Nuevos cambios en Facebook ¿Cómo afectarán a la página de tu marca?

Hace un rato Facebook dio a conocer los cambios al muro que va a empezar a introducir a partir del día de hoy gradualmente. Cualquier día de estos te vas a encontrar con que tu muro está cambiado. Puedes ver como va a quedar.

Lo más notorio es el lugar preponderante que ocupan las fotografías y videos en el nuevo muro, todo está hecho para darle más enfoque a las imágenes.

Los cambios en el muro de Facebook

Así se verá el muro de Facebook una vez que te hayan hecho los cambios.

Otro cambio menos notorio pero que va a afectar más a las empresas que tengan una página es que ahora aparecerán separadas. Los usuarios verán primero lo de sus amigos y si hacen clic en la parte derecha entonces verán lo que han puesto las páginas que siguen, ya sean marcas, celebridades o algo más.

Creo que hay dos razones para esto: la primera es que la verdad a la mayor parte de la gente no le interesa mucho lo que digan las páginas, aunque le hayan dado “me gusta”. Les interesa más lo que digan sus amigos y familiares. La segunda es que muy probablemente el contenido promocionado siga apareciendo en el muro de los usuarios, así que es un “incentivo” para que las empresas le paguen a Facebook por hacer sus contenido más visibles.

¿Qué más pueden hacer las empresas además de pagarle a Facebook? Lo más importante es crear un grupo pequeño pero comprometido de usuarios a los que realmente les guste la marca. Fans de verdad, no nada más gente que le ha dado “me gusta” a la página, eso ahora es más irrelevante que nunca.

Para hacerlos comprometidos hay que buscar mantener un diálogo con ellos, saberlos escuchar y actuar en base a lo que nos digan; hacerles ver que están tratando con una página de personas, no una marca incorpórea en algún lugar del universo. Y hacerles favores, porque al final de cuentas les vamos a pedir un favor: que compartan nuestro contenido y nuestros mensajes.

Lo que me lleva a la segunda cosa que debe hacer una página: crear contenido que los usuarios quieran compartir. Y no me refiero a fotos con frases cursis o con gatitos, que sí se comparten bien pero no llevan nuestro mensaje. El contenido debe ser bien pensado para que vaya de acuerdo con lo que nuestra marca quiere dar a conocer y las acciones que queremos que los usuarios tomen.

Lo importante no va a ser medir los “me gusta”, será de más relevancia el porcentaje de fans que comparten nuestro contenido y el porcentaje de fans que mantienen un diálogo con nosotros. Y fíjense que digo el porcentaje, no el número total, porque es mejor tener un puñado de buenos seguidores que un ejército de gente a la que no le importas.

El de los anuncios en medios sociales

Según el señor Glenn Fogel, alto ejecutivo de Priceline, anunciarse en medios sociales es una pérdida de dinero y recomienda mejor crear una experiencia y que pueda ser retransmitida por los medios sociales.

Tiene razón, en varias cosas. Los medios sociales no son un simple medio para anunciarse y ya. Tampoco es cosa de contratar un community manager y ya está. Implica muchas más cosas, estrategia, planificación e inversión para poder sacar provecho de ellos.

Una entrevista muy reveladora con los creadores de @oldspiceguy

La publicación en línea FastCompany conisiguió una entrevista con el equipo que está detrás de @oldspiceguy, una campaña muy exitosa que ha conseguido viralizarse como nada nunca antes y que está causando revuelo en estos momentos.

Esta campaña es algo imprescindible para cualquiera interesado en marketing online, “community managers”, “social media experts” y demás curiosos. Seguro que va a ser caso de estudio en el futuro en las universidades que toquen estas materias.

8 cosas a evitar cuando construyas tu comunidad

Construir una comunidad participativa que le agregue valor a tu sitio y se convierta en un punto focal para gente que quiere compartir e informarse sobre un tema, es algo que no se da de la noche a la mañana y requiere mucha dedicación y trabajo.

Por supuesto, el camino no es fácil y hay muchos problemas potenciales. Leah Betancourt escribió un excelente artículo para Mashable sobre 8 cosas que debes evitar.

Les recomiendo que lea el artículo completo, pero los puntos que me parecen más importantes son:

1. “¡Hola! ¿Hay alguién ahí… ahí… ahí… ahí…?” No hay nada peor que sentir que se está hablando con una pared o como loquito en una esquina del parque sin que nadie haga caso. Si quieres que los miembros de tu comunidad respondan y se involucren, respóndeles e involúcrate con ellos. Por lo menos dales una señal que los estás escuchando. Varios sitios van más allá, por ejemplo, haciendo una lista de las mejores participaciones, resaltando debates, presentarlos de alguna manera especial. Todo eso contribuye a que tus miembros sientan que sí están logrando algo.

5. No trates de estar en todos lados. Hay como 730 mil millones de sitios sociales, es imposible abarcarlos todos. En vez de meterte a todos lados, concéntrate en los que son más importantes para tu estrategia, en los que ya tienes presencia. De esa manera puedes hacer algo importante en esos sitios en vez de acciones blandengues y nada memorables en cientos de lugares.

6. No apoyar internamente al Administrador de Comunidades. Ya saben que me choca usar términos en inglés cuando se puede usar el español, me refiero al Community Manager. Si éste no tiene el apoyo de la directiva, si sus acciones en la comunidad, sus recomendaciones, lo que escucha, lo que transmite de la empresa a la comunidad y viceversa, cae en oídos sordos, no llega a ninguna parte, se toma como juego por los altos directivos, entonces tu comunidad va a mandar a tu empresa… pues bastante lejos. Debe haber apoyo y compromiso de la directiva con la comunidad, no simplemente algo pasajero o que se hace porque está de moda.

Los puntos de Leah son muy interesantes y me parecen bastante válidos ¿Qué opinas de ellos? ¿Te parece qué hacen falta más recomendaciones?

Las organizaciones civiles y los medios sociales

Una parte importante de la sociedad pero de las que se suele hablar poco son las organizaciones civiles dentro de las que considero cosas como organizaciones no gubernamientales, asociaciones civiles, sin afán de lucro (non-profits, que les dicen en inglés) y otros variados movimientos con más o menos organización conformados por personas sin puestos públicos pero que se unen para un fin de bienestar común o mejoramiento de la comunidad.

En México recientemente vimos el caso de un movimiento llamado #internetnecesario que se organizó espontáneamente y esparció a través de los medios sociales. Este movimiento surgió de la oposición a la propuesta de gravar el acceso a internet y comenzó con la creación de un hashtag en Twitter que la gente podía compartir y seguir fácilmente, aportando cada uno sus ideas o simplemente anexándose al rechazo al gravamen.

Lo interesante es que este movimiento no se quedó nada más en Twitter, sino que se extendió a otros medios, algunos en línea como blogs, podcasts y páginas en Facebook pero incluso en los tradicionales: hubo cobertura de periódicos y televisión, nacionales y de otros países. Además hubo por lo menos una reunión masiva de simpatizantes del movimiento y fueron incluso recibidos por un comité del Senado del país, cosa que muchos no logran con marchas, huelgas y tomas de carreteras.

Esto destaca un par de cosas: lo mucho que pueden servir los medios sociales para organizar y difundir un mensaje o un movimiento social y, lo más importante, convertir esta organización en acciones reales fuera del mundo virtual.

Sin embargo no en todos los casos la organización será igual. El caso de #internetnecesario es muy particular porque era sobre un tema muy específico y concreto, con un tiempo de acción muy corto (hasta que se votara esa iniciativa, que fue esa misma semana). La mayor parte de las organizaciones civiles suele tratar temas más amplios durante periodos de tiempo largos que piden más de la gente.

Aún así se pueden usar los medios sociales de forma muy efectiva de dos grandes maneras:

1. Difusión de la problemática. Puedes usar herramientas sociales como poner una página en Facebook o crear un blog para informar sobre la problemática que estás tratando de resolver y pedir a la gente que también informe a otros.

2. Acciones concretas. De vez en cuando tendrás necesidades muy concretas para las que necesitarás pedir ayuda a otros. Para esto podemos usar medios más inmediatos como Twitter y correo electrónico, pero debemos ser capaces de identificar exactamente lo que le vamos a pedir a la gente y cuanto tiempo lo haremos.

3. Organización interna. Mediante herramientas como crear tu propia red social en Ning, mantener listas privadas de Twitter, calendario compartido de Google Calendar, o un wiki puedes mantener contacto con voluntarios o miembros permanentes y organizar eventos, crear una base de conocimientos, recibir propuestas y hacer más eficientes tus operaciones.

Cada caso y organización es diferente, pero hay muchas herramientas cuyos beneficios vale la pena considerar a la hora de planear la estrategia para difundir y hacer crecer tu movimiento.

¿Qué otras ideas se te ocurren? ¿Has usado alguna de estas herramientas como asociación civil? ¿Tienes un movimiento en mente y quieres usar algún medio social? ¡Ponlo en los comentarios!

UXExchange: Comparte tu experiencia en UX

UX Exchange es un sitio de preguntas y respuestas, del tipo de Yahoo! Respuestas pero con menos preguntas de chicas adolescentes queriendo saber si es posible que estén embaradas.

De hecho es un sitio orientado hacia profesionales en arquitectura de información, usabilidad, accesibilidad y diseño de interacciones. No parece tener mucho tiempo y la comunidad no es muy grande, pero eso no es necesariamente malo ya que las preguntas y respuestas son de muy buena calidad. Podría haber más y espero que en el futuro así sea sin que se pierda la calidad.

¿Necesitamos servicios en español?

Por supuesto.

Recientemente con el caso de birddi, la copia el plagio de Twitter en español, algunas personas se han cuestionado si realmente es necesario un servicio de Twitter que sea exclusivamente en español.

Algunas de estas opiniones han ido en el sentido de que hay que ser ultranacionalista, ignorante o retrógrada para querer un servicio en español. Estas opiniones son realmente de pena ajena y demuestran el poco contacto con la realidad que tienen algunas personas.

En Hispanoamérica habemos unas 300 millones de personas cuyo principal idioma es el español. Muchas de estas personas también hablamos inglés (el idioma más usado en la red) pero la gran mayoría no, o no lo hablan con la suficiente soltura como para usar un servicio en línea, opinar, comprar, suscribirse o explotar en plena capacidad.

Lo conveniente o no que sea que hablemos más de un idioma es harina de otro costal. Aunque sea lo ideal no vas a lograr que todos ellos usen el inglés de manera fluida de la noche a la mañana. La realidad es que la gran mayoría de los hispanoamericanos se sienten mejor hablando su lengua materna y tener que hablar o escribir en inglés o en otro idioma representa una barrera de entrada real para usar un servicio.

Si realmente queremos democratizar y tener una red verdaderamente abierta que una a todo el mundo, necesitamos tener servicios en español, o por lo menos interfaces en español que nos los permitan usar en la lengua materna. Y, obvio, en francés, catalán, vasco, quechua, maya y rarámuri.

Esto no quiere decir que todos los servicios deban estar en todos los idiomas, sino que sí es váido y hasta necesario que surjan proyectos para clonar o reproducir (pero no plagiar, eso es otra cosa) servicios ya existentes con una orientación a un mercado o un idioma específico. Incluso personajes angloparlantes tan importantes como Jimmy Wales están de acuerdo en esto.

No quiere decir que nos aislemos o que ignoremos el mundo más allá de la hispanidad. Al contrario, al proveer acceso a la información existente en la red en idiomas ajenos al español estamos contribuyendo a que esas personas que hasta ahora han tenido la barrera del idioma puedan contribuir a la creación de contenidos y también asomarse a lo que existe más allá.

Y les recuerdo a los críticos que lo que existe más allá no está sólo en inglés. A quien me diga que los contenidos producidos en francés, chino o ruso no importan le puedo decir con toda seguridad que es un idiota. Muchos de estos contenidos no tienen accesos desde otro idioma, y no son menospreciables por eso. Igualmente, el que exista una red en ruso no impide que los rusos usen servicios en inglés.

Aunque birddi es un plagio descarado el esfuerzo y la intención no dejan de ser respetables. En el caso de específico de Twitter tal vez sea mejor crear un cliente o interfaz en español que usara el API de Twitter en vez de crear una red social separada, pero eso no quiere decir que una red en español no sea necesaria.

¿Qué opinas? ¿Español o sólo inglés?

Democracia, votos nulos y abstenciones

En México no es noticia que los políticos son unos inútiles. Sin importar el partido todo mundo sabe que lo que impera en el sistema es la corrupción, compadrazgos y canonjías.

Tradicionalmente durante las elecciones el abstencionismo sale como ganador indiscutible. A la gente no le interesa salir a votar cuando ninguna de las opciones es buena y de todos modos no va a cambiar nada.

Sin embargo el hartazgo de la población esta vez se está expresando de una manera algo más curiosa. En vez de no votar ahora ha surgido un movimiento para ir a votar y anular el voto. Es decir, rayar completamente la boleta, votar por todos, votar por ninguno o escribir bonitas poesías sobre la autora de los días de los candidatos a los puestos de elección.

Esto, obviamente, no va a servir de nada porque aunque los inconformes hayan expresado su inconformidad, en la práctica no hace ninguna diferencia: seguirá ganando quien tenga más votos contados, aunque sean dos. Y los escaños proporcionales seguirán asignándose conforme a porcentajes de votación.

¿Cuál es la solución entonces? ¿Votar? ¿No votar? Bueno, el problema de verdadero fondo, queridos mexicanos, son ustedes. Sí, usted, señor, señora, señorita, estudiante, ama de casa, ingeniero, mecánico, bloguero, twittero, etc. Lo que pasa es que en México la participación democrática se reduce simplemente a votar el día de las elecciones, si acaso, y se olvida todos los demás días.

A ver ¿cuántos de ustedes sabe el nombre de su diputado federal? Ya ni digamos del estatal. ¿Cuántos de ustedes se ha preocupado por enterarse que leyes se van a discutir durante el periodo de sesiones? ¿Quiénes saben cuando se van a votar las propuestas de ley? ¿Cuántos le han escrito una carta a sus representantes para hacerles saber su opinión sobre cierta ley e instruirle a votar de tal o cual modo? Apuesto que ninguno. Apuesto que la mayoría de ustedes ni siquiera se ha molestado por saber como han votado sus representantes. Y no me digan que no puedes, si están leyendo esto es porque tienen internet y pueden visitar los sitios de la cámara de diputados, de senadores, leer el Diario Oficial y visitar su legislatura local.

Más aún ¿cuántos de ustedes coopera o hace algo por su comunidad? Ya sea como voluntario en alguna organización, asistiendo a las reuniones de su cabildo municipal cuando sea posible, buscando informar u organizar o apoyando alguna camapaña o presentándose para un puesto de elección popular en su comunidad, inscribiéndose a un partido (o más de uno, total, no revisan). Apuesto que muy pocos.

“Oh, aprovecharon tal o cual cosa para pasar la ley de la tolerancia a las drogas” ¡Mentiras! Esa ley llevaba meses discutiéndose pero nunca tuviste curiosidad de enterarte. Aunque se informó por diarios y periódicos cuando se presentó te valió madres. No tienes excusa.

“Oh, construyeron una superhipermegatienda junto a la zona arqueológica y jamás nos preguntaron” ¡Mierda! Los permisos se tramitaron desde años atrás y todo ha estado en el registro público desde entonces. Que jamás te hayas preguntado que estaba pasando y ni se te ocurre darte una vuelta por tu cabildo sólo es atribuible a tu desinterés.

Es cierto, los políticos en México son unos hijos de su chingada que a la mínima oportunidad te la van a dejar ir, sin miramientos y sin lubricante. Pero, y si sabes eso ¿por qué insistes en vivir tu vida dándoles la espalda?

Es decir, queridos mexicanos, se han olvidado de la parte más importante de la democracia que es la participación cívica. Somos ciudadanos todos los días, no nada más cuando hay elecciones. Como tales tenemos obligaciones todos los días. Una de esas obligaciones es estar siempre atentos a lo que están haciendo nuestros representantes, exigirles y hacer valer el principio del poder emanado del pueblo. No necesariamente con marchas o manifestaciones, que son medidas extremas, sino tambén con métodos más institucionales pero no por eso menos efectivos, cambiando cosas poco a poco empezando en nuestra colonia. Ya lo demás vendrá después.

¿Votar o no votar? ¿Anular mi voto o elegir al menos peor? La verdad, hagan lo que se les hinche la gana, pero no sean ciudadanos nada más de ese día.

Consiguiendo suscriptores

A veces podemos tener visitantes que simplemente pasan por nuestro sitio y se van sin dejar huella, ¿cómo hacerlos miembros de nuestra comunidad virtual? De Robertobaca.Net

Una amiga comentaba que su sitio recibía varias visitas al día, pero que sus visitantes no se registraban, simplemente pasaba de largo y preguntaba como podría hacer para que se registraran y se unieran a su comunidad virtual.

En los Estados Unidos hay un dicho muy cierto que dice “puedes llevar el caballo al río, pero no lo puedes hacer tomar agua”. Y lo mismo pasa con los sitios de internet y las comunidades virtuales, puedes atraer visitantes, pero no puedes obligarlos a convertirse en participantes.

Lo que se puede hacer es que vean más atractiva la oportunidad de convertirse en miembros de la comunidad, tienes que ofrecer algo a cambio de su información para registrarse, ya sea la oportunidad de hacer preguntas, de obtener puntos, mayor contenido, descuentos en tu tienda virtual, etc. Debe estar claro que los miembros de tu sitio van a ganar algo que los otros no.

Pero tampoco lo hagas tan cerrado que sea una obligación registrarse antes de poder ver contenido útil, eso simplemente ahuyenta y desanima a los visitantes que lleguen a pararse por ahí. El ofrecer contenido gratuito les va a permitir ver y probar lo que hay en el sitio y así saber si será útil para ellos el unirse o no. Si no ven nada no se van a molestar en poner sus datos y se van a ir.

No hagas el proceso de registro tedioso y largo, sino lo más sencillo que puedas. Si necesitas información detallada de ellos dales la oportunidad de empezar a llenar sus detalles y continuar más tarde. Recuérdales mantener actualizado su perfil y diles los beneficios que obtendrán. Claro, no todos los sitios necesitan un perfil extenso de sus usuarios, de hecho mientras menos información necesites sobre ellos, mejor.

Dales libertad, lo que hace verdaderamente atractiva a una comunidad es que los usuarios la sientan verdaderamente como suya y para eso deben sentir que son libres de publicar y actuar dentro de los límites de comportamiento que estarán claramente expresados. Eventualmente los moderadores deberán provenir de los mismos miembros de la comunidad y deben esforzarse por mantener cierta disciplina y explicar sus razones cuando haya que castigar a algún miembro. De esa manera los participantes no sentirán que se les está censurando injustamente y los más se ajustarán a las reglas.

Estos son unos pocos consejos que le di a mi amiga. Estoy seguro que se pueden hacer muchas más cosas para hacer a una comunidad atractiva y participativa. Lo importante no es darse por vencido, ya que echar a andar una comunidad virtual es cosa de mucho trabajo y lleva su tiempo.