Como hacer una buena versión móvil de tu sitio

26-07-2011

Todos nosotros conocemos la importancia de tener un sitio móvil estos días, es decir, un sitio que sea accesible desde un listófono, o incluso desde un celular básico que ya casi todos vienen con algún tipo de navegador. Y por supuesto los iPhones, iPads, iPods, iPuds y lo que venga después.

Lo bueno es que gracias a desarrollos como html5, css3, mejores pantallas en los móviles y motores como webkit, construir un sitio que se adapte a las dimensiones de un móvil es más fácil que nunca.

Lo malo es que eso no basta para crear un buen sitio móvil. Para que sea bueno tendrá que ir más allá de adaptar la resolución a la pantalla y cargar una nueva hoja de estilos para que se vea bien en el espacio reducido. Tenemos que pensar sobre que es lo más probable que el usuario quiera hacer y dejárselo lo más fácil y rápido posible.

Mirando a un vaso desechable en vez del sitio web

“¡Al diablo! Está más fácil encontrar la información en el vaso” Foto de Ed Yourdon

Por ejemplo, en un sitio para restaurantes en la versión de escritorio tal vez quieras poner fotos para mostrar el ambiente, los platillos, el estilo del lugar, etc. lo cual está muy bien cuando el usuario está pensando en a donde llevar a la novia a cenar al día siguiente o planeando una comida de negocios tranquilamente en su casa u oficina.

En la calle, con el móvil en la mano y un portafolios en la otra o esperando a que se ponga la luz verde, el usuario probablemente estará en una situación muy distinta: quiere saber que hay de comer, que tan lejos está del restaurante y si es necesario llamar para hacer una reservación. Todo eso con una sola mano, en una pantallita y con prisa. Así que si nos ponemos a enseñarle fotos y escondemos el número de teléfono en el pie de la página lo más probable es que sí se acuerde de nosotros pero no de una buena manera.

Esto no quiere decir que no puedas tener estas cosas en tu sitio móvil, pero será mejor dejarlas en un apartado secundario, a uno o dos clics de distancia, mientras que la primera pantalla se la dejamos a la información que el usuario realmente está buscando y las acciones que queremos que tome (llamar y hacer una reservación, por ejemplo).

El truco está en ponerse en los zapatos del usuario y la mejor manera de hacerlo es agarrar algunos cuantos (de preferencia desconocidos que cumplan el perfil de nuestro mercado meta) y pedirles que nos ayuden a probar un sitio. Y si puede ser en su hábitat natural (la calle, el taxi, el café), mejor. Y si tienen todos dispositivos diferentes, mejor.

Ya que los elegimos les pedimos que lleven a cabo una serie de acciones: hacer una reservación, encontrar el menú del día, hacer una orden, pedir más información, es decir, las acciones que a nosotros nos interesa más que nuestros usuarios lleven a cabo.

Mientras las hacen les pediremos que nos digan lo que piensan, que están haciendo y por que lo están haciendo sin darles nosotros ninguna ayuda.

Este es un tipo muy básico de prueba pero nos ayudará muchísimo a darnos cuenta como se comporta nuestro sitio web móvil y donde necesitamos corregir o hacer más fácil su uso. Literalmente hacer estas pruebas representan un mundo de diferencia.

¿Tienes alguna otra sugerencia o pregunta sobre sitios web móviles? ¡Déja un comentario!

Roberto Baca

Escribo cosas de vez en cuando