Adobe se da por vencido y saca a Flash de los móviles

Desde que Apple anunció que sus aparatos móviles (iPhone, iPod Touch y el iPad) no incluirían la capacidad de reproducir Flash y jamás la añadirían, todo ha ido cuesta abajo para el que era (y tal vez sigue siendo) una de las partes más importantes de la web.

Flash fue el primer ambiente de desarrollo que permitió crear animaciones y programación compleja del lado del cliente para sitios web. Implementó por primera vez cosas que hasta ahora podemos hacer con javascript y canvas, muchas otras todavía no pueden hacerse.

Tuvo mucho éxito y se calcula que más del 96% de las computadoras tienen el reproductor de Flash instalado, lo cual lo convirtió prácticamente en la primera opción para muchos que necesitaban desarrollar un sitio. El problema fue que muchos diseñadores mal-usaron Flash para hacer sitios pesados, inaccesibles e inútiles, metiendo cosas sólo porque se puede y sin pensar en el usuario final.

Sin embargo, los obstáculos más grandes para Apple fueron que: 1) es un ambiente cerrado, bajo control de Adobe (liberaron el lenguaje después, pero no Flash Player) y a Apple no le gusta ceder control en nada, y 2) se convirtió en un software demasiado pesado, complejo y con grandes requisitos de hardware.

Esto último fue de mucho peso en la decisión de Apple de no incluir Flash en sus dispositivos. El tremendo consumo de potencia del CPU y de batería simplemente lo hacen demasiada carga para un aparato móvil.

En vez de Steve Jobs decidió que si había que presentar contenido rico en la web éste debería hacerse con estándares (HTML, CSS y JavaScript). Por supuesto esto alegró mucho a los que llevamos varios años abogando por lo mismo. Al mismo tiempo provocó una serie de críticas basadas en que estos aparatillos no podrían mostrar la verdadera “web”, presentar una parte importante del contenido que existe en ella, sobre todo la enorme cantidad de videos que dependen de Flash Player para reproducirse.

Tal vez las críticas hubieran tenido más fundamento si los dispositivos de Apple no hubieran resultado tan populares. Los que resultarían perdiendo no fue Apple, sino los dueños del contenido que ahora no se podía ver en el sector de más rápido crecimiento entre visitantes de la red. Muchos sitios mudaron su contenido a estándares, abandonando Flash casi por completo.

Esto no detuvo a Adobe, quienes desarrollaron una versión de Flash Player para dispositivos Android, pero nunca funcionó bien. Es lento, consume mucha batería y no soporta todas las funciones. Un sitio desarrollado en Flash para el escritorio simplemente no funciona nada bien en un teléfono, aunque pueda verse. Por lo menos los videos sí se ven bien.

Pero el problema más grave fue que la gente se dio cuenta que realmente no necesitan Flash, no se le extraña. Así que al fin Adobe ha decidido tirar la toalla, y anuncian que no desarrollarán más Flash Player para móviles.

Esto no significa la desaparición de Flash, va a continuar como aplicación para desarrollar contenido en la web, pero ahora junto con el tradicional swf también va a generar aplicaciones en formato nativo para Android, iOS y tal vez otros sistemas móviles (usando Air como plataforma). Flash Player va a seguir existiendo para PCs (Mac, Windows y Linux).

No está aún claro si esto quiere decir que también va a poder compilar animaciones en canvas y JavaScript, es decir, apegadas a los estándares de la web, pero no se antoja imposible.

Por otra parte, Flash aún ofrece funcionalidad que no es posible recrear con estándares, así que es muy poco probable que desaparezca por completo. Por lo menos pronto.

IE9 soportará estándares

La presentación que hizo ayer Microsoft no pudo haber sido mejor. Internet Explorer 9 saldrá tal vez en un año o algo así y Microsoft planea hacer todo lo posible por ajustarse a los estándares establecidos.

Históricamente MS ha sido bastante malos siguiendo los estándares, incluso los propios, prefiriendo inovar por su cuenta antes de ajustarse a las convenciones establecidas con las que todo mundo está trabajando.

Eso está muy bien, siempre y cuando sus funciones no entrara en conflicto con los estándares, así sería cosa fácil hacer algo para todos los navegadores y después, encima de eso, poner una capa para IE.

Pero no. Los estándares de Microsoft generalmente echan a perder los otros estándares y hay que hacer malabares para poder hacer una solución que se ajuste a todos.

Uno de los principales problemas, por ejemplo, es no poder usar el tag <object> como se debe por culpa del ActiveX, así que hay que meterle un anticuado <> en medio para que nuestro video o audio se puedan ver en todos los navegadores.

Pero el nuevo IE9 soportará adecuadamente los tags <video> y <audio> tal y como lo prescribe el W3C. Además soportará selectores de CSS3, el modelo del DOM y cosas como border-radius, rgba() y gráficos escalables (SVG). Todo esto de acuerdo a los estándares y como lo dicta el W3C.

Mejor aún, IE9 tendrá un nuevo motor de Javascript, más rápido y optimizado para procesadores multinúcleo. Esto hará todavía más atractiva la opción de computación en la nube. Para los desarrolladores se puede bajar una versión de prueba de IE9 la cual no está nada completa pero nos permite empezar a ver como interpretará el nuevo navegador nuestras instrucciones.

Todas estas noticias son geniales puesto que nos acerca más al ideal de una web completamente abierta y accesible tanto para consumidores del contenido como para creadores.

El único punto de contención, por ahora, es la creación de video. Microsoft, por lo menos en la versión de prueba que está disponible para desarrolladores, soporta el códec H.264 que es propiedade de Apple. Eso no es un problema en sí, pero significa que si alguien quiere crear video para la web tendrá que hacerlo usando programas y otras herramientas de pago que tengan licencia para crear videos con este códec.

Sin embargo es muy difícil saber por que lado se decantará Microsoft para la versión final. Personalmente espero que se unan a Mozilla y Opera para apoyar al formato libre Ogg Theora.

En fin. A IE9 todavía le falta un buen trecho por avanzar, pero por lo pronto promete y las declaraciones de Microsoft son bastante alentadoras.

La iPad y el diseño web

Steve Jobs llamó a la nueva iPad “el aparato definitivo para navegar en la web”, algo así. Claro, está por verse que pasará pero lo más seguro es que la iPad se venda muy bien sobre todo en un segmento del mercado más o menos afluente y que de pronto se encontrará con que tiene en sus manos una nueva manera de acceder a la información de la red: desde cursos y videos de gatitos en Youtube, blogs, foros y aplicaciones en línea.

Todo esto tendrá un impacto en los diseñadores y desarrolladores de sitios. Aunque el iPad es un aparato muy flexible con una resolución generosa para un dispositivo portátil, no deja de ser más pequeña que un monitor normal en estos días. Además que se puede voltear para cambiar la orientación.

Por lo que hemos visto en el iPhone esto no será gran limitante pero de todos modos querrás hacer tu sitio adaptable a las diferentes resoluciones del iPad. Por ejemplo, aunque es posible que el iPad haga un zoom automático para meter la página en su pantalla conservando todas las proporciones, tal vez no quieras conservar las proporciones y sea más importante mantener un área con cierto ancho.

O tal vez quieras hacer ciertos elementos y contenido más prominentes en la pantalla del iPad de lo que son en una pantalla de escritorio. Esto implica diseños líquidos y flexibles, el diseñador tendrá que pensar en términos de distintas resoluciones y orientaciones. Es algo que algunos hacían hace un par de años pero con las nuevas funcionalidades de zoom se dejó de hacer. Ahora va a rescatarse.

Afortunadamente el iPad incluye un gran navegador con soporte para HTML5, CSS3 y JavaScript por lo que hacer estas cosas no representará gran dificultad técnica. De hecho, si eres de los que sigue las mejores prácticas de desarrollo web probablemente no tengas que hacer absolutamente nada.

Lo más complicado será cambiar la mentalidad del diseñador, sobre todo aquellos que no entienden bien el medio en que se están desenvolviendo. En más apuros estarán los diseñadores que no saben hacer sitios flexibles o que no se molestan en aprender html (esa cosa que sale cuando le aprietas en vista de código en el Dreamweaver). Si sus clientes se comienzan a dar cuenta que su sitio no se ve bien en el iPad (a ver si friegan igual que como cuando no se ve en IE6) muchos van a tener que ponerse al día de manera acelerada.

Más color de hormiga la tendrán los flasheros. Por flashero no me refiero a todos los desarrolladores de flash, sino nada más a los que todo lo hacen con flash sin consideración por la accesibilidad y usabilidad del sitio.

El iPad, hasta donde sabemos ahora, no soportará Flash. Así que si has hecho un sitio que sea puro Flash o que tenga elementos importantes, como la navegación, hecha en Flash, no se verá nada o será inutilizable para quienes tengan un iPad.

A lo mejor no te importa mucho, pero tus clientes van a estar perdiendo clientes y visitantes, así que no les va a agradar (ok, a los que se den cuenta), y finalmente te va a repercutir.

En las filas de Adobe no están nada contentos y culpan a Apple de la falta de soporte para Flash. No dudo que tengan parte de razón, sobre todo cuando señalan que el iPad no puede ser el dispositivo definitivo para navegar por la red si no soporta Flash.

Para bien o para mal Flash es parte importante de la red y pasará mucho tiempo antes que HTML5 alcance una presencia suficiente para desbancarlo (y que se desarrolle un IDE con el que los diseñadores puedan trabajar de un modo parecido a que lo hacen en Flash).

Adobe dice que no hay por que temer, la versión CS5 te permitirá crear una aplicación lista para iPhone simplemente haciendo click en “Save As…”, pero una aplicación no es un sitio web y habría que ver que tan bien se implementa esta característica.

Por lo pronto los fans de Flash están haciendo trinchera, pero si el iPad es tan exitoso como el iPod a mí me parece que no les quedará otra que admitir derrota y aprender estándares si no quieren ser arrollados por la Appleanadora.

El diseñador británico Andy Clarke está de acuerdo conmigo, por lo menos en la parte sobre el diseño líquido.

¿Desarrollador o diseñador de web? Agáchese por favor, Microsoft se la va a recetar otra vez

Esta noticia ha estado recorriendo los blogs y sitios especializados en desarrollo y diseño web en los últimos días, pero tristemente no he visto que la cacareada “blogosfera” hispanohablante le haya prestado la más mínima atención, ni siquiera las que se suponen “importantes”; razón por la cual puedo afirmar con convicción y sin vergüenza que ni uno sólo de los webícolas hispanoparlantes ha sido influencia para mí. La mayor parte ha estado más ocupado en discutir la nueva intro de los Simpsons que en el giro para mal que Microsoft le ha dado al tratamiento que IE8 le va a dar a los sitios de internet desarrollados conforme a estándares.

Si alguno de ustedes estaba prestando atención, recordarán que el año pasado Microsoft presentó en público su primer beta de Internet Explorer 8, el cual promete un apego muy exacto a los estándares del W3C, cosa que aquellos que nos dedicamos a esto estábamos esperando desde hace mucho y cuya falta es uno de los factores que más han atrasado el desarrollo de nuevos tipos de contenido y sitios. Sin embargo, en ese entonces se reveló también que dicha compatibilidad se activaría únicamente si el desarrollador incluía una etiqueta especial en el código.

La excusa de MS fue que de esa manera no se romperían los sitios actuales hechos para IE7 y que dependen de los hacks y fallas del mismo para funcionar. Aún así las protestas de la comunidad de desarrolladores no se hicieron esperar y al final de muchas discusiones y debates la empresa dio marcha atrás y acordó que el modo por defecto sería el de seguir los estándares.

Pues bien, MS ahora ha anunciado que después de echarle un ojo a las estadísticas de uso del IE8 que siempre no, que los usuarios van a votar si un sitio se ve mal y si muchos lo votan, tal sitio se va a mostrar en formato de IE7 en vez del estándar. Peor aún es que esta característica se va a aplicar a todo el dominio y no a páginas individuales. Y peor aún más es que este “modo IE7” no va a ser igual al IE7, sino nada más parecido.

Es decir, vas a tener que desarrollar un sitio y probarlo en el modo estándar, el modo IE8, el modo IE7 y el modo que IE8 interpreta como IE7.

La verdad esto va a elevar el tiempo y costo de desarrollo de nuevos sitios, va a causar bastantes conflictos con sitios existentes y en desarrollo y al final nos va a seguir causando dolores de cabeza tremendos y en vez de dedicar tiempo a implementar nuevas características lo vamos a estar perdiendo probando diferentes versiones.

Y todo porque a MS no se le ha ocurrido que como su navegador aún no está terminado, los desarrolladores no nos hemos puesto a modificar nuestros sitios. Además de que siguen insistiendo en llevarle la contra a todo mundo.

Relacionadas