Turntable.fm comparte música con estilo (actualizado)

Hay muchos servicios para compartir la música que te gusta con tus amigos, blip.fm, last.fm, spotify.com, etc. pero creo que Turntable.fm es el primero que realmente me gusta y se me hace verdaderamente entretenido, así como para pasar horas en él.

El servicio está todavía en Beta privada, o sea que solo puedes acceder con invitación o si uno de tus amigos en Facebook ya está en Turntable. Yo no sé quien de mis amigos esté, pero entré con mi cuenta de Facebook sin problemas.

Una vez que entras puedes elegir ir a uno de los muchos cuartos donde hasta cinco DJs se turnan para poner música, o abres uno cuarto propio, privado nada más para los cuates, o abierto a todo mundo.

En el cuarto de Turntable.fm

Cualquier puede poner música si agarran uno de los espacios para DJs, armas tu lista de canciones y se van tocando por turnos. La diferencia es que en el cuarto también hay una audiencia escuchando y esto pueden votar a favor o en contra de la canción que escuchan. Si el DJ gusta y la canción gusta, van ganando puntos, y con estos puntos los DJs pueden ir ganando cosas virtuales como nuevos avatares y…. nada más. Bueno, como que en esta parte todavía les falta un poco.

Pero todo lo demás es bastante divertido, se ve bien acabado para ser un producto en Beta y ya llevo muchas horas paseándome entre cuartos con música de los ochenta. Tiene de donde mejorar, pero es un servicio muy divertido.

Actualización

Ni 24 horas después de haber escrito este post, turntable.fm cerró sus puertas a los visitantes fuera de Estados Unidos gracias a restricciones de licencias que datan de hace 100 años. Igual que le pasó a Pandora. Espero que algún día lo puedan solucionar, a diferencia de Pandora. Por lo menos last.fm sigue dando acceso a gente de todo mundo mediante un módico pago.

Siete cosas sobre WordPress 3.2 que debes saber ahora

En el venerable sitio Sitepoint publicaron esta serie de siete cosas que debes saber sobre WordPress 3.2. Para los que no lo sepan, la nueva versión del super popular sistema para blogs y administración de contenidos (en ese orden, todavía) verá la luz dentro de poco tiempo.

Tiene muchas novedades, algunas que esperamos con ansia, pero al mismo tiempo hace muchas cosas diferentes y quienes lo han estado probando saben que va a haber un merequetengue con ciertas versiones de plug ins. Si eres un desarrollador, diseñador o bloguero entusiasta, te conviene estar al tanto de lo que se viene con la nueva versión:

  1. Adios a MySQL4 y PHP4 El nuevo WP necesitará por lo menos MySQL 5 y PHP5 para funcionar. No es un requisito extraordinario, ambos llevan ya varios años funcionando de manera estable y tu proveedor de alojamiento debería estar usándolos. Pero esta es buena ocasión para verificar que sí los tenga.
  2. Adios IE6 Ni siquiera Microsoft quiere que sigas usando IE6 y cada vez es más difícil asegurarse que todo funcionará bien con él. Por tanto WP decide cortar con el anciano navegador oficialmente. Sin embargo, si tu base de visitantes lo necesita, debe ser posible crear temas que puedan usarse con IE6.
  3. Nueva interfaz de administración Como cada cierto número de versiones, hay algunos cambios en la interfaz de administración con mejores pantallas contextuales y una apariencia más limpia.
  4. Editor a pantalla completa De unos años para acá se ha puesto de moda que el editor o área de trabajo ocupe toda la pantalla. Aparentemente hay mucha gente con Desorden de Déficit de Atención y les es imposible concentrarse en una sola cosa a menos que sea la única en el universe. El editor a pantalla completa les permitirá abarcar toda la pantalla para que no se distraigan con avisos de twitter, el correo, el chat, la playera del señor que viene caminando por la otra banq ¡ARDILLA!
  5. Mayor velocidad Una de las razones de peso por las que WordPress ya no va a soportar PHP4 ni a IE6 es para poder optimizarlo y obtener mucho mejor rendimiento. Al soltar el lastre WP se puede mover ahora comodamente, haciendo más rápida la carga de páginas, el funcionamiento de los plug-ins y la administración de todo el sistema.
  6. Actualizaciones incrementales En vez de reemplazar todos los archivos con cada actualización ahora WP únicamente va a actualizar los archivos con cambios. De esa manera las actualizaciones serán más rápidas y habrá menos chance de regarla con algo.
  7. Nuevo tema por defecto En WordPress 3.0 tuvimos la presentación de Twenty Ten, y 3.2 va a traernos Twenty Eleven, un tema elegante que permitirá una personalización más rápida y fácil. O por lo menos así parece.

Los cambios parecen bastante deseables, aunque todavía faltarían algunas cosas. Me gustaría ver una interfaz para crear tipos de contenido desde el administrador, un administrador para personalizar el administrador de manera que los clientes sólo vean lo que necesitan ver, tal vez incluir estadísticas de quienes visitan que partes del sitio.

A los que trabajan con WordPress ¿qué más les gustaría ver?

La eficiencia de las camisas

Hace mucho tiempo leí un tweet de ya no me acuerdo quien, que en su momento me causó gracia pero hasta ahora me cayó el veinte que es un ejemplo perfecto de como muchas empresas entienden la eficiencia, tanto en sus procesos productivos como para medir resultados de su web o participación en redes sociales.

El tweet decía más o menos así:

Hace tiempo tardaba una hora planchando una camisa y quedaba toda arrugada. Ahora me tardo 10 minutos. No me acuerdo quien

Camisas esperando a ser planchadas.

Foto de Klara

Y así es en muchas empresas: entienden la eficiencia como hacer las mismas cosas más rápido aunque estén mal. La raíz del problema es que generalmente no se entiende que se está midiendo y para que.

Un ejemplo muy claro lo tenemos en como se miden muchas veces los resultados de un sitio web o en una red social. Para muchas empresas el éxito de su sitio se mide a través de visitas mensuales y tiempo que cada uno de los visitantes pasa en el sitio, pero sin recordar que el objetivo de un sitio web no debe ser que la gente lo mire, sino llevar nuevos clientes a la empresa o mejorar las relaciones con los ya existentes.

“¿Cuánta gente visita mi página?” no nos dice si nuestro sitio está cumpliendo ese objetivo. Es posible que hoy tengamos tropecientos mil visitantes que pasan una hora cada uno en el sitio. ¿Y después? ¿Se van? ¿Quiénes son estos tropecientos mil? ¿Clientes potenciales, existentes, visitantes que vieron algún anuncio nuestro, o entraron por error creyendo que encontrarían otra cosa?

Si no respondemos esas preguntas nuestra estrategia se basará simplemente en obtener más visitantes, gastando dinero para atraerlos esperando que algun compre algo, aunque sea por casualidad. Estaremos dejando las camisas arrugadas más rápido.

Para saber con mayor exactitud que tan útil está siendo nuestro sitio es mejor preguntarse “¿Quiénes visitan mi página? ¿por qué llegaron aquí? ¿responden a las llamadas de acción?” y esas respuestas nos dirán que está pasando y que estrategias podemos adoptar para mejorar.

Es perfectamente posible que una de las estrategias sea tener menos visitantes, pero más enfocados y que una mayor proporción de ellos se convierta en nuestro cliente, de manera que aunque sean menos visitas tendremos mejores ingresos. Además, aquellos que no se conviertan en nuestros clientes por lo menos sabrán bien de que se trata nuestro sitio y podrán regresar otro día con mejor disposición o recomendarlo a un amigo.

Lo que nos lleva al tema de redes sociales. Igualmente, no se trata de cuantos “amigos”, “fans”, “likes” o “seguidores” tengas, sino de quienes sean ellos y que tan bien te lleves. Un grupo de pocos amigos pero cumplidores puede ayudarte a cumplir tus objetivos mucho más fácilmente que una turba poco involucrada.

Cuando estés haciendo tu estrategia de marketing en la red, tanto web como redes sociales, pregúntate “¿cómo le hago para dejar las camisas bien planchadas?” y no nada más “¿cómo le paso la plancha a más camisas?”

Internet lo cambia todo, excepto estas cuatro cosas

En uno de los blogs del Harvard Business Review la profesora Rosabeth Moss Karther habla sobre el reciente foro e-G8 (menos conocido como “el e-gocho”) y como un tema constante fue el cambio traído por internet y la ruptura con muchas formas, medios y maneras tradicionales de hacer las cosas.

Un indio, un luchador, un robot gris y un robot amarillo.

Al final están todos hechos de lo mismo. Foto de virar-

Sin embargo, desde su punto de vista hay cuatro cosas que internet no ha cambiado, y creo yo que no van a cambiar. Aquí van más o menos interpretadas por mí:

  1. La diferencia entre ganadores y perdedores es la gran experiencia como cliente. En estos tiempos es muy fácil proveer los mismos productos y servicios a prácticamente cualquier lugar del mundo mientras haya una conexión de internet. Pero va a ser el como los proveas y como hagas sentir al cliente lo que te va a diferenciar.
  2. El lado humano en el uso de la tecnología es vital. Una de las barreras más grandes en el uso de nuevas tecnologías son los humanos mismos. Para hacer buen uso de las mismas dentro de una organización se necesitan líderes convencido y comprometidos que hagan uso de estas herramientas.
  3. Debe haber un intercambio de dinero. La difusión de una nueva herramienta es más rápida cuando es gratis. Pero al final los desarrolladores necesitan comer (mala costumbre) y de algún lado debe salir el dinero para pagar el ancho de banda, servidores y zapatos para los niños.
  4. Los gobiernos y las empresas siguen sin escucharse. Los gobiernos buscan controlar el acceso a internet y los servicios sobre ella y les preocupa que una sola empresa lo llegue a controlar todo. Los capitalistas dicen que sin intervención la iniciativa privada arreglará todos los problemas… eventualmente.

¿Cómo lo ven? ¿Hay más cosas que internet no haya cambiado?

¿Es México un país pobre?

Mucho le ha llovido al secre Cordero después de aventarse el palomazo de “México dejó hace mucho de ser un país pobre”. Inmediatamente añadió que es un país de renta media con un gran problema de pobreza pero no importó porque el daño ya estaba hecho.

Luego luego saltaron los grillos a dividirse en dos bandos: los que le mentaban la madre a Codero por decir pendejadas, y los que tratan de explicarlas como si se tratara de pendejos.

La verdad es que los grillos son animales muy pendejos así que no se puede esperar gran cosa de ninguno de los dos bandos.

Es cierto que si tomamos el PIB per cápita de México y lo comparamos con la media mundial, pues hasta salimos por arriba.

Sin embargo es una pendejez decir que no somos pobres porque la media mundial del PIB per cápita está bien jodida (o sea, estar un poquito por encima de todos modos no te saca de jodido), si lo comparamos con el de nuestros socios de la OCDE estamos superultrajodidos. Encima de eso, y lo más importante, la media de los mexicanos no llega ni cerquita a disfrutar de su parte del PIB gracias a la brutal concentración de éste en unas pocas manos.

Así que Cordero y los corderistas son unos pendejos por creer que con un solo indicador se puede decir que ya salimos de pobres.

Los anticorderistas son unos pendejos por nada más escuchar la parte que les conviene y hacer una tormenta en un vaso de agua. Después de todo tampoco tienen un plan que genere riqueza al mismo tiempo que permita a las clases más bajas de acceder a la misma. Por lo menos no más allá del repartir más dinero ajeno.