Google vs China ¿perderá alguien?

Ayer Google anunció que ya no aguanta las ojetadas de China. El gobierno de la República Popular no es de lo más abierto a la crítica o a las expresiones invidiuales de opinión, religión o alguna otra ideología que atente contra la unidad nacional. Para evitar que las ideas del internet contaminen la mentalidad de los chinos crearon desde hace algunos años el Gran Cortafuegos Chino (algo así como la Gran Muralla China pero con puertos e IPs) y obligan a las empresas occidentales a filtrar y bloquear ciertas páginas o sitios enteros.

Cuando Google entró a China una condición para poder operar fue la de que bloqueara ciertos resultados de búsquedas que resultaran nocivas para la ideología del partido, por ejemplo la masacre de Tiananmen, las revueltas en el Tíbet, las actividades del Falun Gong, etc. Google accedió a cumplir con la condición porque, razonaban ellos, la alternativa sería que los chinos no tuvieran acceso a ninguna información.

Pero China no se ha conformado con el simple bloqueo. El celo del partido (o de partidistas muy cumplidores con su deber) ha ido más allá y desde hace tiempo quieren saber quienes están haciendo búsquedas subversivas y tener acceso a las cuentas de correo de personas sospechosas de ser radicales pro-occidentales. Google siempre se ha rehusado a cruzar este límite (aunque Yahoo! lo hizo) pero a cambio han sufrido constantes ataques tratando de meterse a estas cuentas.

La gota que derramó el vaso ocurrió el mes pasado cuando Google detectó un ataque muy profundo y sofisticado que resultó en “el robo de propiedad intelectual” y la puesta en peligro de algunas (pocas) cuentas de correo. Así que Google dice que ya no están dispuestos a acatar las condiciones de China y que están considerando si seguir ahí o no.

Aunque esta acción ha sido muy aplaudida como defensora de los derechos humanos la verdad es que Google no hace mucho negocio en China, hay buscadores mucho más populares ahí. Y si le agregamos que en una de esas les pueden robar la receta secreta que usan para clasificar los sitios, con eso de que a los chinos casi no se les da el hacer copias, pues podrían perder todo su negocio.

Así que, muy valientes, muy valientes, así lo que se dice “oh, ¡pero qué valientes!” pues no son tanto. A final de cuentas su negocio se va a ver muy poco afectado y puede ser más arriesgado permanecer en China que irse.

Por el otro lado ¿cómo afectará esto a China? Pues en nada. Ellos tienen el control de la información hacia adentro y la gente casi no usa Google. Los únicos afectados serán los usuarios de servicios de Google que tal vez dejen de tener acceso si China decide bloquearlos.

Hillary ya está tomando cartas en el asunto, dice que lo va a ver, pero es improbable que los Estados Unidos tomen medidas fuertes, financieramente a los Estados Unidos no les conviene enojarse con China, así que no lo harán. Bueno, a lo mejor farfullan un poco sobre derechos humanos o libertad de expresión, pero nada más.