Como promocionar tu sitio sin caer en malas prácticas

¡Nuestro sitio es fabuloso! ¿Verdad? ¡Es tan fabuloso que todo mundo debe conocerlo, así que voy a poner la dirección a mi sitio en todos lados y voy a decir que tan fabuloso es! Para tener más éxito voy a crear múltiples cuentas en un montón de lados para comentar la fabulosidad de mi sitio.

Uno de los primeros errores en los que se cae cuando quieres dar a conocer tu sitio es lo anterior: ponerlo en todos lados y crear cuentas falsas para darlo a conocer. Es una práctica muy nefasta llamada “astroturfing” (por el pasto artificial que ponen en algunos estadios).

Puede funcionar durante algún tiempo, pero casi siempre el engaño acaba por ser descubierto y quien lo hace pierde muchísimos puntos de confianza y credibilidad en su público.

Entonces ¿qué podemos hacer que funcione y que nos gane la confianza de nuestros clientes?

Hay varias cosas que se pueden hacer de una forma ética y responsable. He aquí una serie de pasos:

1. Identifica a quien sí le interesa. Todo producto o servicio, por muy superfabuloso que sea, no le interesa a todo mundo. Hay un montón de gente a la que no le importa. Así que lo primero que hay que hacer es identificar a quien sí le interesa, crear un perfil de tu cliente ideal y así sabrás a que tipo de audiencia dirigirte.

2. Busca donde se está reuniendo esa gente. Una vez que puedes definir el grupo de gente al que te quieres dirigir puedes empezar a buscar foros, sitios y otros tipos de comunidad que han sido formadas por este tipo de personas o donde ellas se reúnen.

3. Únete a las comunidades establecidas. No tengas miedo en comenzar a participar, pero ten cuidado, antes de poder ofrecer tu servicio debes convertirte en un miembro de la comunidad. Escucha primero y participa contestando preguntas, opinando en conversaciones o contestando en twitter, pero hazlo como persona, ofreciendo algo útil y de valor. Tus primeras participaciones no son el lugar para promocionarte. Sin embargo sí usa tu perfil para contar sobre tu empresa, producto o servicio. Una mención discreta en la firma (en el caso de los foros) también es aceptable.

4. No promociones, ayuda. Una vez que eres conocido entre la comunidad y tienes cierta credibilidad y confianza, no tengas miedo de contactar directamente a los usuarios que veas que puedes ayudar con tu producto. No trates de vender sino de ayudar: “Vi que tienes este problema, te puedo sugerir tal y tal” En vez de “¡Cómprame! ¡Esto está chidísimo!”

5. Ante todo se trata de personas. No veas a los miembros de tus comunidades como clientes, consumidores o mercado meta. Son personas antes que nada, trátalos como tales y tendrás muy buenas relaciones en todos sentidos.

¿De qué tipo es tu comunidad?

Para poder llevar a cabo una estrategia inteligente de redes sociales debemos definir no nada más quienes formarán parte de nuestra comunidad, sino también el tipo de comunidad que queremos formar (o que se ha formado).

Nick Milton reconoce cuatro tipos de comunidades:

1. La comunidad de practicantes. Estas son personas que están en la comunidad porque está directamente relacionada con lo que hacen. Pueden ser diseñadores, geólogos, músicos, etc. y se unen a la comunidad para hablar de diseño, geología o música, cosas relacionadas directamente con su actividad profesional.

2. La comunidad de propósito. Estas son las comunidades formadas por una organización con un objetivo en común. La comunidad se compromete a ciertas entregas y actúa como un equipo de trabajo. Están por razones profesionales y la participación no siempre es voluntaria.

3. La comunidad de interés. Las conforman personas que tienen un interés en común, por ejemplo, una banda de rock, un pasatiempo, un producto o marca, una película, etc. Los miembros están ahí para recibir información de su objeto de interés y compartir experiencias.

4. Las comunidades sociales. Estas no tienen otro propósito más que establecer y fortalecer lazos sociales. La participación es completamente voluntaria y los miembros pueden indicar con quien compartir o de quien recibir información.

La distinción es importante porque de ella dependerá cual es la mejor manera de acercarnos e interactuar con los miembros de una red. Asimismo, si queremos formar una comunidad alrededor de nuestro producto, es importante saber si el tipo de comunidad que queremos crear corresponde a quienes queremos como audiencia principal para nuestros mensajes.

¿Estás de acuerdo con esta división o crees que sea irrelevante?

Si yo fuera disquera…

Si yo me dedicara a editar álbumes musicales y quisiera conservar mi negocio en estos días de banda ancha y torrents, esto es lo que ya hubiera hecho:

  1. Digitalizar todo mi catálogo.
  2. Eliminar las divisiones geográficas entre mercados.
  3. Lanzar canales de música donde se pueda escuchar mi catálogo con la opción de compra.
  4. Formar comunidades en torno a esos canales.
  5. Comercializar directamente a esas comunidades.
  6. Desarrollar productos y contenido extra para complementar mi catálogo.

En fin, a ver si un día los ejecutivos y los genios de mercadotecnia se ponen las pilas.

Cosas que los negocios deben hacer ya en medios sociales

Todo negocio actualmente debería estar involucrado ya de un modo u otro en medios sociales (o social media, como quieran) pero no se puede hacer todo al mismo tiempo, sobre todo al inicio. De hecho no se debe tratar de hacer todo al mismo tiempo porque lo más seguro es que se hará mal.

Lo mejor es concentrar esfuerzos en una sola cosa hasta tenerla más o menos segura y de ahí ir avanzando paso a paso a otras cosas, pero siempre con una estrategia para guiarnos y un objetivo en mente.

Chris Brogan comparte cinco cosas con las que los dueños de pequeñas y medianas empresas pueden empezar para poner un pie dentro de los medios sociales.

Las cinco cosas son:

1. Crear un blog. Si no se tiene, un blog puede ser la herramienta ideal para empezar en los medios sociales. Son una manera fácil de mantener a nuestros clientes actuales y potenciales informados sobre nuestros productos y servicios, así como contestar preguntas, escuchar quejas y sugerencias y fomentar un sentido de comunidad entre ellos y nosotros.

2. Comenzar a escuchar. Haz búsquedas con tu nombre o el de tu negocio o tu marca, mira que encuentras y si hay alguien hablando de ti y como están hablando. Esto te permitirá definir tu estrategia y los siguientes pasos a seguir. Si hablan bien de ti querrás reforzar eso, si hablan mal, pues habrá que averiguar específicamente cual es la queja, como solucionar esos problemas y como resarcir tu imagen.

3. Suscribirte a Twitter O Facebook. Estos dos son las redes sociales con más usuarios y empuje hoy día. La razón por la que no es recomendable empezar por las dos es porque cada una tiene ventajas y desventajas distintas. Dependiendo de tu tiempo y estrategia general te podrá servir más una u otra. En general no sería buena idea repartir ese tiempo entre las dos redes hasta que te hayas consolidado en una. Por supuesto, en el mediano y largo plazo es conveniente considerar las dos.

4. Informa a todo mundo. Pon tu dirección del blog (y twitter o facebook) en tus tarjetas de presentación, panfletos, folletos, bolsas, etc. De esta manera tus clientes serán tus primeros visitantes, sabrán como contactarte y te tendrán en mente más seguido. Ellos mismos se pueden encargar después de pasar esta información a sus amigos.

5. Avanza poco a poco. Una vez que ya tengas un pie adentro puedes comenzar a avanzar más creando nuevos contactos y seguidores en las redes sociales. Invita a tus seguidores a un evento especial, dale descuentos a quienes te sigan o regálales algo. Sé creativo para atraer a nuevas personas y no te limites únicamente a publicidad en línea, también busca atraer a gente usando medios tradicionales a tu alcance.

Esta es una manera en la que puedes introducir a tu pequeña o mediana empresa a los medios sociales. Lo más importante es contar con una estrategia y objetivos claros y buscar la manera en que los medios sociales te pueden ayudar a cumplirlos. Recuerda que es mejor avanzar con pasos cortos pero firmes y bien encaminados.

¿Tienes tú ideas propias o preguntas sobre este tema? ¡Deja un comentario!

5 maneras de atraer a las multitudes

Una de las preguntas que más se hace la gente que no son expertos en medios sociales es “¿Cómo atraigo más visitantes a mi sitio?” o “¿Cómo aumento mis visitas?“.

Los que somos expertos en medios sociales, como tú y yo, sabemos que no es tan importante el volumen de visitantes sino el tipo de visitantes y las acciones de los mismos en nuestro sitio. Sin embargo, los números tienen una cualidad por sí mismos y hay servicios que sólo funcionan con una masa crítica detrás.

Brandon Mendelson detalla cinco maneras para atraer y dar poder a las multitudes en un fabuloso artículo para Mashable. Él opina que existen dos grandes caminos para formar un sitio o servicio exitoso: enfocarse exclusivamente en un nicho muy estrecho y muy bien definio; o darle a todo mundo la habilidad de crear algo, lo que ellos quieran.

A continuación detalla 5 pasos para atraer a las multitudes, los cuales interpreto:

1. Enfócate en la necesidad.

Encuentra una necesidad común y básica para mucha gente y enfócate en satisfacerla. La mejor manera de saber que es lo que necesita la gente es preguntando y escuchando lo que la gente tiene que decir, sobre todo las quejas.

2. Pon a la comunidad primero.

En vez de construir algo basándote en los beneficios que te traerá, hazlo teniendo en mente los beneficios a la comunidad. Esa será la única manera en que un grupo grande de gente encontrará utilidad y obtendrá satisfacción de tu servicio o sitio.

3. Determina tus puntos de contacto.

Busca ser accesible a la gente, utiliza otros medios sociales para que te puedan encontrar fácilmente. Ten en cuenta que esto no significa abrir cuentas a diestra y siniestra, sino elegir algunos servicios que frecuenten las personas a las que quieres llegar y convertirte en un miembro activo.

4. Ponte objetivos claros.

Si no tienes un objetivo definido, no un “Quiero que me visiten 5 millones de personas al mes”, sino del tipo “Quiero que el sitio sea el punto de encuentro para los amantes de las caricaturas” entonces tienes algo claro que lograr y la comunidad tiene algo de que agarrarse para encontrar un hilo común y crecer a partir de ahí.

5. Libera tu creación.

Una vez que tu comunidad ha alcanzado cierto tamaño y lleva algo de velocidad, es momento de soltarla y dejar que avance por su propio rumbo y encuentre su propio ritmo. Es como cuando le enseñas a un niño a andar en bicicleta: al principio se la sostienes, pero cuando aprende a pedalear la sueltas.

¿Qué opiniones tienes? ¿Qué métodos usas para formar tus comunidades?