La web ha ganado

Uno de los principios de crear sitios web estandarizados es que estos deben ser accesibles, es decir, deben poder utilizarse por cualquier dispositivo o medio que tenga acceso a la web, no poner barreras artificiales a ciertos navegadores o equipos. Esto no quiere decir que funcionen igual, sino que se vean lo mejor posible aprovechando las fortalezas del medio donde se está mostrando.

Bajo este principio muchos de nosotros mantenemos que la “web móvil” no existe, solo la web. Los sitios que no se pueden utilizar en un dispositivo móvil es por estar mal hechos. Las razones por las que se hace mal un sitio va desde la falta de interés del diseñador por usar tecnologías estandarizadas, hasta la ignorancia de los dueños del sitio de que están perdiendo buenas oportunidades y visitantes por no tener un sitio que pueda verlo cualquier persona.

Uno de los más grandes culpables es Flash. Bueno, en realidad no es su culpa, si uno quisiera se podrían hacer sitios con Flash que puedan verse bien en una pantalla pequeña, optimizados para anchos de banda estrechos y se pueden usar técnicas de detección para servir Flash cuando tenga sentido y HTML tradicional cuando no.

El verdero problema es que muchos diseñadores han insistido en recargar sus “sitios” Flash de animaciones, imágenes y sonidos que no tienen razón de ser, dificultando su acceso y limitando su uso a unos cuantos dispositivos y anchos de banda. Todo por entender mal la finalidad de un sitio web.

Por lo mismo el plug-in de Adobe se ha vuelto cada vez más recargado y pesado, más grande, exigente e inestable. Los primeros en declararlo indeseable en dispositivos móviles fue Apple, quienes no lo implementaron en su versión de Safari para el iPhone. Android sí lo implementó, pero a menos que uno vea videos es fácil ver en un listófono Android todas las fallas de un sitio desarrollado en Flash y convencerse que Apple tenía razón: usar Flash en el móvil no tiene sentido.

La mayor parte de los dispositivos con que la gente accedera a la web en el 2015 serán móviles

Y en un mundo en que los dispositivos móviles se están convirtiendo rápidamente en la vía de acceso principal a la web esto es una falla terrible de parte de cualquier interesado en tener un sitio web.

Los últimos en darle la espalda a Flash son los de Microsoft. Windows 8 incluye la interfaz Metro, esta será la manera principal de usar una tableta o laptop con pantalla táctil, incluyendo la navegación por la web. Y el navegador web no puede usar Flash (ni otros plug-ins).

La razón oficial es la seguridad y simplicidad (o sea que esperan que esa interfaz la use gente insegura y simplona… que es lo más probable) y aunque es posible usar Flash si uno cambia la interfaz a la tradicional es casi seguro que la favorita para usar mientras se anda en la calle será Metro.

Ahora más que nunca es cuando los diseñadores que todavía están atados a Flash deben comenzar a aprender tecnologías estándar. Ni modo, van a tener que abrir el editor de texto y aprender HTML5 y CSS3 en lo que llegan herramientas gráficas que estén a la altura. Lo cierto es que ya no van a poder desarrollar el mismo tipo de sitio abigarrado y pesado. Y no nada más por las limitaciones de HTML5 y CSS3, sino también por las nuevas exigencias del medio: pantallas pequeñas, anchos de banda limitados; y el contexto en que la gente va a usar internet: en la calle no tienes tiempo de ver la animación de entrada ni de adivinar la navegación del sitio, simplemente quieres entrar, hacer lo que tienes que hacer y salir. Todo esto mientras estás en un alto, el autobús, en un restaurant o esperando en una esquina.

Este nuevo contexto exige una nueva mentalidad en el diseño y la capacidad de crear sitios que funcionen bajo diversas modalidades (de pantalla, de usuario, de lugar). Hasta el momento la mayor parte de los diseñadores ha demostrado ser muy inflexible, incapaces de pensar más allá del papel y adoptar un medio fluido y alterable por el usuario, siguen atados mentalmente a los viejos conceptos. Lo peor es que luego se burlan de los contadores e ingenieros cuando pueden ser igual de cuadrados o más.

Sin embargo, cada vez más son los verdaderos creativos que están experimentando con código, diseño y casos de uso para construir una web adaptada a esta década (iba a decir al siglo, pero quien sabe que pase en 10 años, menos en 100). Lo que me parece será el primer clavo en el ataúd de Flash y el diseño web “tradicional” (el ataúd lo construyeron los móviles, pero falta clavar la tapa y echarlo al hoyo) es el nuevo sitio del Boston Globe.

El diseño cambia y se adapta al dispositivo donde se esté mostrando, siempre de manera atractiva y teniendo en cuenta las necesidades de quien lo está leyendo. Intenta cambiar la ventana del navegador para que veas a lo que me refiero. Ethan Marcotte de hecho fue quien propuso por primera vez el concepto de “diseño responsivo” para describir este conjunto de técnicas y el Boston Globe es el primer sitio de gran tráfico que lo implementa. Aún más, este sitio se va a convertir en la “app” móvil para el periódico quienes podrán comercializarlo en cualquier plataforma sin gastar más o pagar derechos de piso por estar en la App Store.

Con esto solo los más recalcitrantes seguirán aferrados a Flash, ocultando a sus empleadores la verdad: Flash en la web está muriendo, excepto algunos casos de uso muy específicos usar Flash es una desventaja. Y esos casos disminuyen a cada instante.

Así que si eres “creativo” aferrado al Flash o “diseñador web” que no sabe que es CSS, ahora es el momento de empezar a aprender. Te quedan uno o dos años antes que tu especialización se vuelva un lastre, todavía estás a tiempo.

Nueva manera de promocionarse en Facebook

Esta aplicación está bastante interesante. Si eres un diseñador web con una cuenta de Facebook puedes añadir la aplicación My Web Portfolio el cual es como un repositorio de los sitios web que has diseñado. En la página principal de la aplicación aparecen un sitio al azar (de entre todos los metidos por los usuarios de la aplicación), los últimos sitios agregados, los más vistos y los más prolíficos.

Como herramienta de promoción no me convence mucho, ya que cosas como esta rápidamente se ven sobrepobladas, se crea mucho ruido y es muy difícil hacerse notar. Sin embargo es posible usarla, creo yo, como una herramienta que permita conocer y seguir el trabajo de otros diseñadores, buscar inspiración (¡ojo! dije inspiración, no robarse los diseños de los demás) y mantener organizados los sitios en los que has trabajado.

Se me ocurre que si hubiera una manera de hacer una versión independiente de tu portafolio podría convertise en una buena herramienta para administrarlo y enseñarlo a clientes potenciales. Así como está ahora es una aplicación interesante pero con relativamente poco valor para el trabajador móvil, sin embargo los desarrolladores lo están mejorando activamente y es posible que pronto añadan características de mayor utilidad.

El diseñador web empleable, parte 2. Respuesta a CyberGus

Time Breakdown of modern Web Design

Hace poco más de un mes escribí El diseñador web empleable a manera de comentario al original de Andy Rutledge con el mismo título. El buen Cybergus me dejó un comentario también a raíz del que yo hice en el sitio de Isopixel sobre otros comentarios de una propuesta de trabajo para un diseñador. ¿No es fantástico esto del internet? Sale un post en un sitio, después en otro donde hay comentarios y los comentarios de los comentarios acaban en el otro donde alguien más puede comentar de otra cosa. Es una gran carne asada con cervezas, sólo que sin la carne asada ni las cervezas.

En fin, reproduzco aquí el comentario de CyberGus:

Mmmm no estoy de acuerdo en todo, supongo es bueno, sino no habría discusión.

Yo no se de todo lo que comentas ahí, me sorprendo a mi mismo instalando un blog y metiéndome a mover php o etiquetas de Textpattern.

Creo que alguien que, más allá de diseñador gráfico, puede jactarse de simplemente entender “diseño” a nivel general y tener una idea básica de hacer interfaces usables y saber separar bloques como pensando en componentes de imagen, puede hacer sitios aceptables.

Es importante sin duda comprender las tecnologías… pero habría que delimitar que es saber “lo básico” y qué es ser un Guru… porque lo que he visto en algunas agencias es que a veces requieren que seas “Guru” de todo.

Yo había escrito una contestación como comentario dentro del mismo post, pero salió demasiado largo a mi gusto como para ser comentario, así que lo pasé a esta nueva entrada en el blog. Para seguir comentando sugiero que los comentarios hacia el artículo de Andy vayan en aquel post y los que sean sobre las diferencias entre diseño gráfico contra diseño web y la educación en ambas vayan en éste. O hagan lo que quieran, da igual.

Mi respuesta:

Claro, si estuviéramos todos de acuerdo no valdría la pena tener blogs.

¡Y es exacto! Tú ya tienes una idea de que lo que hay en un sitio web va más allá de la fachada y que el diseñador le puede tener que meter mano al php o a las etiquetas de textpattern de vez en cuando.

Mi preocupación no va por aquellos que hemos aprendido la web por nuestra cuenta casi desde sus inicios, algunos desde el lado visual y otros desde el lado programático, pero finalmente dándonos cuenta de las diferentes áreas que confluyen para hacer un buen sitio y que bien o mal nos hemos tenido que fajar para aprender cosas que no estaban en nuestros planes.

Por ejemplo, yo aprendí el diseño web desde el lado de la programación pero nunca he sido muy bueno con la comunicación visual. En los primeros días de la web eso no importaba tanto, pero conforme fue avanzando la tecnología y la sofisticación de los sitios tuve que aprender ese lenguaje visual, cosas como la importancia del espacio negativo, la tipografía y la ilustración. Pero nunca he sido, ni voy a ser, capaz de crear un sitio que se pueda llamar “bello” aunque por lo menos no van a estar tan feos. Y eso se lo explico a mis clientes y jefes.

Lo que me preocupa son las escuelas de diseño gráfico y sus egresados que no tienen idea de lo que es un sitio web; o quienes consideran que diseñar un sitio es una extensión del diseño gráfico. Y creo que es parte de la razón por la que una agencia quiere que seas gurú en todo (además de querer ahorrar).

Cuando alguien se presenta como “diseñador web” lo que un cliente, agencia, etc. entiende es que puedes diseñar todo el sitio. Es decir, te pedirán “que los visitantes se registren, manden correo y levanten pedidos en el sitio y que los pedidos se manden automáticamente al sistema de ventas”.

Si el “diseñador web” acaba de salir de la escuela de diseño gráfico con apenas una embarrada de Flash y Photoshop, pues lo que va a pensar es “la pucha, pues ni idea”. Y lo que pasa es que diseño web no es nada más la interfaz con el usuario, sino además la funcionalidad y la interacción con el servidor, bases de datos y otras aplicaciones.

Igualmente, un programador que sepa programar en PHP, Perl, Ruby, C++ y lenguaje máquina del Zilog Z-80 no necesariamente va a poder hacer una interfaz atractiva y fácil de usar. Y tal vez ninguno de los dos sepa hacer un sitio que se ajuste a estándares y esté optimizado para buscadores. O teléfonos celulares.

Mi punto es que en las universidades, o los autodidactas, se debe considerar el diseño web como una disciplina en sí misma que combina elementos del diseño gráfico, de la programación de sistemas y de arquitectura de información. Claro, uno puede especializarse en el diseño de interfaces o en el desarrollo de las aplicaciones, pero sin ignorar las otras partes.

Esto es algo que deben entender también las agencias cuando formen un equipo de trabajo y los diseñadores mismos, que reconozcan su especialidad y admitan lo que no pueden hacer.

Creo que salió más larga esta contestación al comentario que el mismo post original; a decir verdad cuando escribí el post sentí que le faltaba algo pero no supe en ese momento como encuadrar todo lo demás.

¡Gracias por tu comentario!

El diseñador web empleable

Andy Rutledge toca un punto importantísimo en su blog, y es el de la empleabilidad de un diseñador gráfico como diseñador web. Andy externa de mucho mejor manera que yo lo podría hacer algo que yo he tenido muchas ganas de tratar, y es el de que ser diseñador gráfico no lo capacita a uno para ser diseñador web. De hecho estas dos actividades a veces poco tienen que ver entre sí.

En El diseñador web empleable Andy se enfoca en la preparación que las instituciones de educación superior dan a los diseñadores gráficos, por que crée él que es deficiente cuando se trata de diseñar sitios web y, lo más importante, las cosas que un diseñador debe conocer como requisitos mínimos para emplearse como diseñador web divididos en cuatro áreas: la interacción profesional, fundamentos de la actividad, comprensión de negocios, y habilidades tecnológicas y del web.

Pienso que Andy ha dado enteramente en el clavo. Muchos diseñadores gráficos piensan que están calificados para crear sitios de internet cuando en verdad no conocen el medio ni sus posibilidades/limitaciones tecnológicas. Es cierto que no es necesario que se conviertan en gurús de programación php o sql, pero una buena comprensión de las tecnologías subyacentes como html y css son indispensables para que una persona pueda considerarse diseñador web. Tristemente veo que poco o nada se toca este punto en las escuelas de diseño. Y triste también que en las escuelas que pretenden enseñar web poco o nada se tocan los principios básicos de diseño gráfico, entre otras deficiencias.

El diseño web debe considerarse como una disciplina separada del diseño gráfico, de la misma manera que el diseño industrial o el diseño de interiores. Las dos requieren de un conjunto de habilidades y conocimientos distintos, en muchos casos apenas relacionados.

A pesar de que se requieren conocimientos de los fundamentos del diseño en partes del sitio, específicamente en la interfaz, tecnologías como la web móvil, lectores para ciegos, RSS, APIs, microformatos, etc. exigen ya que se piense más allá del diseño gráfico a la hora de crear un sitio web. Y conforme la tecnología avance creando nuevas maneras de uso para un sitio web estas diferencias se harán más pronunciadas.

Como elegir un buen programador de páginas web

Hay muchos supuestos programadores de páginas web que crean sitios poco apropiados para sus clientes y que dejan mucho que desear tanto en el aspecto técnico como en el utilitario. He aquí como poder distinguirlos. De Robertobaca.Net

Para elegir un buen diseñador o programador de web pídeles un portafolio y también visita su propio sitio. Verifica que:

  1. No tengan ligas rotas dentro del sitio, especialmente si son ligas importantes.
  2. El sitio sea fácil de navegar y pueda verse bien en cualquier navegador: Explorer, Firefox, Opera, etc.
  3. Desactiva css, javascript y flash. El sitio debe poder usarse todavía, claro, no se verá igual, pero debes poder hacer la mayor parte de las cosas.
  4. Si sus sitios parecen haber sido hechos con plantillas, probablemente fueron hechos con plantillas. No es necesariamente malo, pero hace surgir la duda sobre si serán capaces de crear una solución adaptada a tus necesidades.
  5. Fíjate que valoren más cosas como accesibilidad, navegabilidad, y facilidad de mantenimiento. Si tratan de venderte diseños de flash, o te prometen cosas imposibles como número mínimo de visitantes y productos adicionales, es que no son muy serios.
  6. La agencia o diseñador también debe preguntarte cuales son los objetivos de tu sitio, lo que quieres hacer, quien quieres que la lea, cual es la llamada de acción, etc. Es decir, tienen que buscar la mejor manera de ayudarte y para eso tienen que conocerte.

Sé que suena tonto, pero en más de un sitio de “diseñadores” me he encontrado con uno o varios de los puntos de arriba. Contratar uno de ellos nada más te costará dinero.

No es necesario que un programador use las últimas técnicas de Ajax o Jason, o que sea totalmente POSH, pero sí que sepa las ventajas y desventajas de programar con flash contra php u otros lenguajes. Además que debe conocer la importancia de conceptos básicos como la usabilidad y accesibilidad y facilidad de mantenimiento de un sitio.

Actualización

El diseñador Andy Rutledge tiene esto que decir al respecto en su artículo Húyeles corriendo, no caminando:

Las primeras indicaciones de que estás tratando con una agencia sin nociones o sin escrúpulos se hacen evidentes incluso antes de iniciar un proyecto. Algunas de las señales son:

  • No hacen preguntas detalladas sobre ti o sobre el proyecto antes de aceptarte como cliente
  • Ofrecen o están de acuerdo con hacer trabajos específicos gratuitos para que veas sus ideas
  • No están planeando llevar a cabo una junta o proceso exploratorio intensivo contigo.

Si la agencia tiene idea de lo que está haciendo tu empresa básicamente tiene “hacer una entrevista de trabajo” para que la agencia te acepte como cliente. Las agencias que saben lo que están haciendo se esfuerzan por tomar sólo aquellos proyectos y clientes que encajan bien con sus habilidades, e incluso sus personalidades. Van a querer conocerte un poco y aprender mucho sobre tu proyecto, sus alcances, y tus exptectativas específicas antes de decidir si quieren trabajar contigo. Si sugieren de inmediato que debes trabajar con ellos y comienzan a hablar de mandarte un contrato, probablemente estás hablando con la agencia equivocada. Cuelga el teléfono.