Una pequeña esperanza para la fibrosis quística

Una terapia genética para curar la fibrosis quística ha producido por primera vez resultados pequeños pero medibles. En algunos casos se logró detener el avance de la enfermedad e incluso revertirla un poco.

Todavía no es una cura, los resultados son variables y no está lista para su uso generalizado, pero es un pequeño paso hacia adelante.