Nueva Mac Pro ¿renovación de la línea o su fin?

10-06-2013

¿Es el tamaño de la nueva Mac Pro una ventaja para el profesional o lo harán decidirse por algo más con mejor capacidad de expansión?

La presentación principal del WWDC de este año terminó hace un par de horas y entre los anuncios más importantes estuvo el superesperado de una nueva Mac Pro, la computadora choncha de Apple, la más poderosa y sácalepunta de las PCs de escritorio de la manzana.

Ya llevaba un par de años o más que no se renovaba, si acaso una manita de gato en la velocidad del procesador y eso. Mucha gente temía que ya no se renovaría nunca más y que Apple le daría un tiro cualquier día de estos.

Es una computadora muy necesaria por profesionales del video, cinematografía, diseño, etc. que necesitan un megamontón de memoria y harta velocidad de procesamiento para el renderizado.

Pero por fin, después de muchas decepciones, los usuarios pro de Apple tienen algo que alegrarse. La nueva Mac Pro es una bestia de computadora, con dos GPUs, hasta 12 núcleos de procesadores Xeon de arquitectura Sandy Bridge y uno de los SSDs más rápidos del mercado, si no es que el más rápido. Todo esto en un paquetito que es un hito de ingeniería.

El problema es que no se puede expandir internamente. “¿Y eso qué?” se preguntarán, “con el Thunderbolt2 se puede añadir expansión externamente, incluso tarjetas PCIx y coprocesadores para tareas específicas”. Sí, pero hacerlo así significa más cables, más fuentes de poder y más cajas regadas por ahí. En un ambiente de trabajo eso puede llegar a ser bastante importante.

Además, limita mucho el uso que le puedas dar a futuro a tu Mac Pro. Si va a seguir la nueva filosofía de Apple (y lo más seguro es que sí) no podrás cambiarle el disco duro interno, ni CPUs, ni los GPUs. La memoria parece que sí. Cuando necesites más potencia en tu Mac Pro tendrás que cambiar de computadora completamente. Y no van a ser nada baratas. Si solo usas una o dos tal vez no haya problema. Si tienes una granja de renderizado, lo más probable es que sí.

Aún más, al no poderse expandir internamente la Mac Pro se convierte en una iMac sin pantalla. Una iMac muy poderosa, sin duda, pero esencialmente no es diferente. Lo más seguro es que la siguiente generación de iMacs incluyan Thunderbolt2, así que podrán usar todos los periféricos de la Mac Pro. Seguramente serán menos poderosas, no tendrán el mismo CPU ni los GPUs duales, pero la diferencia en precio los haría mucho más atractivos. Podría darse el caso de preferir comprar tres iMacs y echarle montón al renderizado, en vez de una Mac Pro.

O pueden elegir simplemente irse con la competencia. Apple debe recordar que el mercado de la Mac Pro es muy diferente al hogareño o al de la mayoría de los profesionales. En esos casos la filosofía de diseño del todo-en-uno y “Apple hace todo por ti” es una ventaja, pero para la gente que tradicionalmente necesita una Pro puede ser más un obstáculo.

En fin, todavía falta mucho por conocer, la Mac Pro no ha salido al mercado y está por verse el precio, que tal funciona en la vida real y si en verdad no se podrán cambiar las partes.

Roberto Baca

Escribo cosas de vez en cuando