Otro muerto

El propósito declarado de Google es digitalizar al mundo y hacer una versión catalogable, indexable y accesible del mismo. Y cuando dicen “al mundo” quieren decir “al mundo”, o sea, todo.

Uno de los esfuerzos de esta digitalización y catalogación es “Street View” o “Vista de calle” que añade a los mapas la capacidad no sólo de ver el plano de una ciudad a vista de pájaro, sino bajar aún más hasta la banqueta y ver esa calle como si uno estuviera ahí.

En esta digitalización Google es testigo y no actor. Registra mudamente, sin juzgar ni alterar salvo cuando se ofende a las “buenas costumbres” o cuando se trata de proteger la privacidad de las personas. Así en Street View se ha captado de todo lo que pasa en la calle, desde gente meando hasta accidentes y autos incendiándose.

En todo esto el coche de Street View es testigo, no actor (bueno, algunas personas lo corretean para salir en la foto). Simplemente absorbe lo que está pasando y lo devuelve como un espejo. Es tan imparcial que ni siquiera se hace a un lado cuando se le atravieza un venado.

Es así que se puede considerar a Street View como un reflejo más o menos fiel del país que está registrando, que es lo que Google pretende ser. Hace unos días se presentó Google Street View para México, con lo que nuestro país puede ahora verse reflejado en este servicio.

Y de las cosas que Google captó por nuestras calles está… un muerto. Una persona que parece tener algunos años, famélica, con ropas raídas y las marcas en el cuerpo que hablan de una vida de desesperación, lucha, hambre y pobreza. En resumen, como la que viven 40 millones de mexicanos.

El muerto en la calle, al fondo un anuncio político

Está muerto tirado en la calle, tal vez murió de hambre, de sed, de calor, o alguien lo mató por diversión. Lo que es seguro es que murió de miseria. ¿Podría estar dormido? Al pleno sol de Monterrey, lo dudo. ¿Podría estar borracho? Tal vez, aún así esto refleja el mismo problema. Este es un reflejo de lo que somos, un país donde la gente muere en la calle de manera anónima a unos metros de una gran vía rápida, entre unos departamentos del Infonavit y una ciudad perdida.

Al otro lado de la vía rápida se ve un anuncio de Francisco Elizondo pidiendo que se vote por él para gobernador. No sólo nos da una idea de la fecha aproximada, sino también una idea de lo que pasa en México: los poíticos sonrientes, planos, acartonados y sin nada tras la frente mirando impávidos mientras la gente muere frente a sus ojos.

Google Street View apenas ha tomado una microrrebanada de lo que es México. Como una muestra pequeñísima de lo que es el total del organismo. Y ya encontró un muerto. Esto nos habla de la extensión del problema. ¿Cuántos más descubrirá Google? ¿Tendremos valor para aceptar y enfrentar nuestra realidad o vamos a pedir cobardemente que se retiren las fotografías? Yo apuesto por lo segundo.

Actualización Septiembre 2011

Efectivamente ese lugar ya fue retirado de Google Street Maps. Los muertos siguen ahí.