Kindle en las escuelas

Amazon anunció hoy que facilitará la administración de sus Kindles para distribuirlos en las escuelas o lugares de trabajo. Esto permitiría darles Kindles y organizarlos por grupos, clases, etc. y que cada uno de ellos tenga acceso a solo cierto material como libros de texto, por ejemplo los alumnos de tercer grado solo tendrían acceso a los libros de tercero. También se puede bloquear la opción de comprar y acceder a internet.

Desde que salió el Kindle original se me ha ocurrido que uno de los mejores usos que se lo podría dar es darle uno de estos a cada estudiante cuando empieza la primaria. De esa manera podría tener todos sus libros en un solo aparato de medio kilo de peso en vez de cargar una mochila de 32 kg, además de la colección de piedras para la clase de ciencias naturales.

Niños en una escuela

En vez de estar posando para un fotógrafo estos niños podrían estar leyendo un libro. Foto de nakú

Imagínense ustedes, los libros de texto gratuito llegarían el primer día de clases como nuevos, porque esencialmente siempre serían nuevos, y no todos rayados, rotos o sin páginas como a veces le llegan a muchos niños en las escuelas más remotas. Y el gobierno se ahorraría el gasto de tener que imprimirlos, almacenarlos y distribuirlos. Si hay que hacer una corrección de último momento, se hace y se distribuye en tiempo real.

Igualmente los niños pueden tener acceso a internet usando la red inalámbrica de la escuela. Los maestros les enseñarían como llevar a cabo una búsqueda en Google, discriminar fuentes de información, recopilar, interpretar y comunicar sus hallazgos.

Además de internet las escuelas podrían tener una biblioteca digital con libros que pueden descargar y leer en casa o donde quiera que anden.

Las ventajas de un dispositivo como el Kindle sobre otros son bastantes: consume muy poca electricidad y la batería dura varios días, esto es importante en lugares con acceso limitado a la electricidad; se puede leer en cualquier condición de luz; es muy ligero y tiene capacidad para almacenar miles de libros; además es relativamente barato.

Una tableta electrónica tiene varias de estas ventajas, pero pierde puntos por ser más frágil, pesar más, necesita más energía y no se puede leer bajo luz directa del Sol.

El costo en el mercado del Kindle más básico es US$70. Darle uno a los casi 20 millones de estudiantes en México le costaría al estado casi mil quinientos millones de dólares. Es mucho, pero comparado con el presupuesto educativo de 53 mil millones de dólares, tampoco es imposible de pagar. Y este gasto solo sería el primer año, posteriormente solo habría que darle uno a los alumnos de nuevo ingreso y reemplazar los que se hayan perdido.

Es importante esta última parte, si no se reemplazan los que se pierdan por hurto, descuido o accidente, se formará un mercado negro. En cambio si se distribuyen y reemplazan gratuitamente se acaba el incentivo de robárselos o lucrar con ellos.

Indudablemente habrá que equipar a muchas escuelas con acceso a internet, redes inalámbricas y electricidad; cosa que aún hace falta, pero es algo que ya se viene haciendo.

Para que esto funcione a largo plazo, debe usarse tecnología abierta lo más posible. Aunque el Kindle pertenece a una empresa privada, puede leer libros electrónicos en formatos abiertos (no todos) y los libros se pueden distribuir sin restricción de copias. Y, por supuesto, se puede usar cualquier lector electrónico, no necesariamente el Kindle, aunque éste tiene algunas ventajas técnicas.

A Amazon le puede convenir también, ya que estarían ganando millones de consumidores potenciales acostumbrados a usar su dispositivo. Aunque el acceso a libros escolares sería gratuito, cuando los niños tengan edad podrán entrar a la tienda de Amazon y descubrir todo lo demás que pueden comprar, lo cual es el verdadero negocio de Amazon. Y, por supuesto, los alumnos que tengan mejor posición económica pueden comprar dispositivos más poderosos que el modelo básico.

Puede parecer un gasto excesivo, pero es una inversión a largo plazo en la educación y yo creo que no hay herramienta más poderosa para la educación estos días que un lector electrónico y acceso generalizado a internet. En Argentina el gobierno distribuye netbooks gratuitas que son más caras, México tiene una población más grande por lo que esto podría resultar demasiado oneroso, pero un lector electrónico sería más que adecuado para lograr un impacto educativo enorme.

Dudo que se llegue a hacer, en parte porque habría que capacitar a miles de maestros y cambiar la cultura de la educación y en parte por los contubernios con empresas editoriales, pero soñar no cuesta nada.

Ya era hora: reducción al impuesto en la educación

No es ningún secreto que la educación mexicana está para llorar: tanto la pública como la privada. La primera porque está en manos de sindicatos que se preocupan más por defender las plazas y canonjías de los líderes que por modernizar los métodos educativos y llevar a cabo evaluaciones de su desempeño. La segunda porque cualquier alternativa es mejor así que no tienen que esforzarse.

Desde hace tiempo se ha venido pidiendo que el gasto que los padres hacen en educación privada se pueda deducir de los impuestos ya que sus hijos no están haciendo uso del servicio del gobierno. Al fin esta semana se ha anunciado que se puede hacer esta deducción, hasta el límite de lo que el gobierno gasta por escuincle en sus escuelas (por cierto, un gasto bajísimo que también explica por que la educación en México está tan del nabo).

Obviamente inmediatamente surgieron las voces en contra. Claro, la oposición siempre protesta aunque la idea sea buena, simplemente porque salió del lado del gobierno. Y el oficialismo aplaude aunque la idea sea mala, pus por lo mismo.

Sin embargo ahora los opositores están mostrando el cobre gachamente oponiéndose a lo que es a todas luces una buena propuesta.

Algunas de las cosas que aducen es que:

– Beneficia a los ricos y la clase media: ¿De cuándo acá es negativo que una medida beneficie a la clase media? No sé si se habrán dado cuenta, pero la clase media es la columna vertebral de todo país. El objetivo de una economía es reducir el número de pobres pasándolos a la clase media, no hacerlos a todos pobres.

– Reduce lo que el gobierno gastaría en educación lastimando así a los pobres que no tienen opción más que enviar a sus hijos a escuela pública: aunque es cierto que el gasto tendrá que balancearse de algún modo, esto no necesariamente se hará recortando el gasto educativo. Además se presume que ese dinero ahorrado en impuesto no se gastará, cuando en realidad la mayor parte de los mexicanos tiene una capacidad de ahorro de cero, lo que significa que lo que no se gastarán en impuestos por la educación lo usarán para pagar otros bienes y servicios, sobre los que pagarán impuestos.

En definitiva el decreto presidencial es de las pocas cosas buenas que se han hecho últimamente y merece el apoyo del resto del país. Lo ideal sería una reforma hacendaria en toda regla, pero eso nunca va a pasar porque los partidos se la pasan bloqueándose entre sí o poniéndose de acuerdo para ocultarnos información.

Usando twitter en el salón de clases

Una profesora de la universidad de Texas en Dallas utiliza Twitter para fomentar la participación de sus alumnos.

Como hay varios que son tímidos y no se expresan en clases, o a lo mejor están crudos, la maestra decidió que como todos traen listófono y se la pasand conectados al chat, a twitter, facebook, y demás, decidió incorporar por lo menos twitter para que los alumnos participen en la clase, se mensajéen entre sí sobre el tema, hagan preguntas e intercambien puntos de vista.

Así, en vez de perder tiempo con la granjita, los estudiantes pueden formar parte más íntegral de la clase, contribuir y, espero yo, aprender más. Y los aleja de los malos pensamientos por lo menos otros 10 minutos, como descubrió otro profesor también de Texas en un estudio sobre Twitter en la educación.

En este estudio vio como los estudiantes, sorprendentemente, continuaban la conversación en twitter que habían empezado en el salón de clases. Así pueden seguir aprendiendo aunque anden erizos, grifos o entre besuqueos bajo las gradas.

Blogs como herramienta educativa

Cualquier blog te puede ayudar a hacer tu clase más entretenida. ¿Ves todos los trabajos de investigación que le dejan hacer a uno en la escuela? ¿Por qué no crear un blog basado en WordPress, Blogger o una de las muchas otras opciones por ahí?

Claro, un blog cualquier no tendría mucho chiste, pero usando blogs es relativamente sencillo hacer más interesante el proyecto. Por ejemplo, cambiando la fecha en que fue escrito el blog podemos hacer pequeñas entradas sobre eventos históricos, escribir en la voz de los personajes históricos cambiando el nombre del autor, usando Google Maps podemos marcar los lugares y rutas interesantes y agregarlos a nuestras entradas.

Si tenemos la capacidad de crear temas especiales (y esto me da una idea) se podrían hacer temas que desplieguen en columnas distintas líneas de tiempo, hechos o características de lo que estamos estudiando.

¿Cómo ves el uso de un blog en la clase?

Como criar a un hijo videogamer

In this article, we’ll take a look at some of the issues that surround video games and the family, and we’ll give you some real-world advice on what to look for, what the dangers are, and what you can do to have gaming be a safe and fun part of your household. What we hope you’ll find is that most of this advice is common sense, and that by using your head and doing a bit of research you’ll eliminate most of the problems that can pop up with children and gaming.Raising a healthy gamer: seven tips for parents – Ars Technica

Conforme los videojugadores originales envejecemos, nosotros que empezamos con cosas como el Nesa Pong, el Atari 2600 y el Intellivision, ahora nos toca criar a las nuevas generaciones e introducirlos al fascinante y excelente mundo de los juegos de video.

Sin embargo, no todo es tan sencillo. La tecnología ha avanzado un poco desde el principio de los 80. En ese entonces lo más gráfico que podía encontrarse uno eran cuadrotes de colores que hacían blaaap y lo más violento era cuando un cuadrito le pegaba al cuadrote y explotaba.

Ahora las gráficas son mucho más realistas, los efectos de sangre, huesos y tripas están mucho mejor logrados y hacen muy buen trabajo engañando al cerebro para convencerlo de la realidad de lo que está viendo. Y escuchando. El sonido también es mucho mejor y, siendo un sentido más primigenio, tiene mucho mayor impacto sobre la experiencia. Juegos como FEAR y Bioshock los usan para crear un gran sentimiento de inmersión.

Afortunadamente tampoco es tan difícil lograr un ambiente positivo y educativo para los niños que incluya a los videojuegos como parte de sus actividades. Para empezar no por jugar mucho los niños se convierten en adictos asesinos en serie o van a reprobar materias (ahí intervienen muchas cosas más que los juegos, incluyendo falta de atención y dirección por parte de los padres).

ArsTechnica cubre estos retos en su artículo y quiero señalar los que me parecen más importantes:

  1. Revisa lo que están jugando. Más allá de la simple clasificación que ponen en la caja (que muchos padres ni siquiera eso ven) entérate de que trata el juego. Busca reseñas en la red, opiniones de otras personas, capturas de pantalla del juego. En estos tiempos esa información abunda y es fácil de adquirir.
  2. Impón límites. Igual que la tele, los videojuegos no deben ser una niñera ni ser la única cosa que los niños hagan todo el día. Dales un tiempo para videojuegos, vigila que cumplan con sus obligaciones y asegúrate que también hagan otras coasas.
  3. Haz de los juegos una actividad social. Juega con ellos, si te gustan los videojuegos, organiza una fiesta de videojuegos con sus amigos donde también participes de alguna forma.

Nadie conoce a tus hijos mejor que tú. Si sientes que el contenido de un juego no es apropiador para tus hijos, pues mejor búscales otra cosa. Si es el juego más popular de la semana la presión por jugarlo puede ser mucha. Habla con ellos sobre por que no crées que sea apropiado para ellos. De todos modos lo van a jugar en casa de algún amigo, y cuando pase en vez de castigarlos pregúntales que pensaron del juego, y si realmente fue tan malo como tú creías o no.

En cualquier caso lo que preocupa a los padres no es el juego en sí sino la exposición a temas como la sexualidad, violencia y muerte que muchas veces no queremos que nuestros niños aprendan de cualquier lado. En este caso podemos usar a los juegos como un puente para establecer conversaciones alrededor de estos temas y preguntarles como se sienten, si les parece correcto lo que pasó en el juego, cuales son las diferencias con la realidad, y como hubieran ellos actuado en una situación similar (es muy importante recalcar la diferencia entre ellos en la realidad y el personaje del juego).

Creo que con estos puntos básicos es posible criar a niños sin temer a los videojuegos y que puedan aprovechar las ventajas de ser un videojugador: aprender a planificar, trabajar en equipo, pensar lógicamente para resolver problemas, aumentar la coordinación entre ojos y manos, ejercitar la visión periférica y muchos más.

El diseñador web empleable, parte 2. Respuesta a CyberGus

Time Breakdown of modern Web Design

Hace poco más de un mes escribí El diseñador web empleable a manera de comentario al original de Andy Rutledge con el mismo título. El buen Cybergus me dejó un comentario también a raíz del que yo hice en el sitio de Isopixel sobre otros comentarios de una propuesta de trabajo para un diseñador. ¿No es fantástico esto del internet? Sale un post en un sitio, después en otro donde hay comentarios y los comentarios de los comentarios acaban en el otro donde alguien más puede comentar de otra cosa. Es una gran carne asada con cervezas, sólo que sin la carne asada ni las cervezas.

En fin, reproduzco aquí el comentario de CyberGus:

Mmmm no estoy de acuerdo en todo, supongo es bueno, sino no habría discusión.

Yo no se de todo lo que comentas ahí, me sorprendo a mi mismo instalando un blog y metiéndome a mover php o etiquetas de Textpattern.

Creo que alguien que, más allá de diseñador gráfico, puede jactarse de simplemente entender “diseño” a nivel general y tener una idea básica de hacer interfaces usables y saber separar bloques como pensando en componentes de imagen, puede hacer sitios aceptables.

Es importante sin duda comprender las tecnologías… pero habría que delimitar que es saber “lo básico” y qué es ser un Guru… porque lo que he visto en algunas agencias es que a veces requieren que seas “Guru” de todo.

Yo había escrito una contestación como comentario dentro del mismo post, pero salió demasiado largo a mi gusto como para ser comentario, así que lo pasé a esta nueva entrada en el blog. Para seguir comentando sugiero que los comentarios hacia el artículo de Andy vayan en aquel post y los que sean sobre las diferencias entre diseño gráfico contra diseño web y la educación en ambas vayan en éste. O hagan lo que quieran, da igual.

Mi respuesta:

Claro, si estuviéramos todos de acuerdo no valdría la pena tener blogs.

¡Y es exacto! Tú ya tienes una idea de que lo que hay en un sitio web va más allá de la fachada y que el diseñador le puede tener que meter mano al php o a las etiquetas de textpattern de vez en cuando.

Mi preocupación no va por aquellos que hemos aprendido la web por nuestra cuenta casi desde sus inicios, algunos desde el lado visual y otros desde el lado programático, pero finalmente dándonos cuenta de las diferentes áreas que confluyen para hacer un buen sitio y que bien o mal nos hemos tenido que fajar para aprender cosas que no estaban en nuestros planes.

Por ejemplo, yo aprendí el diseño web desde el lado de la programación pero nunca he sido muy bueno con la comunicación visual. En los primeros días de la web eso no importaba tanto, pero conforme fue avanzando la tecnología y la sofisticación de los sitios tuve que aprender ese lenguaje visual, cosas como la importancia del espacio negativo, la tipografía y la ilustración. Pero nunca he sido, ni voy a ser, capaz de crear un sitio que se pueda llamar “bello” aunque por lo menos no van a estar tan feos. Y eso se lo explico a mis clientes y jefes.

Lo que me preocupa son las escuelas de diseño gráfico y sus egresados que no tienen idea de lo que es un sitio web; o quienes consideran que diseñar un sitio es una extensión del diseño gráfico. Y creo que es parte de la razón por la que una agencia quiere que seas gurú en todo (además de querer ahorrar).

Cuando alguien se presenta como “diseñador web” lo que un cliente, agencia, etc. entiende es que puedes diseñar todo el sitio. Es decir, te pedirán “que los visitantes se registren, manden correo y levanten pedidos en el sitio y que los pedidos se manden automáticamente al sistema de ventas”.

Si el “diseñador web” acaba de salir de la escuela de diseño gráfico con apenas una embarrada de Flash y Photoshop, pues lo que va a pensar es “la pucha, pues ni idea”. Y lo que pasa es que diseño web no es nada más la interfaz con el usuario, sino además la funcionalidad y la interacción con el servidor, bases de datos y otras aplicaciones.

Igualmente, un programador que sepa programar en PHP, Perl, Ruby, C++ y lenguaje máquina del Zilog Z-80 no necesariamente va a poder hacer una interfaz atractiva y fácil de usar. Y tal vez ninguno de los dos sepa hacer un sitio que se ajuste a estándares y esté optimizado para buscadores. O teléfonos celulares.

Mi punto es que en las universidades, o los autodidactas, se debe considerar el diseño web como una disciplina en sí misma que combina elementos del diseño gráfico, de la programación de sistemas y de arquitectura de información. Claro, uno puede especializarse en el diseño de interfaces o en el desarrollo de las aplicaciones, pero sin ignorar las otras partes.

Esto es algo que deben entender también las agencias cuando formen un equipo de trabajo y los diseñadores mismos, que reconozcan su especialidad y admitan lo que no pueden hacer.

Creo que salió más larga esta contestación al comentario que el mismo post original; a decir verdad cuando escribí el post sentí que le faltaba algo pero no supe en ese momento como encuadrar todo lo demás.

¡Gracias por tu comentario!