De @isopixel, @earcos, Ciro, maroma y twiatro

Los que me conocen saben que he usado esto del internet desde 1996, he hecho sitios personales desde 1998, blogueado intermitentemente prácticamente desde que se inventaron los blogs como por el 2000.

Además de eso llevo en Twitter más de tres años, he seguido su evolución desde el SxSW de Austin en 2006 aunque me uní algunos meses después. Esto lo digo para que luego no se me acuse de no conocer Twitter, el medio, la blogosfera o como quieran llamarle.

Viene al caso porque la twitterventura de hoy corre a cargo del periodista Ciro Gómez Leyva y su columna en el diario Mileno de Cd. de México.

La columna de titula “Twitter nos quiere matar de miedo” y trata sobre como los rumores alarmistas corren como pólvora en este medio, en específico los recientes tweets relativos a Reynosa, Tamaulipas y las matanzas y masacres casi diarias.

Los twitteros, que nunca han sido un grupo muy dados a la reflexión, la autocrítica, la fundamentación de argumentos, mucho menos la metalectura; sino que, al contario, son más amigos del jucio rápido y prefieren las frases cortas que pueden expresarse en 140 caracteres y no llevan más significado que el literal, no han tardado en responder.

Eduardo Arcos, fundador editor-at-large de hipertextual, sentencia:

Ciro Gómez Leyva se ha creído algunos rumores falsos que se publican por personas con mucho tiempo libre en Twitter o Facebook y para no quedar mal intenta culpar a las redes sociales. Corrigiendo el artículo contra Twitter de Ciro Gómez Leyva

También Raúl Ramírez (en un artículo donde además se contradice varias veces) dice:

No hay porque pedirle la fuente a las personas que twittean, no son medio, no son reporteros. Cada quien deberña hacerse responsable de la información que cuelga, cada quien debe hacerse rsponsable de las personas que siga. ¿Twitter nos quiere matar de miedo?

El problema es que Ciro no se los ha creído ni le pidió fuente a la gente en twitter. El trato de hacer lo que cualquier periodita debe tratar de hacer: confirmar la información a través de una fuente independiente. Lo único que pudo encontrar fue a las autoridades oficiales quienes, obviamente, tienen su propia versión y tampoco hay como corroborarla.

Y ése es precisamente el punto de Ciro: no hay periodistas profesionales independientes cubriendo la frontera, el narco y el anti-narco los ha matado o expulsado a todos.

Twitter es un gran canal de comunicación, pero igual se presta al sensacionalismo, la exageración, el mito y el simple invento. El mismo @isopixel así lo admite: No hay porque pedirle la fuente a las personas que twittean, o sea, tal como dice Ciro: …la impunidad que reina en las redes sociales.

Digo, si no poder pedirle fuentes a la gente que twitea, entonces que @isopixel me explique que entiende por impunidad. Lo peor de todo es que a la siguiente frase él mismo escribe: Cada quien debería hacerse responsable de la información que cuelga

¿O sea, en qué quedamos? ¿Son responsables o no? Porque si son responsables entonces les puedes pedir la fuente, y si no pueden sostener lo dicho y quedan sin castigo, entonces existe impunidad. Claro, el castigo en este caso es que simplemente pierdan credibilidad, los dejes de seguir o de retuitear, pero lo que generalmente sucede es todo lo contrario.

@earcos, aunque escribe mucho más coherentemente y es capaz de mantener una hilación de ideas, también se va con la finta: Ciro Gómez Leyva se ha creído algunos rumores falsos que se publican por personas con mucho tiempo libre en Twitter o Facebook

En ninguna parte veo yo que Ciro los haya dado como verdaderos. Todo lo contrario. Lo que me preocupa es que Arcos sentencie estos rumores como simples travesurillas de gente desocupada. La realidad, y lo que le da mucha tracción a este tipo de cosas, es que son completamente creíbles y posibles dada la situación por la que está atravezando la frontera.

El clima de criminalidad y paranoia en Reynosa, Matamoros, Cd. Juárez y otras ciudades fronterizas es real. Situaciones como la de los twitts se pueden dar y se dan, pero eso no quiere decir que estas en específico se hayan dado.

Así que Ciro trata de verificar y lo único que encuentra es la versión oficial que dice “aquí no ha pasado nada de eso”. ¿Qué debe hacer el periodista entonces? ¿Creer la versión oficial o la de los twitts que llegan de quien sabe quien?

En ese espacio intermedio es donde debe entrar el periodista, el cual está muerto. No lo mató twitter, está literalmente muerto. Ciro no está culpando a Twitter o a Facebook de su desaparición. A cualquiera que sepa leer le queda claro.

De hecho, Ciro tampoco espera que sean los twitteros los que cumplan con la labor periodística, cosa con la que @earcos está de acuerdo así que no sé cual es su problema. Y ahí está el detalle: sin periodismo sólo nos quedan la versión oficial o la del rumor.

Y eso sí es de miedo.

  • http://alt1040.com Eduardo Arcos

    Dejando a un lado que caes en sutiles falacias ad-hominem para justificar tu artículo, tengo algunos comentarios:

    Para mi el problema (que lo digo justo al principio y también al final de mi post, pero que no citas aquí) no es que Ciro se crea o no se crea rumores (yo digo que sí, porque les ha dado mucha importancia) sino que él critica a la herramienta por las cosas que algunos usuarios hacen con ella.

    Por otro lado, pensando “dentro de la caja” del periodismo tradicional, es lógica todas las palabras que Gomez Leyva o Krauze dice. El problema es que no estamos en ambientes de periodismo tradicional, esto es internet, y las cosas son distintas.

    Es como pretender que un objeto se comporte de la misma forma en la Tierra que en la Luna.

    Gomez Leyva (y aparentemente tu) pretenden justifica el periodismo de sofá por el funcioamiento de redes sociales. yo no soy periodista, pero si estoy muy interesado en lo que pasa en una zona geográfica específica y me entero (por llamadas telefónicas, Twitter, por carta certificada o SMS) que hay un problema ahí, yo personalmente no me limito pidiendo la versión oficial.

    ¡¡¡¡¡¡¡VOY!!!!!!! y me entero por mi mismo. ¿No puedo? pues mandas a un corresponsal, o dos, o cuatro, o diez.

    Entonces da igual si la información llegó por Twitter, da igual si llegó por teléfono (como antes) o si llegó por rumores. Eso es LO DE MENOS. Y no entiendo por qué Gomez Leyva y especialmente tu, que llevas tanto tiempo usando internet, como dices al principio de tu artículo, le parece importante de dónde llegó el mensaje.

    Cómo llegó el mensaje, es lo de menos (y 100% innecesario hacer todo un artículo al respecto). El mensaje en si es lo que interesa, o lo que debería interesar.

    Vamos a poner una situación hipotética: Si mañana lees dos o tres tweets de algunos cubanos diciendo que los están buscando para meterlos a una prisión. Llamas a la fuente oficial, el gobierno Cubano y estoy convencido que te van a decir “eso no ha pasado”.

    ¿A quién le crees?

    Otra situación hipotética. Tweets corriendo el rumor que Banamex quiebra. Llamas a la fuente oficial y te dicen que no ha pasado nada.

    ¿A quién le crees?

    Lo primero muy probablemente le creo a los twitteros, la segunda probablemente sea un rumor. Pero no puedo asegurar al 100% ninguna de mis dos hipótesis. Suena lógico que en el segundo caso sean personas con mucho tiempo en sus manos que quieren correr rumores.

    Sea como sea, y el punto que trato de hacer es que: el hecho que esa información haya llegado por un tweet ¡ES LO DE MENOS! y hasta donde tengo entendido, la labor del periodista es averiguar o sacar la información.

    Yo no minimizo la posible veracidad de problemas en la frontera. El artículo más sarcástico no puede ser. Empieza diciendo que se “cagan en los pantalones”. ¡Por favor!

    PD: Yo no soy editor-at-large de Hipertextual. Tampoco soy un “twitero”, por favor no me metas en ese grupo y sobre todo no generalices conmigo, es innecesario darme calificativos personales para justificar tus textos (falacia ad-hominem).

  • http://www.robertobaca.com roberto

    Bueno, mis falacias son más bien por apelación a la autoridad y de generalización apresurada. Pero no creo que twitero sea insulto ni que por ser twitero las opiniones de alguien valgan menos o más. Vamos, yo soy twitero. Mi intención no es el ataque ad-hominem, sino señalar el caso particular tuyo y de isopixel para ilustrar lo que creo es una tendencia generalizada, lo cual tal vez no hice bien. Además que soy rebueno para exagerar.

    Tampoco pretendo hacer de esto parte del pleito medios tradicionales vs nuevos medios. Si lo que buscas es gente convencida que los medios tradicionales no funcionan, que en los grandes medios los intereses comerciales están por delante del periodismo y que no han sabido aprovechar las oportunidades de las nuevas herramientas, pues me vas a encontrar en primera fila.

    Pero mi crítica es únicamente sobre el artículo específico de Gómez Leyva y la reacción específica de buena parte de la blogosfera, twitosfera y otras feras. Nada que ver con otros casos. De hecho tu crítica sobre las declaraciones de León Krauze me parecen de las mejores piezas de opinión y análisis que he leído en mucho tiempo sobre la transición entre lo que conocemos como medios tradicionales y nuevos medios.

    Ni siquiera pretendo defender a Gómez Leyva personalmente. No sé que otras cosas ha dicho. A lo mejor el resto del tiempo se la pasa de pendejada en pendejada. Eso sería ocasión de otro análisis.

    En fin. Al tema: a mí no me parece que Ciro se esté creyendo los rumores o culpando a la herramienta. Es cierto que figuran prominentemente, pero eso es porque se usan prominentemente. ¿De qué serviría si dijera “me dijo mi tía la Cuquis que…”? ¡A quién le importa!

    La cosa es que ése no es el punto de su artículo (que lo pueda usar después para montar un ataque contra Twitter y Facebook, eso es otra cosa) sino que estos medios por sí solos no pueden sustituir al periodismo de verdad. O por lo menos eso me pareció.

    Y mi crítica va en relación de ¿por qué atacar a un periodista por decir esto? ¡Es verdad! El periodismo se puede hacer por cualquier medio, sea diario, twitter, teléfono, cablegrama, etc. es lo de menos. Pero no porque yo sea twitero o bloguero y mande de vez en cuando una foto o diga “hace mucho frío hoy” me convierto en periodista. Claro, también hay muchos diarios y noticieros que no hacen periodismo, si no es que son la mayoría, pero eso es otro tema.

    Entonces Ciro dice “hay mucho twitero, pero muy poco periodismo por twitter”. Y sí. Twitear algo que te contaron no te hace periodista. Para eso sería necesario apoyarse en fuentes independientes verificables, cosa que los twiteros no hacen ni tienen por que hacer. Así que lo que dice es cierto ¿no?

    ¿Por qué no manda a dos o tres corresponsales? Aquí empezamos a entrar en el verdadero asunto y es que el periodismo es víctima de una transición tecnológica que no siempre han sabido enfrentar. No puede mandar dos o tres corresponsales porque de aquí a que llegan la noticia ya se fue.

    Twitter habla de cosas que ocurren de un momento a otro. Si te llega por twitter que hay una balacera en tal o cual rumbo y tu corresponsal más cercano se va a tardar seis horas en llegar, pues olvídalo. Si no tienes a alguien en el campo va a ser muy difícil verificar lo que te llega en un instante.

    Y la razón por la que no tiene gente en el campo es porque unos HDP (me dijeron que en neerlandés eso se usa para gente muy cariñosa) los han estado matando y ya no queda nadie que quiera arriesgar el pellejo de esa forma.

    No es que se haya conformado con la versión oficial, por lo menos a mí no me lo pareció, sino que no le quedó de otra. Y de eso es lo que se lamenta, que en esa zona el periodismo ha desaparecido. También se queja que las exageraciones y rumores están a la orden del día en Twitter (que sí lo están, como en cualquier lugar donde las personas pueden decir cualquier cosa: twitter, teléfono, reunión familiar, lavadero, etc.) pero su verdadero problema es que no es posible saber que tan fuerte es la exageración porque la otra única fuente es la oficial y entre esos dos extremos no queda nada.

    Vamos, podría haber un periodista en la zona que mandara fotos y declaraciones por twitter y eso no demeritaría nada su trabajo, al contrario, le agregaría mucho valor por la inmediatez. El problema es que no saldría vivo.

    Y ese es sobre lo que Ciro a fin de cuentas trata de llamar la atención con un título alarmista y nombrando a twitter y facebook para que más gente lo lea (igual que te puse a ti y a isopixel en el título, ¡sorry!)

  • http://alt1040.com Eduardo Arcos

    ajajaja, lo de HDP :)

    No ataco a Ciro, yo escribí ese texto muy molesto porque creo que yaaa estuvo que ataquen a las redes sociales porque aparentemente se mueren de miedo de su crecimiento.

    El dejar el tono enojado y sarcástico en mi artículo fue a propósito. Creo que es buen momento para transmitir esa molestia en abierto.

    Salud y muchas gracias por el excelente debate.

  • Pingback: La otra cara de la moneda « Roberto Baca.net()