Algunas observaciones sobre los 1,000 sitios más visitados

Ayer Google presentó una lista de los 1,000 sitios con más tráfico de acuerdo a sus propias mediciones para ayudar a la gente que compra anuncios con ellos a decidir donde colocarlos.

No he terminado de ver la lista entera ni mucho menos, pero hay algunas cosas interesantes:

En primer lugar está Facebook, con 500 millones de visitantes y 570 mil millones de páginas vistas, o sea, un promedio impresionante de más de mil páginas por visitante.

El segundo lugar, Yahoo, a pesar de tener 490 millones de visitantes apenas se vieron 70 mil millones de páginas ¡500 mil millones menos que en Facebook!

El primer sitio chino está en el lugar ocho. Y de los primeros 20, siete son chinos. Por si acaso a alguien le quedaban dudas de la importancia de China en internet. De hecho, en las estadísticas se puede ver una caída importante en la cantidad de visitas que coincide con la salida de Google de China después del altercado que tuvieron con el gobierno. Eso no quiere decir que esos sitios hayan dejado de recibir visitas, sólo que se dejaron de medir, o sea que su importancia es todavía más grande de lo que dice la lista.

El primer sitio en japonés está en lugar 25, el primero en ruso en el 57, el primero en portugués en 95 y el primero en español en el 200, es decir, la presencia hispanoparlante en la red está muy por debajo de lo que debería. Si creen que es simple cosa de acceso a la red noten que los primeros sitios en portugués son de Brasil, cuyos niveles de acceso son más o menos iguales a los de países como México, Chile, Argentina o España.

Las redes sociales están bien representadas. Obvio, Facebook es la primera y más grande, pero también MySpace y Hi5, las redes de las que se burlan los “social media experts”, están en posiciones muy saludables, 26 y 63 respectivamente; digo, por si estás considerando una estrategia de redes sociales.

LinkedIn, la red social para profesionistas, está en un muy envidiable lugar 56; pero Orkut, el éxito más desconocido de Google, por lo menos fuera de Brasil, (aunque no es un sitio brasileño) está en el 45, por encima incluso de Blogger.

En el primer lugar para una empresa de medios tradicionales es de la Tía Bibi: la BBC está en el lugar 43. Es una lástima que no hayan quedado en el 42 para ser la respuesta a la vida, el universo y todo lo demas. Ese lugar le corresponde a FC2, de los cuales nunca había escuchado.

Después de la BBC hay que bajar hasta el 64 para encontrar al siguiente sitio de medios tradicionales, CNN. Y después al 88 para encontrar a Xinhua, la agencia china. Claro, a menos que contemos a Weather, que surgió a partir de The Weather Channel y está en el 73.

De ahí hay un saltototote hasta el lugar 154 para toparse con Globo de Brasil. No llegué hasta el final de la lista pero las que se supone que son las grandes empresas de medios tradicionales no las vi en los primeros 300.

Por último, la larga cola es muy, muy larga. Después de los primeros 10 sitios o algo así la cantidad de visitantes cae rápidamente y luego muuuy gradualmente y así se mantiene el resto de la lista.

¿Tú qué cosas notas?

Youtube añade módulos más interactivos

Youtube da un paso más para convetirse en un sitio más social. En tu canal ahora tienes la opción de añadir módulos entre los que se encuentran Google Moderator. Esta es una herramienta de Google que te permite hacer preguntas a tu audiencia y armar encuestas o recibir sugerencias prácticamente en tiempo real.

Otra de las opciones es Boletín, con el que puedes poner mensajes a otro miembro de Youtube de una forma muy parecida a poner mensajes en tu muro de Facebook y que aparezcan en las noticias de tus suscriptores.

Sin duda Google está apostando muy fuerte a Youtube y busca convertirlo en el centro de una iniciativa social. Seguro que sólo es cuestión de tiempo para que veamos algunas características tomadas de Buzz o Wave para convertirlo en una de las redes sociales más completas.

El secreto para conservar tu privacidad en Facebook (y otros sitios)

Mucho se ha hablado últimamente sobre la privacidad, o falta de esta, en Facebook y como no nos han protegido a la hora de compartir nuestros datos, fotos, pensamientos y otras actividades que preferiríamos se quedaran en un círculo pequeño de amistades en vez de a la vista de todos o en la base de datos de mercadotecnia de una mega corporación.

El problema es que internet se hizo para compartir. Irónicamente, aunque nació de un proyecto ultrasecreto de la guerra fría, cuando pasó a manos civiles el principal objetivo era que científicos y académicos compartieran información libremente. En ese entonces eran pocos, se conocían entre todos y todo circulaba abiertamente. Nunca se pensó en meter cosas como encriptación, niveles de seguridad, diversos círculos de privacidad, etc.

Todo quedaba a la vista: desde las últimas teorías sobre la gran inflación al inicio del universo, hasta las peleas sobre la mejor manera de hacer un sandwich, hasta las flame-wars más vergonzosas. El espíritu siempre fue de apertura y divulgación.

Ese espíritu continúa en las redes sociales, cuando abres una cuenta en Facebook, Twitter, MySpace, Hi5, o cualquier otra, debes suponer que están creadas para facilitar compartir la información que pongas ahí, no para dificultar su acceso.

Toda red social es una conversación, pero no una conversación que ocurre de manera aislada en un cuarto tras puertas cerradas con triple candado y un legión de rinocerontes artillados cuidando la entrada. Son conversaciones que ocurren en medio de una fiesta concurrida en la que todo mundo puede escuchar, caminar de grupo en grupo, intervenir, participar.

Siempre que pongas algo en una red social hazlo con la idea de que va a llegar a oídos de alguien más. En la vida real ocurre, a veces alguien le cuenta algo, tal vez por accidente o porque eran grandes amistades hasta que se pelearon, el chiste es que a todos nos ha pasado que de pronto alguien se entera de algo que no queremos que se enteren. En las redes sociales pasa igual, por muchos niveles de seguridad que haya siempre existe la posibilidad de que algo se escape.

Por supuesto protege tu información más sensible, como tu edad, dirección real, las fotos de aquella vez en el carnaval, pero recuerda lo que decía Ben Franklin: “Tres personas pueden guardar un secreto, si dos están muertas”. Una vez que lo pones a la vista de alguien más corres el riesgo que empiecen a correr, no importa que tantos candados de privacidad hayas puesto.

Las empesas de redes sociales son eso: empresas. Aunque digan que van a cuidar de tus datos a fin de cuenta existen para hacer negocios, no para cuidarte. El mejor cuidador de tus datos eres tú, y si te da mala espina compartir algo, no lo compartas.

Mira tu perfil como otros lo ven

Ahora que ha estado muy mencionado lo de la privacidad de los datos en Facebook y mucha gente se preocupa de que les estén vienddo los chones que pusieron en el tendedero, tal vez tengas la curiosidad de saber que tanto estás compartiendo y que tanto es tantito.

El sitio ProfileWatch pretende ayudarte a encontrar las respuestas. Después que le das el URL de tu perfil (viene una útil ilustración para encontrarlo) la aplicación va y lee todo lo que has hecho público y te lo muestra. También te da una calificación de privacidad que mide cuan “expuesto” o “seguro” estás.

Aquí es donde tengo mis problemas con este sitio. Lo mucho o poco que reveles de tu perfil en Facebook no te hace más o menos seguro, sino el tipo de cosas que pongas en tu perfil.

Por ejemplo, para mi perfil en Facebook ProfileWatch me da una calificación de 6.1, o sea que estoy compartiendo mucho más de lo que sería el perfil ideal. Sin embargo ninguno de los datos, asociaciones, fotos o posts que están a la vista del público son cosas privadas, potencialmente peligrosas o que no quiera tener a la vista de todos. Al contrario, a algunas me gustaría darles más visibilidad.

Por otra parte, una persona que obtenga una calificación alta puede creerse “segura” y al mismo tiempo revelar un dato confidencial, como su número de celular, en su bio o en algún foro abierto.

La manera en que se crea esta calificación también me deja con dudas. Cuando visité el sitio por primera vez obtuve un resultado de 5.3. Aprovechando que estaba en eso escribí un par de párrafos para la biografía, que antes tenía vacía, y la dejé abierta para que todo mundo la pueda leer.

Así que, supuestamente, ahora estoy compartiendo más información. Sin embargo mi índice de “privacidad” subió a 6.1 Así que ya no entendí.

ProfileWatch es un sitio útil que te puede ayudar a ajustar tu perfil para que revele lo que tú quieres, pero no te vayas con la finta de la calificación, en realidad no significa nada.

Jochos y cacles: una historia de oportunidad y diversificación

Me gustó mucho la columna que Mark Evans puso hoy en el Globe and Mail: Vendedora de Hot Dogs encuentra un nicho y renta zapatos. Es una gran lección sobre como las oportunidades pueden llegar de cualquier lugar y en cualquier momento y como se pueden aprovechar si se tiene el ingenio y la capacidad de verlas.

En la historia Mark cuenta que un amigo suyo de viaje por Sudáfrica terminó una noche pasando junto a la fila para entrar al antro más popular de Durban. Para su suerte uno de sus amigos estaba cerca de la entrada y estaba a punto de pasar cuando el portero le dijo que no podía entrar sin zapatos de vestir. Lo mandaron a un puesto de hotdogs en la banqueta.

Y en el puesto de hot dogs rentó unos zapatos de vestir.

Sucede que la dueña del puesto vio como rebotaban a la gente por no traer zapatos adecuados y se dio cuenta que eso podría ser una buena oportunidad de negocios. Compró varios pares de diferentes estilos y tamaños, de hombre y mujer, y los puso junto al puesto.

La gente que llega y trae tenis ahora puede ir con ella, dejarle los tenis y rentar unos zapatos que vayan más o menos bien. Al final de la noche regresan, devuelven los zapatos, agarran sus tenis y chance se comen un hotdog ¡negocio redondo!

La lección es no sólo poder ver las oportunidades, sino también aprovecharla.

La maquiavélica estrategia de Facebook

Hace unas semanas Facebook introdujo cambios a sus políticas de privacidad que básicamente le permitían pasar toda información tuya a desarrolladores y anunciantes a menos que específicamente declararas que no quieres hacerlo.

Claro, los controles para encontrar estas opciones y cambiarlas primero tienes que pasar por un laberinto, saltar un foso lleno de cocodrilos y ganarle al chupacabras en un concurso de volados. Nada fácil, y luego no sabes a que le estás diciendo que sí, a que no y como te afectará esto en el resto del sitio.

A mucha gente esto le pareció un abuso de confianza y un atentado contra la vida privada. En realidad a la mayor parte de los usuarios le pasó de noche y, o ni se enteraron o no les importó, a pesar que debería. A los que sí les importó les importó mucho y empezaron a salir grupos para salirse de Facebook, instrucciones de como borrar tu cuenta o hacer tus datos privados y alternativas a Facebook donde tú tienes el control total de tu privacidad.

Ahora Facebook dice que se arrepiente, bueno, Zuckerberg en un mensaje todo compunción y humildad, anunció que hará las opciones de privacidad más fáciles de encontrar y de cambiar, y que la opción para compartir información con empresas será sólo si tú quieres, no al revés.

Muchos pueden pensar que Facebook regó el tepache y ahora quiere enmendar la situación. En realidad fue un paso planeado maquiavélicamente e implementado de manera genial.

No es la primera vez que Facebook ha provocado a una horda iracunda al compartir datos privados, así que bien sabían lo que estaban haciendo. Al compartir datos de manera obviamente exagerada estaban buscando esa reacción. Al dar marcha atrás, contentan a gran parte de esa gente.

El resultado final es que ahora Facebook está compartiendo más datos tuyos de los que compartía antes, ofrece más a los desarrolladores y anunciantes, y los usuarios están contentos porque fueron escuchados y ejercieron su poder para que Facebook rectificara.

¿Qué tanta confianza depositas en las redes sociales a la hora de darles tus datos? ¿Qué datos les das? ¿Qué datos nunca les darías?

VP8: Un formato para unirlos a todos

Por fin se puede ver la luz al final del túnel que ha sido la pelea entre los distintos formatos de video que se usarán con html5.

La cosa estaba que Apple, Google y Microsoft querían usar el formato H.264 para mostrar videos nativamente en sus navegadores con la nueva etiqueta <video> y así olvidarse de plug-ins y demás zarandajas.

El problema con H.264 es que es privativo, o sea, se necesita una licencia para usarlo. Por el momento la licencia es gratuita para propósitos no comerciales, pero los creadores de navegadores, editores de video y tal vez otros, tendrían que pasar por caja; además que esto podría cambiar en el 2015 cuando la licencia se revise.

Por ese motivo Mozilla y Opera se pronunciaron a favor de Ogg Theora, un formato abierto que cualquiera puede usar.

La discusión se puso rígida y como no se llegaba a nada no se puso nada en la especificación de html5. Como quien dice, John Hicks se cansó de los pleitos y les dijo “hagan lo que quieran”.

Y hasta ahora parecía que el ganador sería H.264. Google empezó a servirlo en Youtube, Safari para iPhone y iPad lo soportan nativamente y Microsoft declaró que IE9 soportaría el formato, y sólo ése. Un factor que contribuyó grandemente a esto es el hecho que H.264 se ha venido usando desde hace algo más de un año para codificar video y reproducirlo a través de Flash, así que para la mayor parte del mundo no es necesario hacer mucho cambio.

Pero seguía haciendo ronchita la cuestión de las licencias. Steve Jobs dijo que la razón por la que Safari no reproduciría Ogg Theora es porque había algunas dudas en cuanto a la solidez legal del formato. Un día después anunció que estaban armando un grupo para demandar a Ogg Theora y otros codecs libres, bien ojete.

Y así estaban las cosas cuando Google le dio un giro de 180 grados a la situación. En la conferencia Google I/O anunciaron no nada más la liberación del formato VP8, sino además la adopción inmediata en Chrome y Youtube, seguido por anuncios de Mozilla y Opera que ya lo soportan en sus versiones de desarrollo. Hasta Adobe anunció que Flash Player lo soportaría.

Incluso Microsoft soportará VP8 en IE9 si el codec está presente en la computadora, dando, si no marcha atrás, por lo menos una apertura a lo que era su posición inicial.

Se puede decir que de un sólo plumazo Google acabó con las expectativas de que H.264 fuera el estándar de facto para video en internet. Indudablemente que hay mucho video en ese formato por ahí y la mayor parte no será recodificado, pero el video nuevo, sobre todo el que se suba a Youtube y otros servicios, seguro será codificado en VP8 y la adopción será rápida.

Apple es el único desarrollador importante de navegadores que no ha dicho si adoptará el nuevo formato. Pero como ya sabemos que a Jobs le encantan los estándares abiertos y ampliamente adoptados, no dudo que pronto anunciarán oficialmente que Safari lo soportará. A menos que sean hipócritas, en cuyo caso saldrán con algún pretexto pendejo o una demanda mala leche.

Los que citan algunos problemas del VP8, sobre todo en calidad y desempeño, pierden de vista que las diferencias no son grandes y al ser ahora un proyecto abierto las mejoras continuas seguramente harán desaparecer estos problemas en un plazo de tiempo razonable y, eventualmente, superar a H.264.

Webfonts

Ayer fue un día muy emocionante para todo lo que tiene que ver con diseño web.

En su conferencia para desarrolladores Google presentó un sistema de incrustación de tipografía en una página. En realidad se trata de @font-face solo que servido a traves de los servidores de google.

Google lo ha hecho muy fácil para los diseñadores, apenas hay que añadir una línea para ligar una hoja de estilos desde sus servidores para poder usar lo básico:

<link rel="stylesheet" type="text/css" href="http://fonts.googleapis.com/css?family=Tangerine">

Google se encarga de ver que navegador está pidiendo el estilo y manda el archivo apropiado para cada uno. No tienes que preocuparte por nada más para poder usar tipografía en cualquier navegador moderno, incluso IE6.

Si quieres más control hay un montón de funcionalidad que puedes usar con javascript a través de WebFont Loader, que es una biblioteca de funciones con el que puedes cargar la tipografía y controlar como, donde y cuando se muestran.

No es la primera vez que se hace esto y apenas es una versión beta. Se puede decir que Font Squirrel y Typekit hacen lo mismo y mejor. Font Squirrel inlcuso tiene un generador que permite usar una gran variedad de tipografías. De hecho, en esta comparación puedes ver como en general los otros dos servicios se ven mejor.

Una de las desventajas del sistema de Google es que no es posible visualizarlas en iPad o iPhone por el momento. Pero conociendo a Google es seguro que este servicio será mejorado continuamente, agregarán tipografía y funciones. En cosa de unos meses puede haber cambiado enormemente.

Las tipografías disponibles son pocas, limitadas necesariamente por tener que ser de uso libre, pero han hecho una buena selección. No sería extraño que Google estuviera en pláticas con algunas fundidoras tipográficas o diseñadores para licenciar o crear nuevos tipos.

Seguro habrá una gran adopción en la inmensa cantidad de diseñadores y desarrolladores que no han querido usar un método como Cufon o sIFR, aunque el segundo por lo menos tiene las ventajas de poder usar cualquier tipografía sin problemas de licencias.