Nuevo CPU AMD de seis núcleos por US$300

Increíble el precio de los nuevos CPUs de seis núcleos de AMD: El Phenom II X6 de 3.2 GHz a US$300 y US$200 por el de 2.8GHz y encima de eso compatible con las tarjetas con zócalo AM2+ y AM3.

Tal vez los i7 de intel son algo más rápidos pero cuestan tres veces más. Esta es una buenísima noticia para los que construyan sus computadoras alrededor de los chips de AMD. Lean toda la historia en MaximumPC.

Ni twitter está a salvo de la policía del copyright

Algunos de ustedes tal vez sabrán de la ley DMCA que protege los derechos de autor en medios digitales, que en principio suena bien pero en la práctica se ha prestado para una infinidad de abusos, entre otros el obligar a Youtube a quitar las excelentes parodias de Hitler, con todo y que la parodia forma parte de la libertad de expresión.

Pues la última es que ahora hasta lo que tuitées puede eliminarse por faltas a la DMCA. Según lo han reportado en Mashable y Ars Technica un usuario tuiteo su último post de su blog personal donde habla del álbum filtrado de The National e incluyó una liga a una de las canciones filtradas.

Pues alguien supuestamente dueños de ese copyright pidió a Twitter quitar el tuit en cuestión. Ok, entiendo que sí dé mucho coraje que alguien filtre tu trabajo antes de que lo termines y te robe esa satisfacción de presentarlo como debe ser, la exclusividad con los medios, las posibles ganancias generadas, etc. pero el álbum ya se filtró, el daño está hecho. Entendería que pidieran al dueño del blog qutiar la liga al material filtrado (que no han hecho, por cierto), pero el problema es que la DMCA se está aprovechando para abusar y quitar todos los referentes a algo con lo que las empresas no están de acuerdo o que remotamente pudieran estar ligadas a una de sus propiedades.

Twitter dice que ellos hicieron lo correcto y lo que el usuario debe hacer es inconformarse por escrito, con lo cual su tuit volvería a existir. Eso está bien, pero las empresas también deberían ser más activas en la protección de los contenidos de sus usuarios, no simples monitos empuja-palancas.

¿Quién tiene la razón?

Como poner el botón de “Me Gusta” en tu blog de WordPress

Facebook introdujo unos cambios hace muy poco, entre otras cosas, que ahora puedes decir que “te gusta” cualquier contenido en internet y hacérselo saber a toda tu red de contactos.

Como creador de contenido la pregunta importante es “¿cómo le hago para que la gente marque mis cosas?” Facebook nos da una herramienta para crear un botón que podemos añadir en nuestra página de manera muy sencilla. Pero este botón sirve para contenido estátido, que tiene una dirección fija.

En sitios dinámicos en los que ya tenemos mucho contenido generado y cada día hacemos más, como blogs de WordPress, implementar este botón de uno por uno se hace muy difícil.

Afortunadamente la gente de GeekoSystem se las arreglaron para adaptar el código del botón de “me gusta” y meterlo en cualquier tema. El post original detalla como hacerlo, pero a final de cuentas se trata de tomar el código que nos da Facebook para hacer el botón y modificarlo así:

<iframe src="http://www.facebook.com/plugins/like.php?href=<?php echo rawurlencode(get_permalink()); ?>&layout=standard&show-faces=true&width=450&action=like&font=arial&colorscheme=light" scrolling="no" frameborder="0" allowTransparency="true" style="border:none; overflow:hidden; width:450px; height:px"></iframe>

Lo metemos en nuestro tema y ya tenemos el botón de “me gusta” funcionando para todos nuestros posts.

De hecho, cambiamos lo que está en negritas a:

<?php echo rawurlencode('http://' . $_SERVER['HTTP_HOST'] . $_SERVER['REQUEST_URI']); ?>

podemos hacer funcionar el botón en cualquier sitio.

¿De qué tipo es tu comunidad?

Para poder llevar a cabo una estrategia inteligente de redes sociales debemos definir no nada más quienes formarán parte de nuestra comunidad, sino también el tipo de comunidad que queremos formar (o que se ha formado).

Nick Milton reconoce cuatro tipos de comunidades:

1. La comunidad de practicantes. Estas son personas que están en la comunidad porque está directamente relacionada con lo que hacen. Pueden ser diseñadores, geólogos, músicos, etc. y se unen a la comunidad para hablar de diseño, geología o música, cosas relacionadas directamente con su actividad profesional.

2. La comunidad de propósito. Estas son las comunidades formadas por una organización con un objetivo en común. La comunidad se compromete a ciertas entregas y actúa como un equipo de trabajo. Están por razones profesionales y la participación no siempre es voluntaria.

3. La comunidad de interés. Las conforman personas que tienen un interés en común, por ejemplo, una banda de rock, un pasatiempo, un producto o marca, una película, etc. Los miembros están ahí para recibir información de su objeto de interés y compartir experiencias.

4. Las comunidades sociales. Estas no tienen otro propósito más que establecer y fortalecer lazos sociales. La participación es completamente voluntaria y los miembros pueden indicar con quien compartir o de quien recibir información.

La distinción es importante porque de ella dependerá cual es la mejor manera de acercarnos e interactuar con los miembros de una red. Asimismo, si queremos formar una comunidad alrededor de nuestro producto, es importante saber si el tipo de comunidad que queremos crear corresponde a quienes queremos como audiencia principal para nuestros mensajes.

¿Estás de acuerdo con esta división o crees que sea irrelevante?

5 razones para dejar a los medios sociales para el final

Mucho se habla últimamente de la mercadotecnia de medios sociales, pero una de las cosas que se preguntan poco es ¿en qué momento es mejor llevarla a cabo?

En su libro “The Zen of Social Media Marketing” Shama Kabani argumenta que se debe dejar hasta el final por cinco razones. A continuación mi interpretación de esas cinco razones:

1. Los clientes se informan sobre tu producto o servicio en medios sociales, pero lo compran en tu website. Los medios sociales es donde presentas el productor, pero la venta seguirá ocurriendo en el sitio.

2. Eres dueño de tu sitio, pero no de las redes sociales. Es cierto que cuando se mete uno a redes sociales hay que dejar de lado la necesidad de controlarlos, pero eso no quiere decir que debamos dejar de controlar todo. Tu sitio es la parte que puedes controlar y donde puedes experimentar más libremente. Una red social, como Facebook o Flickr te puede cerrar la cuenta a veces sin razón aparente, por políticas de la empresa o porque le caíste mal a alguien y te denunció. Eso no pasaría en tu sitio. Y las políticas pueden cambiar de un momento a otro, poniendo en peligro tu campaña.

3. Los medios sociales son grandes amplificadores, pero primero tiene que existir algo que amplificar. Los productos, servicios, marcas, etc. deben existir primero fuera de los medios sociales, tener su propia existencia y movimiento antes que los medios sociales puedan tomarlos y darles su propio impulso. Los medios sociales no pueden crear algo de la nada, lo pueden amplificar de la casi nada, pero debe existir primero.

4. El mercado en los medios sociales se define a si mismo. A veces un producto empieza a pegar a través de medios sociales en un segmento que no te esperabas. Esto no es necesariamente malo, a menos que tu producto sea inapropiado para ciertos segmentos, digamos por causa de la edad, restricciones geográficas, límites de producción, etc. Por lo tanto el mensaje debe clarificar cuales son estas limitaciones antes de mandarlo a las redes sociales.

5. Los medios sociales son muy amplios, pero poco profundos. Es difícil que una persona cualquiera en medios sociales escriba una reseña amplia de tu producto, o que se pueda decir todo en un sólo twitt. Idealmente los medios sociales deben ser complementados con mensajes en un sitio: reseñas, videos, guías, asistencia, etc.

¿Qué les parece? ¿Están de acuerdo con Shama?

Como adaptar tu tema a WordPress 3.0

Con la salida inminente de la nueva versión de WordPress los que tenemos blogs sobre esa plataforma sin duda queremos que nuestros temas aprovechen las mejoras y habilidades de esta versión.

Arun Basil Lal creó una guía rápida para hacer tu tema compatible con WordPress 3.0 y aprovechar rápidamente estas características. Si tienes un servidor de pruebas puedes ir haciéndole los cambios a tu tema para estar listo al momento del lanzamiento.

Una solución a Ning: BuddyPress

Los que tenemos redes en Ning sabemos ya la noticia de que este servicio de redes va a cerrar su modalidad gratuita y empezará a cobrar. Mucha de estas redes no tendrán a donde moverse, pero si tienes un servidor y la posibilidad de instalar WordPress una solución puede ser BuddyPress, la red social que se coloca encima de WordPress.

La gente de BuddyPress incluso ha desarrollado un importador de Ning a BuddyPress el contenido de tu red. Definitivamente le voy a echar un ojo, ya que mi grupo de amigos de la secundaria se ha quedado sin plataforma (bueno, a partir de mayo).

Mac Mini después de casi seis meses

Se supone que iba a escribir algo antes, pero lo fui dejando.

En noviembre pasado, poco después que Apple renovara su casi olvidada línea de Minis para incorporar los CPUs Core 2 Duo me decidí a comprar una. La verdad tenía ganas de comprar una Mac desde hace rato pero los precios de las iMacs y las Mac Books me parecen injustificadamente altos, sobre todo para un sistema que no sé si le voy a encontrar utilidad o no.

Si bien la Mini no es precisamente barata si la comparamos estrictamente en base a capacidades técnicas con PCs en ese rango de precios, sí es mucho más barata que las demás Macs. Tomando en cuenta que puedes usar el mismo teclado y monitor de alguna de tus PCs viene siendo una adición muy efectiva a la colección.

Primeras impresiones: los fierros

La primer impresión es muy positiva. Es increíble que tanto poder de cómputo se concentre en un paquete tan pequeño. Es muy fácil encontrar un espacio para la Mini en el escritorio o esconderla si no la quieres tener a la vista. No es mucho más grande que un paquete de discos compactos (con caja, claro). Si acaso el único defecto será el alimentador externo de energía, pero no se puede todo en esta vida.

La Mini además es muy fácil de no escuchar. Prácticamente inaudible lo que la hace ideal para cualquier sistema de entretenimiento en el que no quieres un ruido de ventilador arruinando las escenas de suspenso.

La instalación fue muy fácil: la sacas de la caja, conectas el monitor con el adaptador incuido, el teclado y ratón que tengas por ahí, por último a la corriente, la red (si la quieres conectar, porque también tiene un adaptador inalámbrico integrado) y ya.

El proceso de configuración es bastante fácil y rápido. Tan fácil y rápido como lo sería el de Windows si los fabricantes como Dell y HP no se esforzaran en joderle la vida al consumidor. En cosa de nada quedas con la computadora lista para utilizar… bueno, después de las actualizaciones de rigor de las que ningún sistema se salva hoy en día.

Segundas impresiones: Velocidad, desempeño y el SO

El procesador central de la Mac Mini que me compré es un Core 2 Duo a 2.26 GHz y tiene 2 GB de memoria. Sería injusto compararlo con la Phenom II X4 de 3.0 GHz y 4 GB de memoria que tiene a un lado, así que no lo voy a hacer.

En vez de eso la voy a comparar con la Athlon 2.2 de 2 núcleos y 2 GB de RAM que tengo en el otro cuarto 🙂

La Mini arranca mucho más rápido que el Windows x64 de la otra máquina, aunque en ambos casos es evidente que no han terminado de levantar todo antes de ceder control al usuario. Esto es normal en un SO moderno y es bienvenido. Si contamos eso al final quedan más o menos igual, pero por lo menos la Mini la puedes empezar a usar antes.

Sin embargo, en el uso cotidiano de abrir ventanas, abrir aplicaciones, cerrar aplicaciones, copiar archivos, mover archivos, etc. la Mini se siente un poco… lenta. Probablemente Snow Leopard se beneficie más de mayor cantidad de RAM, mientras que Windows x64 (un SO que ya está anticuado, por no decir obsoleto) se acomode mejor con 2 GB.

En cuanto a estabilidad, seguridad y esas cosas tan cacareadas por los fans de Apple, he de decir que no encuentro diferencia alguna entre los dos sistemas. Cierto, no he tenido un cuelgue general del sistema, pero hace años que no tengo uno en XP y en Vista dejé de tenerlos cuando cambié la memoria defectuosa de mi sistema, hace más de un año.

Pero en OS X he tenido cuelgues de aplicaciones, he tenido que matar procesos atorados, y a veces he tenido que reiniciar cuando no encontraba los discos compartidos de la PC y simplemente colgaba todo el Finder (problema corregido en una de las actualizaciones), y muchas veces he visto la bola de colores durante más tiempo de lo normal por razones inexplicables, sobre todo en el estúpido iTunes o abriendo una nueva pestaña en Safari.

O sea, igual que en Windows. ¿Seguridad? Miren: llevo 15 años sin usar antivirus o cortafuegos en Windows y nunca he tenido problemas con virus o malware. Claro sigo cuidando de mi computadora como si fuera monaguillo en una convención de sacerdotes católicos. O sea tapándole todos los agujeros y sin agacharla a encender los cirios. Esto no quiere decir que no nos robemos un trago del vino de consagrar, pero la mayoría de los usuarios de Windows es como si le pusieran a su computadora un letrero en el culo que dice “Pase Usted”

Bueno, ¿pero qué tal es usar OS X en vez de Windows? Después de un periodo de ajuste (encontrar las teclas y eso) la experiencia es muy similar. Si lo que te detiene es la costumbre te puedo decir que en menos de media hora vas a estar acostumbrado al nuevo sistema.

OS X tiene varias ventajas que lo hacen más eficiente para un usuario final: las combinaciones de teclas son caasi todas las mismas en todas las aplicaciones, prácticamente no tienes que preocuparte por el sistema de archivos, instalar y desinstalar aplicaciones es súper sencillo, y todo el sistema es mucho más amigable, limpio y fácil de entender. La unión a redes de Windows podría ser más intuitiva, pero al final tampoco es tan difícil.

Esta aparente sencillez puede resultar engañosa. Si eres un usuario experto puedes acceder directamente al sistema de archivos, a los archivos de configuración y a las tripas de la máquina donde se esconde una versión de FreeBSD. Hay muchas aplicaciones útiles para meterle mano al sistema en la carpeta de Utilerías que pueden hacer al sistema más eficiente para ti. Es una gozada usar SFTP o SSH en una Mini para conectarse a un servidor remoto, cosa que en Windows requiere aplicaciones adicionales y nunca deja de sentirse “raro”.

Terceras impresiones: la paquetería incluida

Como todas las Macs nuevas la Mini viene con la paquetería iLife instalada que incluye iPhoto, para fotos; iMovie, para hacer videos; iDVD para meterlos a un DVD; iWeb para hacer páginas web, y GarageBand, para editar audio.

De todos ellos, aunque buenos, sobre todo iPhoto y iMovie, me siguen pareciendo medio simplones, muy buenos para trabajo casual pero hasta ahí.

Excepto Garage Band.

Garage Band es una reata.

Garage Band es la neta del planeta.

Si haces cualquier cosa relacionada con audio, debes echarle un muy buen ojo a Garage Band. Y si te llega a quedar chico (que puede que nunca pase), Logic Express es la segunda neta más neta del planeta.

Logic Studio sería la tercera neta del planeta, pero es una neta muy cara para mi presupuesto.

Aparte de iLife, toooodas las clases de aplicaciones que existen en Windows existen para OS X (no necesariamente las aplicaciones específicas, pero sí que hacen lo mismo). Hasta la compatibilidad de documentos está básicamente resuelta hoy en día. Así que, a menos que tengas mucho dinero invertido en software para Windows, no hay por que temer a no encontrar algo en OS X.

Incluso para juegos Valve anunció que Steam va a estar disponible para OS X. Sin embargo, para los jugadores verdaderamente serios, la tarjeta de video es medio enclenque prácticamente en todas las Macs (sí, sí, Mac Pro, las nuevas iMac, bla bla. OK, dos palabras nada más: ATi 5890), así que una buena PC (no las chingaderas que de Dell o HP o las que venden en Office Depot) sigue siendo lo más ideal para esta clase de jugadores y probablemente lo será durante años.

Ultimas impresiones: ¿Conviene o no?

Definitivamente sí. Si eres un usuario de PC con ganas de una Mac o una segunda PC, un entusiasta que busca expandir el establo, o simplemente para ver si OS X es así tan sácalepunta como dicen (pista: sí y no), la Mini es ideal.

Pongámoslo de este modo: difícilmente me compraría una iMac, pero una segunda Mini no me lo pienso dos veces.

Apple como Jalisco: si no gana, arrebata.

Como muchos ya sabrán, uno de los hallazgos después de la presentación de Apple la semana pasada donde se dio a conocer la versión 4 del sistema operativo para iPhone fue un cambio en una de las cláusulas con las que los desarrolladores tienen que estar de acuerdo para que su aplicación sea aceptada en la App Store.

En resumen este cambio le prohibe a los desarrolladores usar un ambiente de desarrollo que no sean aquellos proporcionados por Apple o html, css y javascript.

Muchos en la industria han visto esto como un golpe bajo contra Adobe, que presentó la versión CS5 de su archifamosísima y supervendida suite de aplicaciones de diseño. Uno de sus principales argumentos de venta para esta versión es que el desarrollador Flash puede crear una aplicación nativa de iPhone. Así, los millones de desarrolladores y diseñadores que conocen Flash como la palma de su mano no tienen que preocuparse por aprender Objective-C, sino que pueden usar la herramienta que conocen bien y al final tener una aplicación que pueden vender para iPhone, Android y web.

Pero los cambios a la cláusula 3.3.1 han echado todo esto al suelo. Y no sólo para Adobe, sino también para MonoTouch, Unity y todos los demás frameworks que provéen una capa de programación intermedia y sirven para acelerar el desarrollo de un producto para diversas plataformas.

Pero la verdad es que el objetivo de Apple no es eliminar a Adobe, Adobe simplemente es una víctima del fuego cruzado. Lo que Apple quiere es asegurarse un lugar de privilegio en el mercado móvil.

Cuando el iPhone apareció hace unos cuatro años, gozaban de una ventaja técnica increíble. Nada se les acercaba. Pero ahora Android les está pisando los talones, su crecimiento en participación de mercado es agigantado y pueden alcanzar o sobrepasar a Apple en unos meses si la tendencia continúa.

La gran ventaja de Apple son sus aplicaciones y la App store, pero esta se nulifica si los desarrolladores pueden crear versiones para diferentes plataformas usando frameworks. Prohibir su uso es la manera de Apple de decir “o codificas nada más para mí, ¡o te jodes!” Y por joder significa que los desarrolladores tendrán que hacer las cosas dos veces con el consiguiente gasto en tiempo y dinero.

El argumento de Jobs de que lo hace para asegurar la calidad de las aplicaciones es pura caca de vaca. Muchas de las aplicaciones más vendidas, como Tap Tap Revenge, son programadas con Lua y estarían prohibidas bajo la nueva cláusula. Los juegos de Electronic Arts también están hechos con Lua y también estarían prohibidos. ¿Son productos inferiores? No. ¿Los va a quitar Apple de su tienda? ¡Ja!

Se pueden hacer productos muy malos usando frameworks, pero también sin ellos. No tiene nada que ver.

Apple se está jugando un albur de proporciones increíbles, confiando que los desarrolladores optarán por trabajar sólo para Apple. Pero muchos de ellos pueden preferir un sistema mucho más estable, que no les quitará su trabajo por capricho, en el que pueden experimentar libremente y usar las herramientas, paradigmas y conceptos que mejor se adapten a su solución.

Apple está en todo su derecho, igual que los desarrolladores de programar o no para una plataforma restrictiva, e igual que los consumidores de buscar ciertas aplicaciones o no. Ya veremos por dondo rompe el hilo.

La mayor parte del tiempo el silencio es inútil

Sobre todo en las redes sociales cuya mayor utilidad es la de permitir la comunicación y agregación de ideas, cosa que no puede pasar en silencio.

El día de ayer la patoaventura de Twitter fue el de usarse como plataforma para “recordar” a quien se le haya olvidado la muerte de 49 niños en el incendio de la Guardería ABC, que fue resultado de una más de las negligencias causadas por la corrupción nacional. Negligencia que no se ha castigado por la manera en que están involucrados personajes “influyentes” cercanos a la famillia del presidente Calderón.

Esto en sí no tiene nada de malo, al contrario, es algo que debe recordarse todos los días. Lo malo fue la manera que se eligió para la protesta: haciendo 49 minutos sin twittear, un minuto por cada niño muerto. Y no porque fuera mala en sí, sino porque no se ajusta a la realidad de los medios sociales.

Los minutos de silencio generalmente son efectivos cuando la gente se reúne y no hace lo que es natural: hablar. Se usan como momentos de reflexión y en señal de recuerdo. Esto no funciona en los medios sociales.

Para no twittear basta simplemente no hacer nada. De hecho se puede estar haciendo cualquier otra cosa: contestando el correo, leyendo los feeds, ver la tele, chatear, ver videos en Youtube, admirar el iPad, salir a la tienda, checar los twits (mi timeline se conservó tan activo como siempre, con eso que sigo gente de todos lados).

La fuerza de Twitter, y en general de las redes sociales, no está en no ser utilizados. No utilizarlos es lo natural. La verdadera fuerza está en usarlos para amplificar nuestra voz. Cuando callamos en una red social nadie se da cuenta porque el ruido no disminuye. Es como dejar de nadar cuando estás en el río, el río no se va a detener.

En el caso de los organizadores de #tuitsilencio, bien intencionados y todo pero se dejaron llevar por creer que Twitter es como un medio tradicional. He aquí cinco acciones que podrían haber llevado a cabo (y que todavía pueden hacer) que son más efectivas que guardar silencio:

Un tuit por minuto: Todos los participantes (y no nada más uno de los organizadores) hacen un tuit por minuto. Lo que quieras, pero uno por minuto con el hashtag elegido.

49 páginas en Facebook: El museo del Holocausto lo hizo, creó una página de una de las jóvenes víctimas del Holocausto. Seguro hay página creadas en Facebook sobre la Guardería ABC, pues tuitéenlas o enácenlas durante esos 49 minutos.

Blogs y más blogs. Creen una entrada o varias en un blog o varios, relaten los hechos en la Guardería ABC, hagan semblanzas delos niños y las vidas destrozadas de sus padres, tradúzcanlos, compartan el contenido activamente, denle la nota a los periódicos y a la tele. Y denle “publish” a todos a la misma hora.

Organizar un Blog Action Day: Muy similar al anterior pero con formato un poco más libre. Blog Action Day es un día que se elige para que los blogueros que quieran escriban sobre un tema en particular. En este caso sería el de la Guardería ABC, la corrupción y la impunidad. La diferencia es que se hace durante todo el día. Los que no tengan blog y quieran participar que se acerquen a su bloguero de confianza para hacer un post invitado, ayuden con las traducciones, las entradas en la wikipedia o la promoción.

Organizar un Camp: Los Camps son conferencias estilo libre, organizadas por quien quiera y donde expone quien quiera. Se organizan varias alrededor de México durante el año ¿por qué no organizar una sobre el tema de la Guardería ABC? Que exponga gente que quiera exponer los hechos, denunciar la corrupción, que se organicen mesas de trabajo para decidir como presionar o demandar a la autoridad una solución, cuales son las vías legales disponibles, como llamar la atención de los medios, el apoyo internacional, etc.

En fin, son sólo unas cuantas ideas que se me ocurren ahora mismo, todas ellas me parecen mejor que quedarse callado para que la gente “haga conciencia”. Digo, los que a estas alturas no tengan conciencia de este hecho atroz es porque ni son gente.

Finalmente no debemos olvidar que lo importante es llegar a acciones y el objetivo último es acabar con la corrupción e impunidad que se extiende en México por todos sus niveles y el territorio. Esta cultura cuesta la vida de muchas personas cada año, incluyendo estos niños. Y la cultura no se cambia callando.