Los medios sociales no son medios publicitarios

Una de las cosas que debe quedar clara es que los medios sociales no son un medio publlicitario. Claro, puedes anunciar tus productos y servicios, pero sólo dentro de una conversación más grande que ya tengas con tus contactos. Pero en general, los medios sociales no sirven para publicidad. ¿Para qué sirven entonces?

La naturaleza de comunicación a dos vías hacen que los medios sociales sean un excelente método de mercadotecnia. No sólo nos sirve para escuchar los deseos e inquietudes de nuestros clientes, sino también para saber que está haciendo la competencia y para llevar a cabo investigación y desarrollo de nuevos productos.

De hecho las empresas que abren cuentas en medios sociales para hacerse publicidad, abierta o encubiertamente, al final son vistas de manera sospechosa y terminan perdiendo imagen si no se integran y comparten con la comunidad.

Sin embargo, hacer mercadotecnia es mucho más fácil y está bien visto. Dado que gran parte de los objetivos de la mercadotecnia es obtener inteligencia sobre nuestro mercado y nuestros clientes, y que la manera tradicional de obtener esta inteligencia es conversando con ellos, pues ¿qué mejor que los medios sociales para hacerlo?

Si formamos una red de contactos y se nos ve como un miembro honesto de una comunidad, podremos hacer preguntas y pedir favores, como rellenar un cuestionario, o pedir opiniones sobre algo. Lo que es más fantástico, en nuestra red seguramente encontraremos a mucha gente dispuesta a tener entre sus manos un nuevo producto para evaluarlo y opinar, decirnos lo que está bien o mal sobre el mismo. Esto anteriormente costaba miles o millones de dólares, pero con los medios sociales podemos implementar investigaciones de mercados más baratas (aunque no necesariamente mejor controladas).

Esto no quiere decir que no tengamos que hacer nuestra tarea: involucrarnos honestamente en una conversación directa con nuestros clientes y mercado, formar parte activa de las comunidades donde créemos presencia. Sólo hay que tener en cuenta que llegar y tratar de vender algo no va tan lejos como llegar y tratar de conocer. Ya después, los que puedan te echarán la mano.