El Community Manager es el nuevo Social Media Expert

Mucha gente critica a otra gente que se pone el mote de “Social Media Expert”. La crítica va más o menos así: “¿Quién dice que eres un experto? ¿Por qué te pones así si tienes menos folowers que yo?” etc. Las críticas no son totalmente infundadas, hay mucha gente que cree que por tener muchos followers en twitter o que teniendo cuentas en cuatro o cinco redes sociales del momento ya se es un Social Media Expert.

El problema es que ahora se está oyendo mucho del “Community Manager”. O sea “yo soy un Community Manager”, “requerimos un Community Manager”, “¡éste es un trabajo para el Community Manager!”

En fin, todo mundo se desvive por el Community Manager. El problema es que el Community Manager es el mismo Social Media Expert pero con mejor campaña de relaciones públicas.

Al igual que un SME (ya me cansé) nadie sabe exactamente cuales son las tareas de un CM, ellos mismos se aplican el mote y hay muchos que creen que con un número alto se followers en twitter y perfiles en tres o cuatro redes sociales de moda ya son Community Managers.

El problema no está en como se haga llamar uno u otro, o en la falta de regularización y credencialización de la profesión. El problema está en que muchas empresas siguen creyendo que pueden arreglar sus estrategias y problemas sistémicos contratando a una sola persona (o un equipo pequeño) que sepa utilizar las nuevas tecnologías.

Es decir, llaman a un grupo de alquimistas para transmutar el plomo en oro.

Como muy bien apunta Fernando Polo en su blog Abladías, es el mismo error que se viene dando desde la adopción de las filosofías de calidad en los 70. Uno pensaría que las empresas ya habrían aprendido algo desde entonces, pero no.

El éxito de la participación de une empresa en redes sociales no depende de contratar a un Social Media Expert o Community Manager, sino en crear una estrategia que integre medios sociales a lo largo y ancho de la empresa. Por supuesto debe contar con el compromiso de todos, de la gerencia para abajo, y no verse nada más como una extensión de publicidad o comunicaciones tradicionales.

Muchas empresas han empezado a incursionar en medios sociales pero sólo como una fachada. Es decir, para mejorar el servicio al cliente piensan que es necesario abrir una ventanilla de quejas, pero si las quejas terminan en un bote de basura porque no hay un sistema para darle seguimiento e implementar soluciones, pues puede ser incluso peor.

Para aprovechar las redes sociales en tu empresa busca por crear cambio organizacional primero y a los gurús después.

Por cierto, por si todavía les quedaban dudas, lean nada más el primer párrafo de este post de MarketingNews.es