La iPad y el diseño web

29-01-2010

Steve Jobs llamó a la nueva iPad “el aparato definitivo para navegar en la web”, algo así. Claro, está por verse que pasará pero lo más seguro es que la iPad se venda muy bien sobre todo en un segmento del mercado más o menos afluente y que de pronto se encontrará con que tiene en sus manos una nueva manera de acceder a la información de la red: desde cursos y videos de gatitos en Youtube, blogs, foros y aplicaciones en línea.

Todo esto tendrá un impacto en los diseñadores y desarrolladores de sitios. Aunque el iPad es un aparato muy flexible con una resolución generosa para un dispositivo portátil, no deja de ser más pequeña que un monitor normal en estos días. Además que se puede voltear para cambiar la orientación.

Por lo que hemos visto en el iPhone esto no será gran limitante pero de todos modos querrás hacer tu sitio adaptable a las diferentes resoluciones del iPad. Por ejemplo, aunque es posible que el iPad haga un zoom automático para meter la página en su pantalla conservando todas las proporciones, tal vez no quieras conservar las proporciones y sea más importante mantener un área con cierto ancho.

O tal vez quieras hacer ciertos elementos y contenido más prominentes en la pantalla del iPad de lo que son en una pantalla de escritorio. Esto implica diseños líquidos y flexibles, el diseñador tendrá que pensar en términos de distintas resoluciones y orientaciones. Es algo que algunos hacían hace un par de años pero con las nuevas funcionalidades de zoom se dejó de hacer. Ahora va a rescatarse.

Afortunadamente el iPad incluye un gran navegador con soporte para HTML5, CSS3 y JavaScript por lo que hacer estas cosas no representará gran dificultad técnica. De hecho, si eres de los que sigue las mejores prácticas de desarrollo web probablemente no tengas que hacer absolutamente nada.

Lo más complicado será cambiar la mentalidad del diseñador, sobre todo aquellos que no entienden bien el medio en que se están desenvolviendo. En más apuros estarán los diseñadores que no saben hacer sitios flexibles o que no se molestan en aprender html (esa cosa que sale cuando le aprietas en vista de código en el Dreamweaver). Si sus clientes se comienzan a dar cuenta que su sitio no se ve bien en el iPad (a ver si friegan igual que como cuando no se ve en IE6) muchos van a tener que ponerse al día de manera acelerada.

Más color de hormiga la tendrán los flasheros. Por flashero no me refiero a todos los desarrolladores de flash, sino nada más a los que todo lo hacen con flash sin consideración por la accesibilidad y usabilidad del sitio.

El iPad, hasta donde sabemos ahora, no soportará Flash. Así que si has hecho un sitio que sea puro Flash o que tenga elementos importantes, como la navegación, hecha en Flash, no se verá nada o será inutilizable para quienes tengan un iPad.

A lo mejor no te importa mucho, pero tus clientes van a estar perdiendo clientes y visitantes, así que no les va a agradar (ok, a los que se den cuenta), y finalmente te va a repercutir.

En las filas de Adobe no están nada contentos y culpan a Apple de la falta de soporte para Flash. No dudo que tengan parte de razón, sobre todo cuando señalan que el iPad no puede ser el dispositivo definitivo para navegar por la red si no soporta Flash.

Para bien o para mal Flash es parte importante de la red y pasará mucho tiempo antes que HTML5 alcance una presencia suficiente para desbancarlo (y que se desarrolle un IDE con el que los diseñadores puedan trabajar de un modo parecido a que lo hacen en Flash).

Adobe dice que no hay por que temer, la versión CS5 te permitirá crear una aplicación lista para iPhone simplemente haciendo click en “Save As…”, pero una aplicación no es un sitio web y habría que ver que tan bien se implementa esta característica.

Por lo pronto los fans de Flash están haciendo trinchera, pero si el iPad es tan exitoso como el iPod a mí me parece que no les quedará otra que admitir derrota y aprender estándares si no quieren ser arrollados por la Appleanadora.

El diseñador británico Andy Clarke está de acuerdo conmigo, por lo menos en la parte sobre el diseño líquido.

Roberto Baca

Escribo cosas de vez en cuando