Las cinco amenazas más grandes contra la productividad

12-07-2009

Fans of Steven Colbert are familiar with his “Threatdown” segment, an irreverent countdown of the five greatest threats facing the United States at any given moment. As I watched this segment one night – instead of, you know, working on the project I was desperately trying to get done – it occurred to me that the “threatdown” was one of the five greatest threats facing my productivityThe Productivity Threatdown – Stepcase Lifehack

Dustin Wax escribe en Lifehack esta excelente lista de cinco amenazas que representan un peligro contra tu productividad. Estar pendiente de estas amenazas es algo que corresponde a cada teletrabajador como deber patriótico y civil. O algo así.

Esta es mi interpretación de sus ideas:

5. Distracciones. Prendemos la tele y en vez de concetrarnos nos distraemos. Para sacarnos las telarañas nos ponemos a jugar algo 10 minutos… durante hora y media. Revisamos nuestro perfil de Facebook… otra vez.

4. Falta de límites. Cuando siempre se puede hacer “una cosa más” en vez de decir “hasta aquí”, pues vamos a pasar mucho tiempo agregando cositas, cambiando el enfoque, tratar de ponerle hasta el molcajete, cuando en realidad lo que necesitamos es terminar de una vez.

3. Metas impuestas o no tener metas. Cuando un proyecto no tiene un enfoque claro y definido es muy difícil concentrarse o siquiera saber que es lo que se necesita hacer en este momento. Así nos la podemos pasar de tarea en tarea sin realmente avanzar en lo principal. Del mimso modo, si alguien más eligió las metas y no te identificas con ellas, puede causar aburrimiento y ganas de sabotear el proyecto.

2. Perfeccionismo. Este es uno en el que nunca caigo. Afanarse por buscar la perfección es buscar algo inalcanzable. Reconoce eso, acepta que todo trabajo al final va a tener algunas imperfecciones pero que lo importante es alcanzar la meta elegida. 99% es un buen trabajo, gastar el 90% de tus energías y tu tiempo en lograr un 1% adicional no es la mejor manera de añadir valor a tu proyecto ni a tu trabajo.

1. Procrastinación. El perfeccionismo no es lo mío ¡pero éste sí! Soy maestro en procrastinar, o sea, dejar las cosas para después. Lo más importante para evitar la procrastinación es simplemente empezar a hacer eso que no quieres hacer. Decirte a ti mismo “ok, voy a dedicarle nada más 15 minutos para empezar” puede ser lo que necesitas para agarrar el ritmo y, ya encarrerado, completar la tarea.

0. Osos. Los osos no dejan terminar nada. Si no me crees intenta trabajar con un oso en tu escritorio y ya me dirás.

¿Cuáles son las más grandes amenazas contra tú productividad?

Roberto Baca

Escribo cosas de vez en cuando