El diseñador web empleable, parte 2. Respuesta a CyberGus

Time Breakdown of modern Web Design

Hace poco más de un mes escribí El diseñador web empleable a manera de comentario al original de Andy Rutledge con el mismo título. El buen Cybergus me dejó un comentario también a raíz del que yo hice en el sitio de Isopixel sobre otros comentarios de una propuesta de trabajo para un diseñador. ¿No es fantástico esto del internet? Sale un post en un sitio, después en otro donde hay comentarios y los comentarios de los comentarios acaban en el otro donde alguien más puede comentar de otra cosa. Es una gran carne asada con cervezas, sólo que sin la carne asada ni las cervezas.

En fin, reproduzco aquí el comentario de CyberGus:

Mmmm no estoy de acuerdo en todo, supongo es bueno, sino no habría discusión.

Yo no se de todo lo que comentas ahí, me sorprendo a mi mismo instalando un blog y metiéndome a mover php o etiquetas de Textpattern.

Creo que alguien que, más allá de diseñador gráfico, puede jactarse de simplemente entender “diseño” a nivel general y tener una idea básica de hacer interfaces usables y saber separar bloques como pensando en componentes de imagen, puede hacer sitios aceptables.

Es importante sin duda comprender las tecnologías… pero habría que delimitar que es saber “lo básico” y qué es ser un Guru… porque lo que he visto en algunas agencias es que a veces requieren que seas “Guru” de todo.

Yo había escrito una contestación como comentario dentro del mismo post, pero salió demasiado largo a mi gusto como para ser comentario, así que lo pasé a esta nueva entrada en el blog. Para seguir comentando sugiero que los comentarios hacia el artículo de Andy vayan en aquel post y los que sean sobre las diferencias entre diseño gráfico contra diseño web y la educación en ambas vayan en éste. O hagan lo que quieran, da igual.

Mi respuesta:

Claro, si estuviéramos todos de acuerdo no valdría la pena tener blogs.

¡Y es exacto! Tú ya tienes una idea de que lo que hay en un sitio web va más allá de la fachada y que el diseñador le puede tener que meter mano al php o a las etiquetas de textpattern de vez en cuando.

Mi preocupación no va por aquellos que hemos aprendido la web por nuestra cuenta casi desde sus inicios, algunos desde el lado visual y otros desde el lado programático, pero finalmente dándonos cuenta de las diferentes áreas que confluyen para hacer un buen sitio y que bien o mal nos hemos tenido que fajar para aprender cosas que no estaban en nuestros planes.

Por ejemplo, yo aprendí el diseño web desde el lado de la programación pero nunca he sido muy bueno con la comunicación visual. En los primeros días de la web eso no importaba tanto, pero conforme fue avanzando la tecnología y la sofisticación de los sitios tuve que aprender ese lenguaje visual, cosas como la importancia del espacio negativo, la tipografía y la ilustración. Pero nunca he sido, ni voy a ser, capaz de crear un sitio que se pueda llamar “bello” aunque por lo menos no van a estar tan feos. Y eso se lo explico a mis clientes y jefes.

Lo que me preocupa son las escuelas de diseño gráfico y sus egresados que no tienen idea de lo que es un sitio web; o quienes consideran que diseñar un sitio es una extensión del diseño gráfico. Y creo que es parte de la razón por la que una agencia quiere que seas gurú en todo (además de querer ahorrar).

Cuando alguien se presenta como “diseñador web” lo que un cliente, agencia, etc. entiende es que puedes diseñar todo el sitio. Es decir, te pedirán “que los visitantes se registren, manden correo y levanten pedidos en el sitio y que los pedidos se manden automáticamente al sistema de ventas”.

Si el “diseñador web” acaba de salir de la escuela de diseño gráfico con apenas una embarrada de Flash y Photoshop, pues lo que va a pensar es “la pucha, pues ni idea”. Y lo que pasa es que diseño web no es nada más la interfaz con el usuario, sino además la funcionalidad y la interacción con el servidor, bases de datos y otras aplicaciones.

Igualmente, un programador que sepa programar en PHP, Perl, Ruby, C++ y lenguaje máquina del Zilog Z-80 no necesariamente va a poder hacer una interfaz atractiva y fácil de usar. Y tal vez ninguno de los dos sepa hacer un sitio que se ajuste a estándares y esté optimizado para buscadores. O teléfonos celulares.

Mi punto es que en las universidades, o los autodidactas, se debe considerar el diseño web como una disciplina en sí misma que combina elementos del diseño gráfico, de la programación de sistemas y de arquitectura de información. Claro, uno puede especializarse en el diseño de interfaces o en el desarrollo de las aplicaciones, pero sin ignorar las otras partes.

Esto es algo que deben entender también las agencias cuando formen un equipo de trabajo y los diseñadores mismos, que reconozcan su especialidad y admitan lo que no pueden hacer.

Creo que salió más larga esta contestación al comentario que el mismo post original; a decir verdad cuando escribí el post sentí que le faltaba algo pero no supe en ese momento como encuadrar todo lo demás.

¡Gracias por tu comentario!

Conseguir un trabajo nuevo a través de tu portafolios

AcordeónFotografía por Mireia vía Flickr

Muchos diseñadores gráficos, fotógrafos, artistas y similares saben de la importancia de tener un portafolios con sus trabajos para convencer a nuevos clientes o patrones y que los contraten.

Sin embargo el uso de un portafolios no tiene porqué limitarse a las ramas artísticas, sobre todo en esta era electrónica donde es muy fácil poner ejemplos de nuestros pasados logros. Programadores, escritores, ingenieros y otros pueden añadirle más interés a su curriculum o résumé añadiendo un portafolios en línea.

Pero no todo es tan fácil, un buen portafolios debe reunir los mismos requesitos de un sitio web: estar actualizado, ser fácil de usar y poderse encontrar. Thursday Bram nos ofrece una guía de 7 trucos para tener éxito con nuestro portafolios en el sitio de Stepcase Lifehack. El original está en inglés pero interpretado rápidamente dice más o menos así (notas adicionales mías en italicas):

  1. Ponerlo en línea. Si lo mandas como anexo en un correo electrónico puede que no lo abran por miedo a los virus (o que lo filtre el servidor de correo). Tampoco leerán un portafolios de papel. Una liga a tu portafolios tiene mejor oportunidad de verse.
  2. Que no haya que descargar nada. O sea, nada de PDFs, archivos de Word o cualquier otra cosa que haya que descargar y abrir. Si eres programador no incluyas ejecutables, sino capturas de pantalla.
  3. Organiza el portafolio. No necesariamente en orden alfabético (o histórico, o las plastilinas del kinder) pero debe ser lógico para el reclutador donde debe hacer clic y qué va a ver. Hazlo para que hasta tu abuelita lo entienda (a menos que tu abuelita sea Grace Hopper).
  4. Contextualiza. Incluye etiquetas y descripciones de lo que estás mostrando. Sin un contexto adecuado quienes vean tu trabajo no van a saber ni de que se trató ni porqué es importante. Usa esto como un reto para exponer tus habilidad de comunicación y pulir tu redacción.
  5. Dale enfoque. Expón los trabajos que reflejen a lo que te quieres dedicar (los que den a conocer las habilidades que quieres usar en una nueva carrera o que le interesarían a un empleador). Puedes crear portafolios separados para cada una de las carreras que te interesen.
  6. Usa una variedad de medios (me caga la palabra “multimedia”). No todas las habilidades se pueden expresar a través de la palabra escrita o la fotografía. Si quieres ser vendedor tal vez unas gráficas que demuestren tu desempeño sean lo mejor; si quieres ser animador, un video que demuestre como prendes al público es mejor que una simple fotografía.
  7. Compra tu propio nombre de dominio — o no. Si planeas mantener tu portafolios a largo plazo comprar tu nombre de dominio es buena idea, pero aún así puedes usar uno de los muchos sitios gratuitos donde puedes poner muestras de tu trabajo.

Thursday termina diciendo que ella se limita a poner trabajos que ha hecho bajo comisión para otros ya que los personales no han pasado por el mismo rigor de un trabajo pagado. Yo no he armado todavía un portafolios, pero he jugueteado bastante con la idea durante el último par de años, sobre todo para no olvidar que tanto he hecho.

¿Y tú? ¿Has hecho alguno? ¿Tienes planes para hacerlo? ¿Qué otra utilidad o peligro le ves?