Victoria 2, bueno al inicio, frustrante al final

Estos últimos días he estado jugando bastante Victoria 2, un juego de estrategia de Paradox, los mismos desarrolladores que nos trajeron Hearts of Iron y Europa Universalis.

Este tipo de juegos es de los llamados “gran estrategia”, es decir, a diferencia de Starcraft o Age of Empires donde puedes controlar batallas individuales, en un juego de “gran estrategia” te concentras nada más en aspectos generales como la economía, la construcción de ejércitos, la política y las relaciones exteriores, dejando la resolución de combates y otros detalles nimios a tus achichingles, es decir, la computadora.

Uno pensaría “¡pero si esa es la peor parte de controlar un imperio!” pero en realidad, si se hace bien puede resultar entretenido.

El problea con Victoria 2 es que, aunque hace muchas cosas bien, al final hay detalles que lo hacen una experiencia muy frustrante.

En la época en la que se sitúa el juego, siglo XIX y XX las guerras están lentamente tomando un lugar secundario, dando paso al dominio por diplomacia y economía. Claro, con el respaldo de un gran ejército.

Empezando por la diplomacia, mientras seas una de las 8 grandes potencias no tienes problema, pero si quieres jugar como una de las potencias secundarias o algún otro país, tus opciones son muy limitadas. No digo que eso no sea como en la vida real, donde los países pequeños están más o menos a la disposición de los grandes, pero no tienes ni siquiera la posibilidad de, por ejemplo, plantar rumores o información falsa para enfrentes a las grandes potencias, o de favorecer a una sobre la otra. Si acaso aliarte con una de ellas cuando otra presenta una amenaza, pero nada más.

En la economías la cosa pinta mejor, tienes a tu disposición mucha información, el problema es que está desorganizada y eres tú quien tiene que buscar donde están los datos más importantes. Por ejemplo, si hay sectores que están creciendo o fábricas que están perdiendo dinero, no tienes manera de ordenar o filtrar la información, sino tienes que ir una por una y tratar de recordar los datos de todas las demás. Así es muy difícil saber que información es importante y elegir la acción más adecuada.

Finalmente está la esfera militar. Tal vez la más frustrante de todas. Como dije antes, en esta época la acción militar empezaba a perder relevancia, pero todavía era muy importante y hasta el momente me he encontrado con dos aspectos que hacen al juego completamente exasperante.

El primero es la manera en que las fuerzas que controla la computadora pueden huír y escabullirse. Es simplemente ridículo. Una vez ataqué a una fuerza de menos de 500 efectivos con un ejército de más de 130,000. Lo que hubiera sido una masacre terminó siendo en pérdidas de cerca de 1,000 efectivos para mí, y unos 400 sobrevivientes para el enemigo, que escaparon y se reorganizaron.

Entiendo que un ejército enemigo pueda retirarse y reorganizarse, pero ¿en condiciones tan desiguales? Y no sólo eso, sino que al final terminas persiguiendo a esta pequeña fuerza de un lado a otro, de un lado a otro, sin poder ganar definitivamente. Nunca se desmoralizan, nunca se desbandan. Si hicieran eso durante dos o tres batallas no sería problema, pero ocho, nueve, o más veces es totalmente ridículo. Y no los puedes dejar porque si lo haces se reorganizarían y al poco tiempo los tendrías de nuevo totalmente reforazados, mientras tú pierdes fortaleza debido a la atrición.

Ese es el problema más grande Victoria 2. Al final lograr una victoria militar se vuelve extremadamente difícil, y por mucho que intentes usar tus armas para imponer tus políticas al final lo más que puedes lograr es mantener el Status Quo.

El segundo problema son los rebeldes. El final del siglo XIX, principios del XX fue importante por el despertar de la conciencia social. Lo que empezó con las ideas liberales, el individualismo y la socialización de la educación del siglo XVIII culminó en grandes movimientos sociales: igualdad, democracia, derechos laborales, sufragio universal, feminismo. En muchos lugares estos dieron lugar a revoluciones generalizadas y violentas. México prácticamente nunca estuvo en paz interna durante el siglo XIX, Francia sufrió de movilizaciones periódicas, España tuvo lo suyo, etc.

Pero el nivel al que lo lleva Victoria 2 es simplemente ridículo. Cada dos o tres años a partir de 1860 hay una revolución generalizada y masiva en todo tu país, sin importar el tipo de gobierno que tengas. Incluso los Estaods Unidos, que a excepción de la Guerra Civil tuvieron un siglo XIX estable internamente, se ve invadido de revoluciones de jacobinos o anarco-liberales.

Y no importa que reformas políticas lleves a cabo, si puedes, porque si los conservadores están en el poder da igual, nunca votan un cambio, por muy mal que esté la situación. De todos modos, si se aprueba un cambio, se subleva otro bando, pero de que hay revolución, hay revolución.

Al final, Victoria 2 pudo haber sido un gran juego de estrategia. Tiene buenas cosas como la diplomacia y el comercio, pero son estos detalles lo que lo hacen un ejercicio de futilidad.

Igual sirve para divertirse jugando con algunas facciones y probar algunos escenarios (por ejemplo México mantiene Texas, Francia ocupa España, Suecia invade Rusia) hasta antes de 1870, pero no lo recomiendo.