¿En realidad la pelea es entre HTML y Flash?

11-03-2010

Armando Sosa opina sobre la trifulca del iPad y HTML5 vs Flash:

Dentro de un mes, más o menos, tendremos en el mercado la iPad, el nuevo producto de Apple que viene siendo anunciado como “La mejor forma de experimentar la web”. Lo que no dice Apple, es que la web que vas a experimentar no es la web del mundo real.Dupermag: ¿Flash contra HTML5? ¡Webkit vs. Flash!

En general estoy de acuerdo con Armando. HTML5 y Flash son soluciones distintas a problemas distintos, similares pero distintos.

Flash nació a principios del neolítico (1996 más o menos) como respuesta a la incapacidad de la web de ese entonces de mostrar gráficos de vector, animaciones y la interactividad limitada a hacer clic en ligas. Además le daba a los diseñadores un conjunto de herramientas de desarrollo que les permitían crear de manera fácil y más cercana a su experiencia aplicaciones en línea que podían servir a través de internet u otro medio (como CDs, aunque creo que se usaba más Shockwave para eso).

A partir de entonces HTML se ha desarrollado a pasos agigantados: css, javascript, html 4, xhtml y ahora html 5 han hecho posible que se puedan recrear muchas, pero no todas, las capacidades de Flash.

Por su parte Flash tampoco se ha quedado estático y es, hoy por hoy, el principal medio para servir video en internet. Del mismo modo las herramientas de creación de contenidos de Flash siguen sin tener comparación.

Flash no es perfecto: es un sistema propietario (aunque abierto), tiene problemas de accesibilidad y de indexabilidad, aunque se pueden solventar casi en su totalidad si el diseñador sabe como.

Sin embargo el problema más grande de Flash son los diseñadores que no entienden las limitaciones, sus ventajas y desventajas. Durante muchos años se abusó del uso de Flash y ahora suele asociársele con animaciones de introducción y sitios perfectamente inútiles.

Los estandaristas nos podemos regocijar un poco con la guerra de Apple vs Flash por la concientización hacia estándares que esto ha provocado, pero no debemos confundirnos. El enemigo a vencer no es Flash, sino el abuso de querer usar la ultimísima tecnología, lo más nuevo y vistoso sin ponernos a pensar en los objetivos del sitio ni los principios de usabilidad y accesibilidad que los deben acompañar.

Igual que pasó con AJAX, mucha gente está salivando ante HTML5 y CSS3 por la novedad, pero sin preocuparse por crear un sitio utilizable.

Roberto Baca

Escribo cosas de vez en cuando