Tira las políticas y checa tu sitio en un móvil

En este episodio del podcast hablo de las políticas de una organización y por que debes checar tu sitio web en un dispositivo móvil.

Para muchas empresas las políticas son una serire de reglas sacrosantes e inquebrantables sin las cuales se hundirían, reinaría el caos y la gente se convertiría en zombis caníbales.

Nada más falso. En muchas ocasiones las políticas restringen la creatividad e impiden aprovechar oportunidades. Estaban bien para fábricas de principios de siglo, pero para las empresas de la era de la información son completamente inútiles y hasta dañinas.

Tomemos el ejemplo de lo ocurrido a esta pianista que se dedica a buscar pianos en lugares públicos y dar conciertos imprevistos sin pedir permiso.

Un pianista toca en la calle para deleitar a los paseantes

Es mejor hacer pasar un buen rato y crear una buena experiencia que seguir reglas estrictas. Foto de magnetisch

En una empresa actual es mucho mejor tener valores y principios claros en vez de políticas, decirle a los empleados que es lo que se espera de ellos y que es lo que queremos representar como empresa. Y después dejarlos a sus anchas, a que actúen según su mejor parecer dentro de lo que les hemos dicho.

Cierto, es útil tener guías de procedimientos para meter algo de orden y evitar que todo mundo pierda tiempo descubriendo el hilo negro, pero el objetivo de estas debe ser el servir como recomendaciones, mejores prácticas y consejos susceptibles de ser mejorados por los empleados mismos, no como reglas inflexibles.

La mejor manera de aprovechar los talentos de cada miembro de nuestro equipo es fomentando su uso, no ahogándolos en cientos de políticas que ya nadie se acuerda para que sirven.

Prueba tu sitio web en un dispositivo móvil

Por si no te habías dado cuenta cada vez es más la gente que tiene un teléfono celular, tableta o alguna otra cosa móvil con la que pueden ver sitios de internet. Esto ha llevado a un incremento dramático en usuarios que ven sitios en estos dispositivos.

No es difícil hacer un sitio que se adapte al dispositivo, aunque lo mejor es crear uno realmente adaptado a las necesidades del usuario que se encuentra en el móvil que pueden ser muy diferentes a cuando está sentado en frente de la computadora en la comodidad de su casa u oficina.

Aún más importante es probar tu sitio en el móvil. Es muy fácil estos días conseguir algunos prestados, de hecho te recomiendo que pruebes en más de uno, por ejemplo en un iPhone y dos o tres modelos de Android.

Lo que buscas no es nada más que el sitio se vea aceptablemente bien en un dispositivo móvil, sino que además se pueda usar, que los botones y ligas no sean demasiado pequeños (ya se que el usuario puede cambiar el tamaño pero idealmente no debería tener que hacer eso) y que las diversas partes, sobre todo las más importantes para cumplir tus objetivos, funcionen y sean accesibles.

Hay muchos sitios que supuestamente tienen versión para móvil, pero no sirven. O presentan errores, o no se ven bien, o dejan al usuario sin saber que hacer. Y cada uno de esos es una mala experiencia que al final se va a ver reflejado en tu clientela.

La web ha ganado

Uno de los principios de crear sitios web estandarizados es que estos deben ser accesibles, es decir, deben poder utilizarse por cualquier dispositivo o medio que tenga acceso a la web, no poner barreras artificiales a ciertos navegadores o equipos. Esto no quiere decir que funcionen igual, sino que se vean lo mejor posible aprovechando las fortalezas del medio donde se está mostrando.

Bajo este principio muchos de nosotros mantenemos que la “web móvil” no existe, solo la web. Los sitios que no se pueden utilizar en un dispositivo móvil es por estar mal hechos. Las razones por las que se hace mal un sitio va desde la falta de interés del diseñador por usar tecnologías estandarizadas, hasta la ignorancia de los dueños del sitio de que están perdiendo buenas oportunidades y visitantes por no tener un sitio que pueda verlo cualquier persona.

Uno de los más grandes culpables es Flash. Bueno, en realidad no es su culpa, si uno quisiera se podrían hacer sitios con Flash que puedan verse bien en una pantalla pequeña, optimizados para anchos de banda estrechos y se pueden usar técnicas de detección para servir Flash cuando tenga sentido y HTML tradicional cuando no.

El verdero problema es que muchos diseñadores han insistido en recargar sus “sitios” Flash de animaciones, imágenes y sonidos que no tienen razón de ser, dificultando su acceso y limitando su uso a unos cuantos dispositivos y anchos de banda. Todo por entender mal la finalidad de un sitio web.

Por lo mismo el plug-in de Adobe se ha vuelto cada vez más recargado y pesado, más grande, exigente e inestable. Los primeros en declararlo indeseable en dispositivos móviles fue Apple, quienes no lo implementaron en su versión de Safari para el iPhone. Android sí lo implementó, pero a menos que uno vea videos es fácil ver en un listófono Android todas las fallas de un sitio desarrollado en Flash y convencerse que Apple tenía razón: usar Flash en el móvil no tiene sentido.

La mayor parte de los dispositivos con que la gente accedera a la web en el 2015 serán móviles

Y en un mundo en que los dispositivos móviles se están convirtiendo rápidamente en la vía de acceso principal a la web esto es una falla terrible de parte de cualquier interesado en tener un sitio web.

Los últimos en darle la espalda a Flash son los de Microsoft. Windows 8 incluye la interfaz Metro, esta será la manera principal de usar una tableta o laptop con pantalla táctil, incluyendo la navegación por la web. Y el navegador web no puede usar Flash (ni otros plug-ins).

La razón oficial es la seguridad y simplicidad (o sea que esperan que esa interfaz la use gente insegura y simplona… que es lo más probable) y aunque es posible usar Flash si uno cambia la interfaz a la tradicional es casi seguro que la favorita para usar mientras se anda en la calle será Metro.

Ahora más que nunca es cuando los diseñadores que todavía están atados a Flash deben comenzar a aprender tecnologías estándar. Ni modo, van a tener que abrir el editor de texto y aprender HTML5 y CSS3 en lo que llegan herramientas gráficas que estén a la altura. Lo cierto es que ya no van a poder desarrollar el mismo tipo de sitio abigarrado y pesado. Y no nada más por las limitaciones de HTML5 y CSS3, sino también por las nuevas exigencias del medio: pantallas pequeñas, anchos de banda limitados; y el contexto en que la gente va a usar internet: en la calle no tienes tiempo de ver la animación de entrada ni de adivinar la navegación del sitio, simplemente quieres entrar, hacer lo que tienes que hacer y salir. Todo esto mientras estás en un alto, el autobús, en un restaurant o esperando en una esquina.

Este nuevo contexto exige una nueva mentalidad en el diseño y la capacidad de crear sitios que funcionen bajo diversas modalidades (de pantalla, de usuario, de lugar). Hasta el momento la mayor parte de los diseñadores ha demostrado ser muy inflexible, incapaces de pensar más allá del papel y adoptar un medio fluido y alterable por el usuario, siguen atados mentalmente a los viejos conceptos. Lo peor es que luego se burlan de los contadores e ingenieros cuando pueden ser igual de cuadrados o más.

Sin embargo, cada vez más son los verdaderos creativos que están experimentando con código, diseño y casos de uso para construir una web adaptada a esta década (iba a decir al siglo, pero quien sabe que pase en 10 años, menos en 100). Lo que me parece será el primer clavo en el ataúd de Flash y el diseño web “tradicional” (el ataúd lo construyeron los móviles, pero falta clavar la tapa y echarlo al hoyo) es el nuevo sitio del Boston Globe.

El diseño cambia y se adapta al dispositivo donde se esté mostrando, siempre de manera atractiva y teniendo en cuenta las necesidades de quien lo está leyendo. Intenta cambiar la ventana del navegador para que veas a lo que me refiero. Ethan Marcotte de hecho fue quien propuso por primera vez el concepto de “diseño responsivo” para describir este conjunto de técnicas y el Boston Globe es el primer sitio de gran tráfico que lo implementa. Aún más, este sitio se va a convertir en la “app” móvil para el periódico quienes podrán comercializarlo en cualquier plataforma sin gastar más o pagar derechos de piso por estar en la App Store.

Con esto solo los más recalcitrantes seguirán aferrados a Flash, ocultando a sus empleadores la verdad: Flash en la web está muriendo, excepto algunos casos de uso muy específicos usar Flash es una desventaja. Y esos casos disminuyen a cada instante.

Así que si eres “creativo” aferrado al Flash o “diseñador web” que no sabe que es CSS, ahora es el momento de empezar a aprender. Te quedan uno o dos años antes que tu especialización se vuelva un lastre, todavía estás a tiempo.

Hot Dogs y encontrando necesidades

Antes de crear un producto o servicio necesitamos encontrar una necesidad que podemos satisfacer. Esas necesidades están en todos lados, simplemente debemos estar alertas y fijarnos sobre todo en las cosas que frustran a la gente o que se quedan incompletas y preguntarnos ¿cómo podría resolver este problema?

Las oportunidades pueden venir de cualquier lado, y de manera inesperada. Mark Evans nos cuenta como una vendedora de hot dogs encontró un nicho de negocio inesperado.

AppCircus Querétaro

Ayer por la noche se llevó a cabo AppCircus Querétaro y mientras el cielo se caía afuera escuchamos las presentaciones de cinco equipos de desarrolladores.

Bluematch

Esta es una aplicación para contactar extraños en un lugar. Funciona a través de Bluetooth para encontrar teléfonos cercanos con la aplicación instalada y busca personas cuyos perfiles coincidan con lo que están buscando.

mTennis

Si juegas tenis, mTennis te permite llevar un control estadístico de como juegas y te permite llevar un control para mejorar gradualmente. Tiene una buena base técnica pero creo que el modelo de negocio está en otro lado.

Vollare

Es un sistema que permite a una pequeña o mediana empresa crear sus propios formularios, hacerlos móviles y recibir la información en sus bases de datos.

Web2Switch

Una muy buena aplicación para iPad. Es un navegador dual que puede mostrar más que sitios web. Esta flexbilidad lo hacen muy útil. La verdad yo pienso que su modelo de negocios debería ser la compra y no la publicidad.

Project1959

Un juego de rompecabezas y habilidad motriz que saldrá en diciembre. Fueron los ganadores de la noche, y el juego promete estar bastante bien hecho.

En resumen todas las aplicaciones tienen puntos fuertes con algunos detalles que hay que trabajar un poco más. Me gustaría ver más mujeres involucradas en el desarrollo de aplicaciones móviles. Espero que con el tiempo las veamos.

Mientras tanto AppCircus se mueve a la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey. Puedes ver las fechas en su sitio oficial.