La fantasía de los seguidores comprados

Conforme ha aumentado la importancia de los medios sociales, en número de personas unida a una red, como estrategia mercadológica, como medio de comunicación, han surgido empresas poco éticas que prometen incrementar el número de personas que te siguen ya sea en Twitter, Facebook, Youtube, etc. De pronto te encontrarás con que tienes miles de seguidores.

El problema es que estos son simplemente cuentas fantasma que no tienen ningún interés en lo que tienes que comunicar o el producto que vendes, son simplemente paleros que no aportan nada más que hacer bulto en tu cuenta.

En el mejor de los casos simplemente te estás haciendo pendejo solo. En el peor estás invitando al desastre con tu estrategia de medios sociales.

Al comprar seguidores no puedes darte cuenta si tu estrategia es la correcta y estás atrayendo a la gente que realmente es tu mercado meta, o si, por el contrario, las estás alejando y perdiendo dinero.

El propósito de tener una estrategia de medios sociales para una empresa no es lograr muchos seguidores, la meta es lograr ventas, obtener ingresos. El número de seguidores por sí solo no importa, puede servirnos de indicador pero en ningún caso debe ser nuestro objetivo.

Las cuentas fantasmas que hemos comprado no nos van a generar una sola venta, por el contrario nos van a costar dinero e impedirnos ver los fallos en nuestra estrategia. Pero aún, nos van a hacer imposible tomar acciones correctivas.

La única manera de incrementar nuestros seguidores constantemente es mediante la participación activa en la conversación, darles el tipo de experiencia que buscan y mantenerlos hablando con nosotros, escuchándolos. De ese modo ellos le contarán a otros que tengan el mismo interés, no fantasmas sino gente real y nuestros seguidores crecerán no solo en número sino también en calidad.