La otra cara de la moneda

Seguimos con la pelea de los medios tradicionales contra twitter, facebook y los rumores.

Ayer comentaba sobre el caso de Ciro Gómez Leyva y su columna levantapasiones que enardeció a la horda twiteril. Ahora en la mañana estaba escuchando (por internet) a Alejandro Cacho y su entrevista con el procurador del estado de Tamaulipas, Jaime Rodríguez Inurrigarro, sobre si estaba pasando algo en Reynosa y la “psicosis causada por las redes sociales”.

Para las autoridades de ese estado no ha pasado nada, lo dice en su comunicado de prensa y en entrevistas radiofónicas, como la de Adela Micha y la de Alejandro Cacho (que no encuentro en la red, no sé si 88.9 las ponga).

Lo que hay que hacer notar es que las redes sociales no inventan la paranoia ni la desconfianza contra las autoridades o los grandes medios de comunicación. El mismo procurador admite que algunas de las cosas que han llegado por las redes sociales son verdaderos y otros rumores. De hecho admite que sí ha habido balaceras y muertos en estos días, no todos los específicos que dicen los rumores, pero algunos sí.

Por supuesto el procurador pide a la gente que se mantenga informada a través de los canales del estado. Lástima que el estado no esté usando los mismos medios que la gente: twitter, facebook, chatroulette, etc. Bueno, a lo mejor chatroulette no pero los demás ayudarían bastante a que la gente supiera a quien acudir y de donde sacar información confiable.

Y los medios deberían dejar de enjaretarle la atmósfera de psicosis y desinformación a las redes sociales. Estas son simplemente un reflejo de lo que la sociedad está sintiendo. Si no existieran estas redes sociales los rumores se esparcirían por teléfono, fax, o supermercados.

Muy mal por el estado de Tamaulipas, que también está rebasado por los medios modernos. Parece que no saben aprovechar la fuerza de las redes sociales para informarse e informar. Por ejemplo, el procurado dice no tener reportes de que el consulado de Estados Unidos esté cerrado, cuando en el sitio del consulado está una alerta sobre el cierre temporal de la Agencia Consular en Reynosa.

Por cierto, que sitio tan pinche feo y disfuncional tienen.

O sea, si bien la información transmitida por las redes sociales es inexacta (en Reynosa no hay consulado, sino agencia consular) tampoco se puede decir que sea del todo falsa. Lo cierto es que el gobierno estatal no tiene información suficiente, no tiene los medios para transmitir la información que tienen y están varios pasos atrás del pueblo en cuestión de manejo de información.

Los medios, por su parte, andan corriendo como pollos sin cabeza. En parte porque les cortaron la cabeza, por lo menos en esa región, así que no tienen fuentes de información de primera mano para enterarse de lo que está pasando y quedan a merced, por un lado, de las fuentes del gobierno de las que todo mundo desconfía, y por el otro de los rumores con sus exageraciones e inexactitudes.

¡Pobres medios! ¿Quién podrá defenderlos?

De @isopixel, @earcos, Ciro, maroma y twiatro

Los que me conocen saben que he usado esto del internet desde 1996, he hecho sitios personales desde 1998, blogueado intermitentemente prácticamente desde que se inventaron los blogs como por el 2000.

Además de eso llevo en Twitter más de tres años, he seguido su evolución desde el SxSW de Austin en 2006 aunque me uní algunos meses después. Esto lo digo para que luego no se me acuse de no conocer Twitter, el medio, la blogosfera o como quieran llamarle.

Viene al caso porque la twitterventura de hoy corre a cargo del periodista Ciro Gómez Leyva y su columna en el diario Mileno de Cd. de México.

La columna de titula “Twitter nos quiere matar de miedo” y trata sobre como los rumores alarmistas corren como pólvora en este medio, en específico los recientes tweets relativos a Reynosa, Tamaulipas y las matanzas y masacres casi diarias.

Los twitteros, que nunca han sido un grupo muy dados a la reflexión, la autocrítica, la fundamentación de argumentos, mucho menos la metalectura; sino que, al contario, son más amigos del jucio rápido y prefieren las frases cortas que pueden expresarse en 140 caracteres y no llevan más significado que el literal, no han tardado en responder.

Eduardo Arcos, fundador editor-at-large de hipertextual, sentencia:

Ciro Gómez Leyva se ha creído algunos rumores falsos que se publican por personas con mucho tiempo libre en Twitter o Facebook y para no quedar mal intenta culpar a las redes sociales. Corrigiendo el artículo contra Twitter de Ciro Gómez Leyva

También Raúl Ramírez (en un artículo donde además se contradice varias veces) dice:

No hay porque pedirle la fuente a las personas que twittean, no son medio, no son reporteros. Cada quien deberña hacerse responsable de la información que cuelga, cada quien debe hacerse rsponsable de las personas que siga. ¿Twitter nos quiere matar de miedo?

El problema es que Ciro no se los ha creído ni le pidió fuente a la gente en twitter. El trato de hacer lo que cualquier periodita debe tratar de hacer: confirmar la información a través de una fuente independiente. Lo único que pudo encontrar fue a las autoridades oficiales quienes, obviamente, tienen su propia versión y tampoco hay como corroborarla.

Y ése es precisamente el punto de Ciro: no hay periodistas profesionales independientes cubriendo la frontera, el narco y el anti-narco los ha matado o expulsado a todos.

Twitter es un gran canal de comunicación, pero igual se presta al sensacionalismo, la exageración, el mito y el simple invento. El mismo @isopixel así lo admite: No hay porque pedirle la fuente a las personas que twittean, o sea, tal como dice Ciro: …la impunidad que reina en las redes sociales.

Digo, si no poder pedirle fuentes a la gente que twitea, entonces que @isopixel me explique que entiende por impunidad. Lo peor de todo es que a la siguiente frase él mismo escribe: Cada quien debería hacerse responsable de la información que cuelga

¿O sea, en qué quedamos? ¿Son responsables o no? Porque si son responsables entonces les puedes pedir la fuente, y si no pueden sostener lo dicho y quedan sin castigo, entonces existe impunidad. Claro, el castigo en este caso es que simplemente pierdan credibilidad, los dejes de seguir o de retuitear, pero lo que generalmente sucede es todo lo contrario.

@earcos, aunque escribe mucho más coherentemente y es capaz de mantener una hilación de ideas, también se va con la finta: Ciro Gómez Leyva se ha creído algunos rumores falsos que se publican por personas con mucho tiempo libre en Twitter o Facebook

En ninguna parte veo yo que Ciro los haya dado como verdaderos. Todo lo contrario. Lo que me preocupa es que Arcos sentencie estos rumores como simples travesurillas de gente desocupada. La realidad, y lo que le da mucha tracción a este tipo de cosas, es que son completamente creíbles y posibles dada la situación por la que está atravezando la frontera.

El clima de criminalidad y paranoia en Reynosa, Matamoros, Cd. Juárez y otras ciudades fronterizas es real. Situaciones como la de los twitts se pueden dar y se dan, pero eso no quiere decir que estas en específico se hayan dado.

Así que Ciro trata de verificar y lo único que encuentra es la versión oficial que dice “aquí no ha pasado nada de eso”. ¿Qué debe hacer el periodista entonces? ¿Creer la versión oficial o la de los twitts que llegan de quien sabe quien?

En ese espacio intermedio es donde debe entrar el periodista, el cual está muerto. No lo mató twitter, está literalmente muerto. Ciro no está culpando a Twitter o a Facebook de su desaparición. A cualquiera que sepa leer le queda claro.

De hecho, Ciro tampoco espera que sean los twitteros los que cumplan con la labor periodística, cosa con la que @earcos está de acuerdo así que no sé cual es su problema. Y ahí está el detalle: sin periodismo sólo nos quedan la versión oficial o la del rumor.

Y eso sí es de miedo.

De Photoshop a HTML: guía y consejos prácticos

O “Como lidiar con diseñadores, desarrollar un buen sitio y no morir en el intento”

Todos conocemos diseñadores quesque de internets que hacen sus diseños mafufos en Photoshop, se los enseñan a sus clientes y les dicen “así va a quedar, igualito, se va a ver de pelos” y luego te lo pasan para que lo transformes en un sitio funcional, accesible, utilizable y escalable.

Obviamente, lo primero que notas es que el güey no nombró sus capas lógicamente, así que no sabes que chingaos es cada cosa, lo segundo es que para “ahorrarte trabajo” le dijo al Photoshop que hiciera los cortes como se le diera la gana y ahora todo está dividido en secciones que no tienen sentido para el contenido que van a llevar.

Y esa es la tercera:
-Oye, diseñador ¿qué contenido va a llevar esto?
-¡Ay, desarrollador ¿no ves lo qué está ahí?
-Nomás veo que dice “Lorem Ipsum” no sé que madres.
-Pues eso, significa que ahí va a ir texto, nomás que ahorita no lo tenemos.
-Sí, eso ya sé, que es texto, pero ¿quién lo va a escribir? ¿se va a actualizar regularmente? ¿por quién? ¿cuál es el propósito de ese texto? ¿es contenido principal con longitud variable? ¿microcopia con longitud más o menos conocida? ¿va a llevar imágenes un día de estos?
-¡Ay, qué latoso! Cuadrado como todos los desarrolladores, usa tu imaginación.

Obvio, cuando el diseñador dice eso es porque no tiene la más mínima idea de lo que le estás hablando, que es de esperar si es el tipo de diseñador que diseña sin tener el contenido.

Te corresponde a ti echar mano de tu vastísima experiencia para hacer algunas deducciones, suposiciones educadas, y desarrollar siguiendo mejores prácticas manteniendo cierta flexibilidad y lógica que permita un mantenimiento fácil o cambio de dirección después (porque seguro a alguien se le va a ocurrir meter una imagen ahí).

Lo primero que debemos de hacer con el .psd es sacarle todos los cortes. Photoshop es buen programa pero no es inteligente. Lo segundo que debemos hacer es dividir el diseño en grandes áreas funcionalles: encabezado, laterales, contenido, pie y algunas otras que puedan estar presentes.

Si nuestro diseñador es bueno habrá nombrado las capas de manera semántica y lógica, pero si no vamos a tener que irlas activando y desactivando para separar los fondos de las imágenes decorativas, las texturas y el texto.

Cuando hayas terminado esto puedes ir creando una librería de imágenes de las texturas y fondos que vamos a utilizar, usando la función de guardar para web de photoshop.

Ya que tenemos todo más o menos arreglado y acomodado podemos comenzar a escribir nuestro código. Como somos muy modernos ponemos:

<!DOCTYPE html>

Nuestro diseñador seguramente no dejó instrucciones sobre como degradar el sitio grácilmente para que navegadores más viejos presenten un diseño aceptable mientras que los más modernos lo muestran en toda su gloria.

Afortunadamente somos desarrolladores chingones y sabemos como crear diferentes hojas de estilo para navegadores con distintas capacidades:

<link href="basic.css" rel="stylesheet" type="text/css" />
<!--[if gte IE 7]><!-->
<style type="text/css">
  @import url("advanced.css");
</style>
<!--<![endif]-->

Esto deja a IE6 con el estilo básico pero ya nos encargaremos si es necesario.

Después ponemos la estructura básica de nuestro sitio que puede ser algo así de sencillo:

<header><p>Empresota, S.A.</p></header>
<nav><li><a href="#contenido">Salta al contenido</a></li></nav>
<article></article>
<aside></aside>
<footer></footer>

Ya que tenemos la estructura básica podemos comenzar a crear nuestra hoja de estilos basico.css y poner cosas como:

header p {
  font-size: 20px;
  width: 300px;
  margin: 0 auto;
}

O sea, cosas que entienden razonablemente todos los navegadores. También podemos poner aquí algunas de las texturas y fondos que sacamos del Photoshop, pero probablemente no las imágenes decorativas, sobre todo si vamos a necesitar usar posicionamientos absolutos y esas cosas. Tampoco PNGs transparentes.

Ya que se ve más o menos bien sólo con esta hoja de estilos básica podemos abrir nuestra hoja avanzada e incluir cosas como esta:

header {
  position: relative;
  width: 100%;
  min-width: 600px;
}

header p {
  position: absolute;
  top: 20px;
  right: 30%;
}

nav, content, aside {
  display: table-cell;
}

O sea, cosas que los navegadores más modernos van a comprender pero que los más antiguos no van a saber interpretar. Aquí también vamos a poner los -moz, -webkit, -o, etc. También podemos poner las imágenes decorativas, imágenes de fondo y PNGs transparentes.

Como el inútil diseñador tampoco nos dejó instrucciones sobre como presentar el sitio en diferentes resoluciones tendremos que tomar algunas decisiones sobre si queremos presentar el sitio en ancho fijo o flexible.

Muchos diseñadores en este momento eligirán sitios de ancho fijo porque tienen problemas de retención anal además de ser gente floja y sin imaginación que no conocen lo útil que puede ser un sitio de ancho flexible. Revisa el diseño para determinar que elementos pueden tener un ancho flexible y cuales serían anchos máximos y mínimos razonables.

Si eres desarrollador maestro jedi sabrás que usando javascript y css puedes alterar la distribución completa del sitio basándote en el ancho de la pantalla del navegador, pero eso lo dejaremos para otra ocasión.

Ten en cuenta que lo más importante no es la distancia absoluta entre un elemento y otro, sino la relación que hay entre elementos. Es decir, si el elemento X mide 100px de ancho y está a 100px de distancia del elemento Y que mide 200px de ancho, lo importante es que el elemento X mide 25% del ancho total, el Y mide 50% y los separa una distancia del 25%.

Claro, el diseñador debería haber tomado estas decisiones desde el principio, así como que pasa cuando se visualiza el sitio en un celular, pero tanta flexibilidad mental es pedirles demasiado. Les da patatús saber que su “obra maestra” puede verse alterada.

Ya que se ve muy bonito todo en nuestro Safari 4 y Firefox 3.6 es hora de desempolvar Internet Explorer 8 y echarle un ojo. Hmmm…. no es lo que esperábamos.

Parte del problema es que IE8 no reconoce el DOCTYPE para html5, así que se comporta como si fuera IE5 con todos sus errores. Así que lo primero que debes hacer es poner la siguiente línea en tu sección :

<meta http-equiv=”X-UA-Compatible” content=”IE=8″>

Esto obligará a IE8 a comportarse lo mejor posible y muchos problemas pueden desaparecer, de hecho en mi experiencia casi todos los problemas desaparecen simplemente obligando a IE8 a comportarse en modo de estándares. Si quedan cosas sin resolver quiere decir que tendremos que añadir una hoja (o dos) de estilos para IE8 (o IE7). La mejora manera es usando comentarios condicionales para especificar estos navegadores.

Ok, lo que sigue es más delicado: la tipografía. Si tu diseñador tiene más o menos idea de lo que está haciendo habrá elegido una tipografía segura para usar en distintos navegadores. Si sabe lo que está haciendo te habrá pasado una pila de tipografías a usar para darle opciones al navegador.

Y si tu diseñador sí es diseñador de verdad y sí le mueve a cuestiones de internet habrá incluido las tipografías adicionales en el presupuesto y usará algo como Font Squirrel u otra herramienta para hacer tipografía utilizable en la red.

Pero lo más probable es que haya visto algo que le gustó y lo puso sin pensar. Si puedes encontrarlo pídele una pila de tipografías para usar en el sitio, pero si está muy ocupado pintándose la uñas lo que puedes hacer es analizar la tipografía y elegir sustitutos adecuados.

Entre las cosas que debes analizar están el tipo (con serif o sin serif), el peso (ancho del trazo), el ancho de cada letra (por ejemplo, que tan ancha es la m), la distancia entre letras, etc. y tratar de encontrar algo equiparable.

Puedes tratar de hacerlas aún más parecidas usando un poco de CSS pero lo más seguro es que no encuentres tipografía igual, con lo que el diseño sufrirá un poco. Pero está bien, ese es el tipo de cosas que debería ver un diseñador.

Después de todo esto tendrás en tus manos un sitio utlizable en todos los navegadores y dispositivos, accesible por cualquier persona que entre a verlo, indexable por todos los motores de búsqueda, de fácil mantenimiento por cualquier persona que necesite cambiarlo y comprensible si alguien necesita redefinirlo.

Claro, al diseñador le va a dar un vahído y te va a decir cosas como “bruto, animal, poco hombre” cuando vea que no se ve igual en todos los navegadores, que cambiaste la tipografía, que el ancho es variable y que puede utilzarse en un iPhone.

Tú simplemente recuerda que no estás haciendo algo para el diseñador, ni siquiera para los clientes del diseñador, sino para los clientes de sus clientes, o sea, los usuarios. Ellos no lo sabrán pero es a ti a quien tendrán que agradecer el poder usar un sitio sin problemas.

De twitter, confusiones, @laquesefue, @Leon_Krauze y relevancias

La twitteraventura de este día fue protagonizada por @leon_krauze por un lado y @laquesefue y otros que metimos las patas por el otro.

Sucede que como a eso del mediodía (mi horario) @laquesefue mandó un twitt que parece que ya borró (¡buuu!) pero le atribuía a @Leon_Krauze el haber dicho que la relevancia de twitter parte de que los medios tradicionales participan en él.

A mí esto me pareció una locura así que mandé un twitt que decía:

y además @Leon_Krauze está loco. Twitter tenía relevancia en México antes que lo notaran los medios tradicionales.

El único problema es que el señor Krauze jamás dijo tal cosa. Claro, aún así puede estar loco pero no por esto. Lo que pasa es que @laquesefue tomó la info de otro twit que lo citaba y ligaba al audio donde supuestamente dijo esto. El pequeño detalle es que la voz no era de León Krauze sino de Carlos Puig, que trabaja en la misma estación.

Viendo el sitio de donde salió el audio no parece muy difícil confundirse. Es extremadamente difícil saber quien está hablando y para quien no está familiarizado con la programación, las voces y el sitio la equivocación es fácil.

No es excusa, de cualquier modo hay que verificar las fuentes de lo que te llega por Twitter, correo, mensaje de MSN, etc.

Una vez pasado el bochornoso incidente y escuchado el audio del programa del señor Puig que pueden encontrar aquí abajo, debo decir que una cosa sí es verdad: quien afirme que twitter en México le debe su relevancia a los medios tradicionales sí está loco.

O por lo menos tiene una falla en su percepción de la realidad. O fuma crack.

Si bien es cierto que a últimas fechas los medios tradicionales mexicanos han empezado a cubrir twitter esto ha sido nada más en los últimos seis meses y eso lo hicieron ya muy tarde y con la renuencia que los caracteriza, primero enfocándose en los aspectos negativos de l red social, con columnas amarillistas sobre como pederastas y secuestradores iban a usar twitter para robarse a los hijos y posteriormente en una dimensión un poco más justa sobre todo después del gran moviemiento de #internetnecesario del año pasado.

Pero esta relevancia surge a partir de los usuarios de twitter que llevan ahí mucho tiempo más que los medios tradicionales. Es la actividad de estos usuarios la que le ha dado la relevancia a twitter, tanta que los medios tradicionales ya no pueden ignorarla y ni siquiera seguir echándole tierra.

Es cierto que el número de gente que participar creando contenido en twitter es muy poca. Es cierto también que es mucha más la gente que escucha y un número importante también de los que crean una cuenta y no la vuelven a usar.

Sin embargo la relevancia de twitter no está en esos números. Después de todo ¿cuánta gente escribe o tiene la oportunidad de expresarse en un medio tradicional en México? No me extrañaría que la cifra estuviera muy cerca de la de los contribuidores en Twitter.

Lo que es más ¿cuánta gente que trabaja en medios tradicionales realmente son leídos o escuchados asiduamente? Un puñado. Igual que en twitter.

Cierto, los números de audiencia de twitter en México son todavía pocos, pero con Twitter un mexicano llega mucho más allá de México.

Con apenas esas 60,000 cuentas, y 6,000 o algo de participantes twitter se ha hecho relevante al punto de que los medios tradicionales se vuelcan sobre él ¿qué pasará cuando el número de participantes aumente a 12,000, 50,000, un millón de mexicanos?

Google y su Buzz

Hace como una semana Google lanzó un nuevo producto que pretenden sea su entrada directa al mercado de las redes sociales (aunque ya llevan un rato dentro de las redes sociales, pero más como funcionalidad paralela de algunos productos más que como una razón central). Google Buzz se aventó así casi sin decir “¡agua va!” a un público que reaccionó medio sorprendido y medio enojado. Más o menos como cuando el monolito se les aparece a los simios en la película de 2001: Odisea en el Espacio.

Parte de las reacciones iracundas tienen buen fundamento: Google se activó sin permiso, le dio acceso a tu perfil incluso a personas que tú no quieres que vean tu perfil, se siente como si te estuvieran obligando a participar, etc.

Pero otra reacciones son menos fundamentadas y más un acto reflejo: no quiero aprender otra red social (nadie te está obligando), no es como twitter (no tiene por que serlo), no le veo utilidad (no tiene por que tenerla).

En realidad, como todos los productos anteriores de Google, Buzz empieza como un Beta y se va a quedar como Beta durante un periodo muy muy largo, aunque Google ya no les llame Betas.

Esto quiere decir que los cambios, aditamentos y mejoras a Buzz van a ser constantes, sobre todo en los próximos meses. Esto hace muy difícil el decidir si usar Buzz o no.

Bueno, suficiente ¿qué es Buzz? Creo que sería más fácil empezar por decir lo que no es: no es Facebook, no es Twitter, no es Google Wave. Tiene ciertos parecidos, como toda red social puedes añadir contactos y compartir contenido.

Google Buzz es más como FriendFeed, un agregador del contenido que produces en otros lados y que puedes compartir con tu red para que comenten y enriquezcan.

La interacción pretende ser inmediata pero no lo es tanto, sufre de algunos problemas de sincronización y es difícil encontrar el contenido que de verdad te interesa.

Ahora es muy pronto para recomendar Google Buzz, pero sería muy estúpido darlo por descontado en este momento. A Facebook le llevó algunos años llegar donde está, igual a Twitter. Buzz tiene el respaldo de Google y estos han demostrado estar dispuestos a cambiar y corregir el servicio para ajustarse a sus usuarios.

La manera en que lo usaré será más para publicar mi activida que para seguir la actividad de alguien en particular. Pero, no se equivoquen, la funcionalidad de Buzz puede aumentar muchísimo en unos meses, sobre todo cuando liberen las interfaces de programación, y su potencial es altísimo.

Si no tienen una cuenta de Google Mail vayan sacando una ahora. La participación en Buzz por el momento no es esencial, pero si Google realmente lo considera tan importante como parece no duden que esto cambie en algunos meses.

Recuerden que Twitter pasó cerca de dos años como un servicio de nicho, casi exclusivo de geeks y diseñadores web, hasta que un buen día explotó (con todo y ballena). Google Buzz tiene la capacidad de hacer lo mismo.

Google Buzz y el pequeño social media expert que todos llevamos dentro

Este iba a ser un post sobre mis impresiones de Google Buzz, la recién salida herramienta de medios sociales de Google en un intento más por colocarse como uno de los principales participantes en este sector.

Sin embargo más bien va a servir para sacar mis impresiones sobre muchos participantes de otras redes sociales, sobre todo twitter, a quienes ahora les da por criticar cualquier cosa como si fueran grandes expertos.

Muchos de los mismos que critican son los que condenan a quienes se hacen llamar “social media experts” sin darse cuenta que caen en exactamente las mismas actitudes (excepto el atribuirse el título) y lo hacen sin el más mínimo asomo de comprender la ironía.

No es que Google Buzz no tenga nada de criticable, al contrario, hay mucho que se puede comentar negativamente sobre este servicio: falta de control de privacidad, exceso de ruido, control de posts, no tiene mucha utilidad, etc. Lo que pasa es que la mayor parte de las críticas parece venir de gente que no recuerda que hace tres años twitter era exactamente igual, si no es que peor.

Oh, esperen, hace tres años estos criticones no estaban en twitter. O en Facebook. A lo mejor estaban en MySpace o Hi5 a los cuales ahora critican como pasados de moda o para “n00bs” (porque es “cool” aventar terminajos en inglés, más si es 1337) , a pesar de que están dentro de los primeros diez lugares en redes sociales y cada uno de esos sitios recibe más visitantes en un día que sus blogs en un año o en varios.

De hecho, hace unos minutos, par de horas a lo mucho, alguien tuiteaba que lo más chistoso de Google Buzz es cuando alguien ponía algo y nadie más hablaba del tema, como si los posts en sus blogs (si tienen blog) recibieran docenas de comentarios o como si cada uno de sus tweets le diera la vuelta a la tuitosfera.

En fin, supongo que algunas cosas no cambiarán y cada nueva red social o intento de negocio en la red atraerá su buena dosis de “social media experts” de petatiux que tratarán de prejuzgar y descalificar a priori todo aquello que no se ajusta a su visión de lo que debe ser el “web 2.0” (lo que sea que esto signifique).

Mis opiniones sobre Google Buzz las pondré en mejor ocasión.

Como integrar Buzz con tu blog

While it’s clear that people are really taking to using Buzz to share content and communicate, the service will undoubtedly reach more users as its sharing tools are integrated into other social sites. From buttons to social stream in your side bar, here’s how you can integrate Buzz with your WordPress blog.HOW TO: Integrate Google Buzz Into Your WordPress Blog

En Mashable apenas un día después de la activación de Google Buzz implementaron un botón para Buzzear los posts de su blog. Ahora, apenas unos días después, ya hay una variedade plugins para que hagas lo mismo con tu blog de WordPress (si es que lo tienes en tu propio servidor, si lo tienes en WordPress.com todavía habrá que esperar) y los mismos de Mashable las reúnen.

A pesar de las reacciones iniciales es definitivo que Buzz tendrá alguna importancia, sobre todo mientras mejor se integre la información de otros sitios y servicios que desées compartir. No es seguro el éxito de Buzz, pero estos plugins no son mal comienzo.

Will future wars be fought by robots?

I just found this while looking at the BBC News site:

Can war be fought by lots of well-behaved machines, making it “safer for humans”? That is the seductive vision, and hope, of those manufacturing and researching the future of military robotics.BBC News – Can battlefield robots take the place of soldiers?

For me there is absolutely no question about it. Robots not only can but must fight all wars. On all sides of all wars. Robots can kill each other until one side runs out of robots and they’ll then be forced to pay their taxes or whatever to the winning side.

Using humans to fight wars is not only wasteful, it’s also inhuman.

La verdadera función del Community Manager

Antes ya les había dicho que el Community Manager es el nuevo social media expert en cuanto que pocos saben que significa o que hace y los que dicen saber más bien parece que lo están inventando.

Todavía existe la duda si el CM debe estar incluido dentro del departamento de mercadotecnia, en ventas, relaciones públicas o que.

La verdad es que las redes sociales tocan todas las áreas de la empresa, por lo que el departamento de social media y en especial el Community Manager debe ser un área de staff, prestando servicio y apoyando a todos los departamentos de la empresa.

En el blog de The Media Office había dejado un comentario sobre como la función principal del Community Manager no debe ser la de simple administrador del blog, posteador en foros o ama de llaves de las cuentas de la empresa.

Se puede hacer es resumir las funciones de un Community Manager se pueden dividir en tres grandes áreas:

1. Identificar donde se está hablando de nosotros.
2. Capacitar a los miembros de la empresa para participar en esas conversaciones.
3. No estorbar.

En mi comentario cuento como Walt Disney, un gran manejador de los medios sociales, en los años cincuenta decidió hacer segmentos sobre la vida salvaje. En vez de mandar a un camarógrafo a filmar animales él sabía que los verdaderos expertos, los que saben en donde mirar, que filmar y cuando, eran los naturalistas: biólogos, zoólogos y demás científicos que vivían prácticamente todo el tiempo dentro del ambiente que Disney trataba de reflejar.

Bajo esa premisa lo que hizo Walt fue enseñarle a estos naturalistas a usar una cámara (cosa nada fácil en esos años) y a narrar una historia. Como consecuencia las películas sobre la vida silvestre de “El Maravilloso Mundo de Disney” influenciaron a generaciones.

El Community Manager debe hacer lo mismo: encontrar el medio ambiente donde se desenvuelve la empresa, o sea, en donde se está hablando de nosotros, quien es nuestra audiencia, en donde está, como están participando.

En segundo lugar, el CM debe identificar a los expertos, enseñarles a usar las herramientas del social media, la política y los objetivos de la empresa, sus oportunidades y peligros.

Por último, quitarse de en medio. Dejar que los expertos tuitéen, que hagan sus perfiles de Facebook, que hablen con sus amigos sobre su empresa, sobre como trabajan, sobre sus productos. Al mismo tiempo que escuchen y que puedan hacer algo si notan algún problema.

Obviamente el Community Manager debe permanecer comprometido, disponible para asesorar, para ayudar a trazar las estrategias e informar las decisiones tácticas de la empresa.

Pero usarlo como simple generador de contenido o administrador del perfil de Facebook… no. Así nada más es un moderador de foros glorificado. Peor aún, se convierte en una barrera entre aquellos a quienes la empresa pretende servir y quienes hacen el trabajo de verdad, cuando debería ser un puente que ayude a establecer comunicaciones directas entre ellos.

¿Has tratado alguna vez con un community manager? ¿Eres un CM? ¿Cuál es tu opinión?

Los panchotwitteros

El último escándalo en cimbrar la tuitosfera mexicana (bueno, penúltimo) es el del diputado que quiere introducir legislación para evitar que twitter se convierta en un nido de criminales, refugio del bajo mundo y sórdido espacio donde se lleven a cabo negocios bajo el agua, tratos en lo oscurito o maquiavélicos planes criminales.

Obviamente los siempre bien enterados e informados twitteros pusieron el grito en el cielo y formaron su turba enardecida, con twitts y blog posts en vez de trinches y antorchas, pero enardecida al fin y al cabo.

Mucha gente ha inmediatamente gritado “¡qué no haya censura en twitter!” lo cual es completamente estúpido porque regulación no equivale a censura, pero lo estúpido no quita lo gritón.

Una mala legislación puede ser tremendamente dañina para el desarrollo de las redes sociales y el ejercicio de la libertad de expresión en México; eso es cierto. Pero también es cierto que la falta de legislación puede tener el mismo efecto.

Nadie que haya tenido una conexión de internet por más de seis meses ignora que el mismo medio que se usa para aprender, informar y entretener se puede usar también para insultar, acosar, engañar y violentar. Una misma herramienta puede servir para cosas buenas y malas, corresponde a una legislación inteligente facilitar y desarrollar la parte buena pero también tratar de atajar la parte mala.

No siempre se puede lograr, pero una buena legislación por lo menos deberá garantizar la libertad de expresión y debe definir concretamente lo que constituye un crimen.

En cambio una mala legislación, que hable en términos ambiguos y generalizados sobre “crear pánico”, “atentar contra la moral”, etc. se presentará a abusos y malas interpretaciones por parte de la autoridad.

Por eso la actitud de los twitteros está mal. En vez de histerismos y condenas a priori lo que hace falta es su participación ordenada, organizada e inteligente para ayudar a definir una ley que sirva a todos. Sin la opinión de ellos mismos, que son los expertos en medios sociales, ¿qué esperanzas tenemos que haya eventualmente una buena ley?

Lo mejor que pudes hacer es ponerte en contacto con tu diputado, hacerle saber tus preocupaciones, darle a conocer tus ideas y ayudar a legislar. A lo mejor, como opina Mario Cornejo, una legislación no sea necesaria, en ese caso también hazle saber esto a tu diputado.

También es cierto que para combatir a la criminalidad hay muchas otras cosas por resolver, y que hay cosas más importantes que legislar; pero no por eso se van a dejar de lado las cosas menos importantes y tampoco se puede uno esperar a que se empiece a caer la pared para tapar las grietas.

¿Qué opinas? ¿Hace falta una legislación? ¿Da igual porque de todos modos las autoridades la van a cagar? ¿Te vale madres? Deja tu opinión.

Los fondos y gradientes de CSS3 en múltiples navegadores

CSS3 features are making their way into the various browsers and while many are holding off on implementing them, there are those who are venturing ahead and likely running into a world of interesting quirks across the various platforms.Multiple Backgrounds and CSS Gradients – Snook.ca

Jonatan Snook comparte sus hallazgos sobre como hacer funcionar los fondos múltiples y gradientes de CSS3 en múltiples navegadores. Si quieres empezar a experimentar este post es fundamental.