El engaño de las visitas al sitio

Siempre que se compra algo hay que tener cuidado con los estafadores. Sobre todo cuando se trata de un campo especializado. De Robertobaca.Net

Hay empresas de diseño de sitios de internet que prometen un número mínimo de visitas a un sitio y atraen clientes con la perspectiva de que obtendrán un gran número de visitantes gracias a ese diseño.

Para cumplir con lo prometido estas empresas contratan gente de distintos lados y les pagan por visitar el sitio que ellos mismos crearon. Una simple visita de un puñado de gente y será suficiente para cumplir con la promesa pactada.

Obviamente, como cliente, no es esto lo que se quiere, sino que esos visitantes sean reales y de preferencia clientes potenciales que convertirán su visita en nuevo negocio.

Por eso hay que tener cuidado cuando contrates a una empresa de diseño. Deben ser diseñadores que se preocupen más por la usabilidad del sitio y la facilidad con que los buscadores puedan indexar el contenido que por ponerle efectos visuales al sitio o asegurar un número mínimo de visitantes.

Como cliente también debes tener claros los objetivos que quieres cubrir con una página, no nada más tener un sitio por tenerlo, sino saber que tipo de visitante quieres captar y que mensaje o acción quieres que tomen. Obviamente lo más importante será que el sitio ayude a captar clientes.

Para saber si el sitio está cumpliendo con su cometido, debe saberse que se va a medir e implementar, junto con los diseñadores, maneras de medir estos parámetros.

El número de visitantes tal vez sea el más obvio de los parámetros, pero no necesariamente el más importante ya que necesitamos también saber el perfil de nuestros visitantes y lo que hacen en el sitio para realmente poder saber si estamos llegando a la gente que queremos llegar y si estamos siendo efectivos en nuestro mensajes.

Incluir una lista de correos, ofrecer mayor ayuda a quienes se registren gratuitamente, información gratis, etc. son buenas maneras de obtener información de nuestros visitantes, siempre que nos cuidemos de no caer en prácticas de spam. Además, podemos cotejar estos números contra el número de visitantes para tener mejor idea de la efectividad de nuestro sitio.