Tu empresa debe ser móvil

Iba a titular este post “tu sitio debe ser móvil” pero en realidad a estas alturas esto no es suficiente, sino que toda tu empresa debe ser móvil. Tus clientes son móviles, cada vez hacen más cosas a través de su teléfono, pc portátil, tableta, etc. y lo pueden hacer mientras están en su casa u oficina, café, restaurant, en un tren, en el taxi, en un hotel, avión o parada de autobús.

Si tú no eres móvil, no estás con ellos. Si no estás con ellos, estás perdiendo oportunidades de negocio.

Estos días incluso un teléfono sencillo tiene un navegador web decente y para muchas personas es el único punto de acceso a la web. Foto de kiwanja

¿Cómo se hace una empresa móvil? Obviamente no me refiero a que cierres las puertas de tu negocio físico y lo hagas todo en línea, o que metas todo en una camioneta y vayas manejando por ahí con un sistema de sonido para atraer clientes (aunque a algunos les funciona), me refiero a que los procedimientos de tu negocio deben adaptarse para atender a un cliente que puede estar en cualquier parte y tratando de malabarear un número de cosas que no tenemos ni idea.

Por supuesto, un sitio web respondiente y adaptable a cualquier dispositivo es esencial, pero es apenas el comienzo. Tu sistema de aceptar órdenes, prestar servicios o entregar productos debe ser igualmente flexible, proveer múltiples puntos de contacto y respuestas. Uno que, de preferencia, funciones igualmente bien sin importar que el cliente se encuentre con nosotros o en un pequeño celular a miles de kilómetros de distancia.

Por supuesto la naturaleza de nuestros productos y servicios va a crearnos algunas limitantes. Si pintas casas vas a tener que seguir haciéndolo a domicilio y si el cliente no está para dejarte entrar, pues no vas a poder pintar la casa. Pero puedes aceptar nuevos clientes a través de tu sitio web, responder preguntas, hacer y mandar cotizaciones, revisar colores (aunque los colores varían de pantalla a pantalla, pero eso es otra conversación), y acordar horarios de visita sin que el cliente tenga que irte a ver.

Incluso podrías crear un blog donde hablas de distintos tipos de pinturas y brochas, videos con técnicas para pintar e igualar colores, si tres manos son mejores que dos, etc.

Todo esto te dará una presencia a toda hora del día y permitirá a la gente contactarte por múltiples vías. No olvides que tienes que contestar.

¿Qué retos encuentras en tu empresa o negocio para convertirlos a la nueva movilidad?

Por que los números en medios sociales no importan /v @boagworld

Gracias a Paul Boag me entero de este excelente post en el blog de eConsultancy acerca de la diferencia entre “uso e involucramiento“.

No todos los que ves en tus estadísticas están realmente comprometidos con la marca

El involucrar a los visitantes es el Santo Grial de los medios sociales: que se comprometan con la marca y que compren. Sin embargo, muchas veces vemos a los consultores y “espertos” más preocupados por medir cosas como número de visitantes, fans y retweets. Cosas que son fáciles de medir pero que no implican necesariamente estar involucrados.

Como dice en el artículo, una persona que pasa 3 minutos en el sitio puede estar más involucrada con la marca que una que pasa 20, simplemente porque sabe lo que quiere y a lo que va. Igualmente una persona que te hace retweet o se une a tus “fans” no necesariamente va a hacer nada más.

Es un artículo imperdible para todos los interesados en hacer mercadotecnia a través de medios sociales y para recordarnos que al final se trata de conocer a todas las personas con las que interactuamos, no de seguir una estadística.

La verdadera función del Community Manager

Antes ya les había dicho que el Community Manager es el nuevo social media expert en cuanto que pocos saben que significa o que hace y los que dicen saber más bien parece que lo están inventando.

Todavía existe la duda si el CM debe estar incluido dentro del departamento de mercadotecnia, en ventas, relaciones públicas o que.

La verdad es que las redes sociales tocan todas las áreas de la empresa, por lo que el departamento de social media y en especial el Community Manager debe ser un área de staff, prestando servicio y apoyando a todos los departamentos de la empresa.

En el blog de The Media Office había dejado un comentario sobre como la función principal del Community Manager no debe ser la de simple administrador del blog, posteador en foros o ama de llaves de las cuentas de la empresa.

Se puede hacer es resumir las funciones de un Community Manager se pueden dividir en tres grandes áreas:

1. Identificar donde se está hablando de nosotros.
2. Capacitar a los miembros de la empresa para participar en esas conversaciones.
3. No estorbar.

En mi comentario cuento como Walt Disney, un gran manejador de los medios sociales, en los años cincuenta decidió hacer segmentos sobre la vida salvaje. En vez de mandar a un camarógrafo a filmar animales él sabía que los verdaderos expertos, los que saben en donde mirar, que filmar y cuando, eran los naturalistas: biólogos, zoólogos y demás científicos que vivían prácticamente todo el tiempo dentro del ambiente que Disney trataba de reflejar.

Bajo esa premisa lo que hizo Walt fue enseñarle a estos naturalistas a usar una cámara (cosa nada fácil en esos años) y a narrar una historia. Como consecuencia las películas sobre la vida silvestre de “El Maravilloso Mundo de Disney” influenciaron a generaciones.

El Community Manager debe hacer lo mismo: encontrar el medio ambiente donde se desenvuelve la empresa, o sea, en donde se está hablando de nosotros, quien es nuestra audiencia, en donde está, como están participando.

En segundo lugar, el CM debe identificar a los expertos, enseñarles a usar las herramientas del social media, la política y los objetivos de la empresa, sus oportunidades y peligros.

Por último, quitarse de en medio. Dejar que los expertos tuitéen, que hagan sus perfiles de Facebook, que hablen con sus amigos sobre su empresa, sobre como trabajan, sobre sus productos. Al mismo tiempo que escuchen y que puedan hacer algo si notan algún problema.

Obviamente el Community Manager debe permanecer comprometido, disponible para asesorar, para ayudar a trazar las estrategias e informar las decisiones tácticas de la empresa.

Pero usarlo como simple generador de contenido o administrador del perfil de Facebook… no. Así nada más es un moderador de foros glorificado. Peor aún, se convierte en una barrera entre aquellos a quienes la empresa pretende servir y quienes hacen el trabajo de verdad, cuando debería ser un puente que ayude a establecer comunicaciones directas entre ellos.

¿Has tratado alguna vez con un community manager? ¿Eres un CM? ¿Cuál es tu opinión?

El Community Manager es el nuevo Social Media Expert

Mucha gente critica a otra gente que se pone el mote de “Social Media Expert”. La crítica va más o menos así: “¿Quién dice que eres un experto? ¿Por qué te pones así si tienes menos folowers que yo?” etc. Las críticas no son totalmente infundadas, hay mucha gente que cree que por tener muchos followers en twitter o que teniendo cuentas en cuatro o cinco redes sociales del momento ya se es un Social Media Expert.

El problema es que ahora se está oyendo mucho del “Community Manager”. O sea “yo soy un Community Manager”, “requerimos un Community Manager”, “¡éste es un trabajo para el Community Manager!”

En fin, todo mundo se desvive por el Community Manager. El problema es que el Community Manager es el mismo Social Media Expert pero con mejor campaña de relaciones públicas.

Al igual que un SME (ya me cansé) nadie sabe exactamente cuales son las tareas de un CM, ellos mismos se aplican el mote y hay muchos que creen que con un número alto se followers en twitter y perfiles en tres o cuatro redes sociales de moda ya son Community Managers.

El problema no está en como se haga llamar uno u otro, o en la falta de regularización y credencialización de la profesión. El problema está en que muchas empresas siguen creyendo que pueden arreglar sus estrategias y problemas sistémicos contratando a una sola persona (o un equipo pequeño) que sepa utilizar las nuevas tecnologías.

Es decir, llaman a un grupo de alquimistas para transmutar el plomo en oro.

Como muy bien apunta Fernando Polo en su blog Abladías, es el mismo error que se viene dando desde la adopción de las filosofías de calidad en los 70. Uno pensaría que las empresas ya habrían aprendido algo desde entonces, pero no.

El éxito de la participación de une empresa en redes sociales no depende de contratar a un Social Media Expert o Community Manager, sino en crear una estrategia que integre medios sociales a lo largo y ancho de la empresa. Por supuesto debe contar con el compromiso de todos, de la gerencia para abajo, y no verse nada más como una extensión de publicidad o comunicaciones tradicionales.

Muchas empresas han empezado a incursionar en medios sociales pero sólo como una fachada. Es decir, para mejorar el servicio al cliente piensan que es necesario abrir una ventanilla de quejas, pero si las quejas terminan en un bote de basura porque no hay un sistema para darle seguimiento e implementar soluciones, pues puede ser incluso peor.

Para aprovechar las redes sociales en tu empresa busca por crear cambio organizacional primero y a los gurús después.

Por cierto, por si todavía les quedaban dudas, lean nada más el primer párrafo de este post de MarketingNews.es

Como convencer a la organización de usar medios sociales

En Sitepoint Alyssa Gregory escribe sobre las razones que dan las compañías para no usar medios sociales y como convencerlos para que lo hagan. Las razones que cita son:

  1. Falta de comprensión. Muchas personas todavía no saben cuales son los beneficios de los medios sociales; peor, creen que meterse en estas redes es nada más para adolescentes y vagos sin oficio. Lo importante es hacerles ver el alcance que las redes sociales tienen hoy en día y como se están usando para llegar a más gente, hacer publicidad, aumentar ventas, reconocimiento de marca, mejorar el servicio al cliente, etc.
  2. Preocupaciones sobre la imagen de la marca. Muchos le temen todavía a los comentarios negativos que pueda hacer la gente sobre la marca o productos. Lo que no saben es que esos comentarios los van a hacer ya se que la empresa tenga una presencia o no en medios sociales. La diferencia será que cuando sabes cuales son esos comentarios los puedes manejar y resolver, conviertiéndolos en un punto positivo en vez de un negativo.
  3. Falta de tiempo y personal. Esta razón puede estar un poco más fundamentada ya que involucrarse en una estrategia de redes sociales exigirá tiempo y no la puede llevar a cabo cualquiera. Dependiendo de la empresa se puede establecer un plan piloto para probar la entrada a medios sociales, o se puede contratar a un consultor que ayude a desarrollar e implementar la estrategia.
  4. Creer que es una moda pasajera. Los medios sociales han llegado al punto en que no desaparecerán fácilmente. Aunque redes individuales pueden venir e irse de un día para otro, lo mismo no pasará con el medio en sí ni tampoco con los grandes jugadores como Facebook y Twitter. En todo caso, hay demasiadas oportunidades como para dejarlas pasar.

Puedes encontrar información relacionada en el artículo de Rosaura Ochoa sobre las redes sociales en el lugar de trabajo.

¿Has propuesto una estrategia de medios sociales en tu empresa? ¿Cómo han reaccionado?

Guía para interactuar en medios sociales hecha por una empresa de 40,000 personas

Es imposible realmente impedir que los empleados de una gran empresa abran una cuenta en uno de los muchos medios sociales que existen, como Facebook, Twitter y otros, y tarde o temprano hablarán sobre sus trabajos. Con tantas noticias de despidos de gente por criticar a sus patrones en los medios sociales o hacer algo que no fue bien visto por ellos es muy agradable lo que está haciendo esta empresa.

Telstra, la empresa australiana de telecomunicaciones, puso a disposición de sus empleados, y de todo el mundo, una guía interactiva sobre como deben comportarse en los medios sociales. Es una gran idea muy bien realizada. En vez de bloquear a sus empleados el acceso a herramientas como Twitter y Facebook les han pedido que usen las 3Rs: Respeto, Responsabilidad y Representación.

Cuando un empleado de la empresa, sea que hable a nombre de esta o no, use una red social debe tener en cuenta estas tres cosas y ser respetuoso con los demás, asumir la responsabilidad de lo que se va a decir y compartir, y que aunque no quieran mucha gente los verá como representantes de la empresa.

La guía cubre muchos escenarios y situaciones que se pueden dar en medios sociales y como esperan que el empleado las resuelva. Es una muy buena medida por parte de esta compañía que admite que aunque el uso de medios sociales puede ser arriesgado para ellos, con buenas políticas se pueden compensar y convertirlos en algo positivo para ellos.

¿Hay una estrategia o política sobre medios sociales en tu empresa? ¿Crées qué se debería implementar una?

Cosas que los negocios deben hacer ya en medios sociales

Todo negocio actualmente debería estar involucrado ya de un modo u otro en medios sociales (o social media, como quieran) pero no se puede hacer todo al mismo tiempo, sobre todo al inicio. De hecho no se debe tratar de hacer todo al mismo tiempo porque lo más seguro es que se hará mal.

Lo mejor es concentrar esfuerzos en una sola cosa hasta tenerla más o menos segura y de ahí ir avanzando paso a paso a otras cosas, pero siempre con una estrategia para guiarnos y un objetivo en mente.

Chris Brogan comparte cinco cosas con las que los dueños de pequeñas y medianas empresas pueden empezar para poner un pie dentro de los medios sociales.

Las cinco cosas son:

1. Crear un blog. Si no se tiene, un blog puede ser la herramienta ideal para empezar en los medios sociales. Son una manera fácil de mantener a nuestros clientes actuales y potenciales informados sobre nuestros productos y servicios, así como contestar preguntas, escuchar quejas y sugerencias y fomentar un sentido de comunidad entre ellos y nosotros.

2. Comenzar a escuchar. Haz búsquedas con tu nombre o el de tu negocio o tu marca, mira que encuentras y si hay alguien hablando de ti y como están hablando. Esto te permitirá definir tu estrategia y los siguientes pasos a seguir. Si hablan bien de ti querrás reforzar eso, si hablan mal, pues habrá que averiguar específicamente cual es la queja, como solucionar esos problemas y como resarcir tu imagen.

3. Suscribirte a Twitter O Facebook. Estos dos son las redes sociales con más usuarios y empuje hoy día. La razón por la que no es recomendable empezar por las dos es porque cada una tiene ventajas y desventajas distintas. Dependiendo de tu tiempo y estrategia general te podrá servir más una u otra. En general no sería buena idea repartir ese tiempo entre las dos redes hasta que te hayas consolidado en una. Por supuesto, en el mediano y largo plazo es conveniente considerar las dos.

4. Informa a todo mundo. Pon tu dirección del blog (y twitter o facebook) en tus tarjetas de presentación, panfletos, folletos, bolsas, etc. De esta manera tus clientes serán tus primeros visitantes, sabrán como contactarte y te tendrán en mente más seguido. Ellos mismos se pueden encargar después de pasar esta información a sus amigos.

5. Avanza poco a poco. Una vez que ya tengas un pie adentro puedes comenzar a avanzar más creando nuevos contactos y seguidores en las redes sociales. Invita a tus seguidores a un evento especial, dale descuentos a quienes te sigan o regálales algo. Sé creativo para atraer a nuevas personas y no te limites únicamente a publicidad en línea, también busca atraer a gente usando medios tradicionales a tu alcance.

Esta es una manera en la que puedes introducir a tu pequeña o mediana empresa a los medios sociales. Lo más importante es contar con una estrategia y objetivos claros y buscar la manera en que los medios sociales te pueden ayudar a cumplirlos. Recuerda que es mejor avanzar con pasos cortos pero firmes y bien encaminados.

¿Tienes tú ideas propias o preguntas sobre este tema? ¡Deja un comentario!