que un sistema de microblogging.

El sistema se presta para que se genere muchísima información en poco tiempo, pero la interfaz nunca se siente apelotonada y es fácil esconder conversaciones o enfocarte tan solo en las que te interesan; aunque no estaría mal que hubiera un sistema para catalogar y separar ciertas conversaciones específicas o por lo menos un sistema de búsqueda para regresar a una conversación que dejaste 14 horas antes.

La interfaz de plurk, no conocida como la plurkeriza

Con todo, los comentarios, contestaciones y contestaciones de las contestaciones pueden hacer que rápidamente crezca el número de trozos de conversación a los que tienes que seguirle la pista y aunque sean de 140 caracteres cada uno, siguen siendo muchos.

Afortunadamente Plurk también tiene la opción de marcar todas las contestaciones como leídas y descargar un poco tu conciencia. Si se te da ser grosero y antisocial y puedes simplemente echar un vistazo rápido e ignorar lo que no te atraiga, como yo, entonces no tendrás problemas; pero si quieres mantenerte al tanto de todo lo que está pasando, te vas a encontrar con que es demasiada información. En sí este es el mayor peligro de Plurk, en menos de lo que crees ya pasaron dos horas de estar pegado a las respuestas y más respuestas.

¿Reemplazará Plurk a Twitter? No. En mi caso veo los dos sistemas como complementarios y enfocados a necesidades distintas. Twitter para mensajes cortos y autocontenidos que no necesariamente necesitan respuesta, y Plurk para cuando se desean mantener conversaciones más largas y formar lazos más fuertes con los contactos. Cada una tiene su lugar.

Esa misma es la opinión de uno de los creadores de Plurk, quien comenta en un blog que su misión fue crear una especie de microblogging para una audiencia que no necesariamente ha oído hablar de Twitter, algo así como super chateros a los que el MSN les queda guango.

Está además la fauna de aditamentos, clientes, plugins y demás que se han generado alrededor de Twitter, los cuales no será fácil reemplazar. De hecho Plurk parece no tener un API todavía.

En definitiva, aunque plurkearé de vez en cuando, Plurk para mí es nada más otra opción y no un reemplazo del caballito de batalla microbloguero, Twitter.

Soy rb3m en Plurk y Twitter.

Otras opiniones

Vuarnet también da a conocer su opinión en Isopixel.
Jorpinedo dice que plurk puede verse como una evolución del microblogging.