La web ha ganado

18-09-2011

Uno de los principios de crear sitios web estandarizados es que estos deben ser accesibles, es decir, deben poder utilizarse por cualquier dispositivo o medio que tenga acceso a la web, no poner barreras artificiales a ciertos navegadores o equipos. Esto no quiere decir que funcionen igual, sino que se vean lo mejor posible aprovechando las fortalezas del medio donde se está mostrando.

Bajo este principio muchos de nosotros mantenemos que la “web móvil” no existe, solo la web. Los sitios que no se pueden utilizar en un dispositivo móvil es por estar mal hechos. Las razones por las que se hace mal un sitio va desde la falta de interés del diseñador por usar tecnologías estandarizadas, hasta la ignorancia de los dueños del sitio de que están perdiendo buenas oportunidades y visitantes por no tener un sitio que pueda verlo cualquier persona.

Uno de los más grandes culpables es Flash. Bueno, en realidad no es su culpa, si uno quisiera se podrían hacer sitios con Flash que puedan verse bien en una pantalla pequeña, optimizados para anchos de banda estrechos y se pueden usar técnicas de detección para servir Flash cuando tenga sentido y HTML tradicional cuando no.

El verdero problema es que muchos diseñadores han insistido en recargar sus “sitios” Flash de animaciones, imágenes y sonidos que no tienen razón de ser, dificultando su acceso y limitando su uso a unos cuantos dispositivos y anchos de banda. Todo por entender mal la finalidad de un sitio web.

Por lo mismo el plug-in de Adobe se ha vuelto cada vez más recargado y pesado, más grande, exigente e inestable. Los primeros en declararlo indeseable en dispositivos móviles fue Apple, quienes no lo implementaron en su versión de Safari para el iPhone. Android sí lo implementó, pero a menos que uno vea videos es fácil ver en un listófono Android todas las fallas de un sitio desarrollado en Flash y convencerse que Apple tenía razón: usar Flash en el móvil no tiene sentido.

La mayor parte de los dispositivos con que la gente accedera a la web en el 2015 serán móviles

Y en un mundo en que los dispositivos móviles se están convirtiendo rápidamente en la vía de acceso principal a la web esto es una falla terrible de parte de cualquier interesado en tener un sitio web.

Los últimos en darle la espalda a Flash son los de Microsoft. Windows 8 incluye la interfaz Metro, esta será la manera principal de usar una tableta o laptop con pantalla táctil, incluyendo la navegación por la web. Y el navegador web no puede usar Flash (ni otros plug-ins).

La razón oficial es la seguridad y simplicidad (o sea que esperan que esa interfaz la use gente insegura y simplona… que es lo más probable) y aunque es posible usar Flash si uno cambia la interfaz a la tradicional es casi seguro que la favorita para usar mientras se anda en la calle será Metro.

Ahora más que nunca es cuando los diseñadores que todavía están atados a Flash deben comenzar a aprender tecnologías estándar. Ni modo, van a tener que abrir el editor de texto y aprender HTML5 y CSS3 en lo que llegan herramientas gráficas que estén a la altura. Lo cierto es que ya no van a poder desarrollar el mismo tipo de sitio abigarrado y pesado. Y no nada más por las limitaciones de HTML5 y CSS3, sino también por las nuevas exigencias del medio: pantallas pequeñas, anchos de banda limitados; y el contexto en que la gente va a usar internet: en la calle no tienes tiempo de ver la animación de entrada ni de adivinar la navegación del sitio, simplemente quieres entrar, hacer lo que tienes que hacer y salir. Todo esto mientras estás en un alto, el autobús, en un restaurant o esperando en una esquina.

Este nuevo contexto exige una nueva mentalidad en el diseño y la capacidad de crear sitios que funcionen bajo diversas modalidades (de pantalla, de usuario, de lugar). Hasta el momento la mayor parte de los diseñadores ha demostrado ser muy inflexible, incapaces de pensar más allá del papel y adoptar un medio fluido y alterable por el usuario, siguen atados mentalmente a los viejos conceptos. Lo peor es que luego se burlan de los contadores e ingenieros cuando pueden ser igual de cuadrados o más.

Sin embargo, cada vez más son los verdaderos creativos que están experimentando con código, diseño y casos de uso para construir una web adaptada a esta década (iba a decir al siglo, pero quien sabe que pase en 10 años, menos en 100). Lo que me parece será el primer clavo en el ataúd de Flash y el diseño web “tradicional” (el ataúd lo construyeron los móviles, pero falta clavar la tapa y echarlo al hoyo) es el nuevo sitio del Boston Globe.

El diseño cambia y se adapta al dispositivo donde se esté mostrando, siempre de manera atractiva y teniendo en cuenta las necesidades de quien lo está leyendo. Intenta cambiar la ventana del navegador para que veas a lo que me refiero. Ethan Marcotte de hecho fue quien propuso por primera vez el concepto de “diseño responsivo” para describir este conjunto de técnicas y el Boston Globe es el primer sitio de gran tráfico que lo implementa. Aún más, este sitio se va a convertir en la “app” móvil para el periódico quienes podrán comercializarlo en cualquier plataforma sin gastar más o pagar derechos de piso por estar en la App Store.

Con esto solo los más recalcitrantes seguirán aferrados a Flash, ocultando a sus empleadores la verdad: Flash en la web está muriendo, excepto algunos casos de uso muy específicos usar Flash es una desventaja. Y esos casos disminuyen a cada instante.

Así que si eres “creativo” aferrado al Flash o “diseñador web” que no sabe que es CSS, ahora es el momento de empezar a aprender. Te quedan uno o dos años antes que tu especialización se vuelva un lastre, todavía estás a tiempo.

Roberto Baca

Escribo cosas de vez en cuando