Como crear una gran estrategia de social media

Una de las mejores herramientas que han surgido para ayudarnos en las tareas de marketing de nuestros negocios es el social media, o medios sociales. Con estas un negocio pequeño o mediano puede alcanzar audiencias mucho mayores de lo que puede alcanzar con medios tradicionales.

Es de vital importancia crear una estrategia para alcanzar lo que queremos. Imagen de ButchLebo

Sin embargo para hacerlo bien es necesaria una buena estrategia y para crear una buena estrategia necesitamos hacernos algunas preguntas:

1. ¿Para qué?
La primera pregunta, y la más importante es preguntarnos ¿para qué queremos estar en medios sociales? Podemos tener varios objetivos: incrementar nuestra imagen, formar una comunidad con nuestro clientes actuales, aumentar nuestra base de clientes potenciales, investigar mercado, entre otras. Así que debemos empezar por definir cuales son los propósitos por los que queremos estar en medios sociales.

2. ¿Qué queremos lograr?
Aquí vamos a ser más específicos. Una vez que tenemos nuestras razones principales debemos definir que queremos de ellos. Por ejemplo, aumentar ventas 20%, retener 50% más clientes, reducir reclamaciones en 10%, etc. Es decir, metas específicas que queremos lograr con el uso de social media.

3. ¿Con quién queremos conectar?
Esta pregunta la vamos a contestar definiendo la audiencia a la que queremos alcanzar. Tal vez queramos encontrar profesionistas entre 25 y 30 años de edad, mujeres casadas de más de 30 años, parejas con niños de entre 6 y 12 años de edad, jóvenes que están buscando universidades, etc. Es decir, vamos a describir el tipo de cliente que queremos para poder enfocar nuestras esfuerzos y determinar cosas como promociones hasta la mejor hora del día para interactuar.

4. ¿Qué voz vamos a usar?
Dependiendo del tipo de cliente al que hablemos vamos a elegir que tipo de voz o personalidad usar, si nos vamos a ver como amigos, socios, colegas, formales, informales, etc. Un buen ejercicio es crear a una persona ficticia, con su propia historia y personalidad que va a llevar a cabo la comunicación e imaginar como hablaría, como contestaría a las cosas y como reaccionaría ante diferentes situaciones.

5. ¿Qué redes vamos a usar?
Aunque Twitter y Facebook son las más populares actualmente hay cientos de redes sociales que podemos usar, pero hay que saber cuales serían el mejor canal para nuestra empresa, nuestra personalidad y la de nuestra audiencia. Si hay una red donde nuestra audiencia esté participando activamente, obviamente debemos estar ahí. En cambio, aunque una red sea popular, si nuestra audiencia no tiene presencia, pues no tiene caso. Dependiendo de la red y el tipo de interacciones que se den vamos a elegir diferentes tácticas para empezar con nuestra participación, pueden ser comentarios relevantes, posts de diferente longitud, preguntas a los participantes, etc.

6. ¿Cómo lo vamos a medir?
Un factor importante para alcanzar el éxito tal como lo definimos es ver si vamos por buen camino. Para esto debemos crear métricas que nos digan quien está recibiendo nuestros mensajes y si están reaccionando a ellos (haciendo RT, dando Like, visitando las ligas, preguntándonos, etc.) Hay varias herramientas que nos pueden ayudar a dar seguimiento, pero primero debemos determinar que es lo que vamos a medir y como.

Espero que estos puntos te ayuden a crear una estrategia de social media con buenos resultados ¿tienes algo que añadir o alguna pregunta? No dudes en dejarla en los comentarios.

Facebook y la bolsa de valores: it’s complicated

Hace unos días, el viernes 18 de mayo para ser más exactos, Facebook se convirtió en una empresa “pública” como le llaman en Estados Unidos, o sea, salió a cotizar en bolsa donde cualquier persona (el público) puede ser dueño de parte de la empresa comprando acciones.

Antes de esto hubo una gran campaña de promoción para que la gente conociera las opciones de inversión y comprara las acciones, y los analistas determinaron alegremente que las acciones costarían US$38 cada una, con muchos discutiendo la posibilidad que subieran hasta alrededor de los US$100 en los primeros meses.

Pero otros argüían que no era para tanto y que probablemente el precio de la acción debería estar cerca de los US$17 con expectativas más modestas de crecimiento. Algunos recomendaban no comprar Facebook durante la salida. Obviamente nadie les hizo casos por amargados y aguafiestas.

Y como los amargados nunca tienen la razón la IPO (oferta pública inicial) fue exitosa y las acciones se vendieron como churros a US$38. La gente fue feliz…

…hasta el final del día cuando se vio que las acciones solo habían incrementado modestamente su valor. La algarabía se tornó en calma tensa. Fue hasta el lunes cuando se convirtió en desánimo porque las acciones bajaron de valor un 12%, desconcierto el martes, cuando bajó otro tanto y furia el miércoles cuando siguieron con la tendencia a la baja (aunque menos y con un pequeño crecimiento en after-hours), y más aún cuando se reveló que Facebook había avisado a los corredores de bolsa que las previsiones de ganancias para el resto del año habían bajado, y estos decidieron decirle nada más a unos cuantos de sus inversionistas importantes, no a todo el público.

Ahora un enorme número de inversionistas pequeños y medianos han decidido demandar a Facebook y los corredores por haber ocultado esta información, lo cual podría tener consecuencias importantes para la empresa y su participación en la bolsa. Facebook se defiende diciendo que hicieron lo correcto dando la información a los corredores, pero los inversionistas dijeron que lo deberían haber hecho público durante la gira promocional, no nada más a los corredores, sobre todo cuando se supo esto una semana antes de que salieran las acciones a la venta, durante plena campaña.

Por si fuera poco, el día de la salida a la bolsa errores en el sistema de Nasdaq (la casa de bolsa) evitó que se ejercieran millones de transacciones, lo cual también ha provocado algunas demandas.

La caída en acciones de Facebook, sin embargo, fue vista por varias personas familiarizadas con medios sociales y tecnología, como Mark Evens quien advirtió de las dificultades que tendría Facebook como empresa pública, y otros que hicieron notar que el éxito de la red social no se ha trasladado al ámbito móvil que es el que está en crecimiento, y que cada vez más gente usa Facebook desde la aplicación para celulares, la cual no tiene publicidad.

Claro, el problema es que la gran mayoría de los inversionistas no conoce en lo que invierte y se dejan llevar por la propaganda, percepciones y sus sentimientos personales. Es una muestra más de que los mercados son irracionales, a pesar de lo que los economistas quieren creer (no todos, algunos ya reconocen la situación).

¿Es éste el fin de Facebook? No necesariamente. La empresa sigue todavía en manos de Mark Zuckerberg (56% de las acciones) así que seguirá siendo él quien tome las decisiones y no lo puede botar fácilmente el consejo de accionistas como a Steve Jobs en su momento. Zuckerberg es un tipo inteligente, rodeado de tipos inteligentes y es muy probable que pueda decifrar el problema móvil para llevar a la empresa a un camino seguro de rentabilidad. Lo que sí es cierto es que primero las acciones caerán hasta el nivel en el que realmente deben estar, alrededor de US$17 si los analistas amargados no se equivocaron, para entonces sí poder crecer.

Claro, esta es la visión optimista. En el peor de los casos llegará otra cosa antes que Facebook pueda resolver sus problemas y los barrerá del mercado.

De cualquier manera, será muy interesante lo que pase con Facebook este año y determinante para el futuro a largo plazo de la red social más popular del mundo.

¿Quieres ver lo que está pasando con las acciones de Facebook? Mira la página de Facebook en Nasdaq.

Como arreglar el modelo de cajas (o IE6 hacía algunas cosas bien)

Los navegadores interpretan el código HTML y acomodan el contenido usando un “modelo de cajas”, es decir, van dibujando cajas de diversos tamaños donde acomodan el contenido, le ponen el fondo que indiquemos, los bordes, etc.

Para determinar el ancho y alto se basan en lo que les pasemos con width y height en el CSS. Pero no nada más eso, sino que también toman en cuenta el relleno (padding) y los bordes. Sumando todo eso el navegador determina el ancho de la caja. Por ejemplo si tenemos el siguiente CSS:

width: 300px;
padding: 20px;
border: 2px;

El ancho de nuestra caja no será 300 pixeles, ése será el ancho dedicado al contenido, sino que será de 344 pixeles (300 + 20*2 + 2*2). Esto no estaría del todo mal si no fuera porque nos complica los cálculos a la hora de tratar de acomodar cajas en nuestra página, tenemos que tomar en cuenta que los cambios en padding cambiarán el ancho y eso nos puede alterar la distribución de nuestra página.

IE6 usaba un sistema mejor. Así es, aunque no seguía el estándar IE6 tenía un mejor sistema para determinar el ancho de una caja. Del ejemplo anterior, nuestra caja tendría un ancho de 300 pixeles, incluyendo bordes y relleno. El ancho para el contenido se reduciría a 256 pixeles, pero al momento de calcular la distribución y tamaños de las cajas las cosas serían mucho más sencillas. Después de todo, cuando tienes una caja de verdad y le añades relleno la caja no se hace más grande, sino que se reduce el espacio para meter cosas.

Supongamos que queremos acomodar dos cajas lado a lado en un espacio de 960 pixeles con 20 pixeles entre cada caja. Con el modelo estándar tendríamos que calcular márgenes o rellenos para determinar el ancho, más o menos así:

#caja1 { width: 610px; padding-right: 10px; }
#caja2 { width: 330px; padding-left: 10px; }

Este ejemplo es sencillo, pero cuando empezamos a añadir cajas y distribuciones más complejas puede complicarse bastante rápido. Si queremos cambiar el espacio entre las cajas, deberemos cambiar tanto width como padding. Con el sistema de cajas de IE6, sin embargo, todo resulta mucho más sencillo:

#caja1 { width: 620px; padding-right: 10px; }
#caja2 { width: 340px; padding-left: 10px; }

Si queremos cambiar el espacio entre cajas simplemente cambiamos padding. Si queremos añadir más cajas hacemos una suma simple de width sin tener que preocuparnos por los rellenos y bordes (y recordar que tenemos que sumar cada lado).

¿Hay una manera de regresar a es modelo de cajas más sencillo? ¡Sí la hay! A partir de CSS3 podemos usar la declaración box-sizing para decirle al navegador que modelo de cajas utilizar:

* { -moz-box-sizing: border-box; -webkit-box-sizing: border-box; box-sizing: border-box; } 

Con esto podemos usar la manera más racional de darle ancho a nuestras cajas. Aunque usamos los prefijos -moz y -webkit es bastante seguro usar esta propiedad desde ya.

Si quieres leer más sobre el tema, en inglés, Paul Irish escribió un excelente artículo sobre box-sizing y su fiabilidad. También Chris Coyier tiene un muy buen artículo de box sizing donde además habla un poco más de los problemas del modelo de cajas actual.