Hot Dogs y encontrando necesidades

Antes de crear un producto o servicio necesitamos encontrar una necesidad que podemos satisfacer. Esas necesidades están en todos lados, simplemente debemos estar alertas y fijarnos sobre todo en las cosas que frustran a la gente o que se quedan incompletas y preguntarnos ¿cómo podría resolver este problema?

Las oportunidades pueden venir de cualquier lado, y de manera inesperada. Mark Evans nos cuenta como una vendedora de hot dogs encontró un nicho de negocio inesperado.

Implementando las ideas

Ahora que ya somos más creativos y tenemos ideas todo el tiempo llega el momento de implementar esas ideas.

Sin una implementación ninguna idea vale nada, por muy buena que sea. Lo más importante de una idea es llevarla a cabo y para eso tenemos que seguir algunos pasos:

1. Identificar las ideas que podemos llevar a cabo.
2. Buscar gente que sepa identificar e implementar buenas ideas y hablar con ellos.
3. Establecer un plan de acción.
4. Llevarlo a cabo.

No temas hablar de tu idea, si es una buena idea seguro que ya se le ocurrió a alguien más, además lo importante es la manera en que se implemente y es ahí donde puedes diferenciarte y lo que va a distinguir tu idea de otras similares.

Steve Jobs es una de las personas más creativas e innovadoras de las últimas décadas, pero lo que ha llevado a Apple al lugar donde está es en la magnífica implementación de ideas tecnológicas que culminan en productos que la gente quiere usar.

Para Jobs lo importante de tener una idea no es la base técnica y ni siquiera la idea en sí, sino como cambiaría la vida de la gente, el por que alguien desearía tener el producto o servicio derivado de esa idea. Para él la implementación consistía en empezar por la experiencia del usuario y luego ir hacia atrás hasta encontrar lo que tenía que hacer para llegar a esa experiencia.

Esta habilidad para ver el resultado antes que nada es parte de la filosofía que ha hecho a Apple una de las empresas más exitosas de todos los tiempos y es algo que podemos aprender para adoptarlo en nuestras propias vidas.

Como ser creativo y tener más y mejores ideas

Este es el nuevo podcast de RobertoBaca.com. Para el primer episodio vamos a hablar de como ser más creativos y tener más ideas.

La creatividad no es un don misterioso con el que unos cuantos afortunados nacen.
Todos somos creativos, es parte del ser humano. Todos tenemos la capacidad de formar nuevas ideas.

La creatividad es un músculo, mientras más lo usemos más se desarrolla.
Si lo dejamos de usar su capacidad se atrofia, pero no desaparece, podemos ejercitarlo de nuevo.

La creatividad es la capacidad de generar buenas ideas.

Una persona creativa tiene más ideas, de esas, la mayor parte son malas ideas, pero de entre tantas algunas son buenas y unas pocas son excelentes.

Si quieres tener mejores ideas necesitas tener más ideas, malas, regulares, de todo.

¿De dónde vienen las ideas?

Del libro Where Good Ideas Come From: The Natural History of Innovation de Steven Johnson (Versión para Kindle) ¿No tienes un Kindle? Compra uno y sirve que contribuyes a este podcast. O descarga la aplicación gratuita para Android, iPhone, Windows o Mac OS X.

Las ideas son fruto de nuevas conexiones que hacemos mentalmente entre cosas que ya conocemos pero que no necesariamente relacionamos entre sí.

El truco para tener más ideas consiste en dos partes:

  1. Conocer más cosas.
  2. Interconectar más cosas.

Conocer más cosas es simple: leer más, no solo de lo que nos gusta y conocemos sino también de cosas que no nos atraen o son desconocidas. Conocer más gente, ir a lugares distintos, hacer cosas diferentes, hablar con extraños, ver programas de televisión que ordinariamente no veríamos. En fin, es tener más experiencias.

Lo segundo es un poco menos sencillo pero tampoco es tan complicado y consiste en ver las cosas de diferente manera. Tomar algo que conocemos y pensar como sería si fuera más grande (exageradamente grande), muy pequeño, de colores diferentes, si flotara, si no lo hubiéramos vista antes ¿qué pensaríamos que es?

Hay muchas técnicas para desarrollar la imaginación y hacer que nuestro cerebro forme conexiones entre cosas diversas.

  • Brainstorming
  • Escritura libre. Elige un tema y escribe una historia corta.
  • Listas de palabras: cosas, verbos y adjetivos.
  • El tarot

Acostúmbrate a cargar una libreta o algo así donde puedas apuntar las ideas que se te ocurran cuando andes en la calle u otro lugar. Los celulófonos actuales toman notas habladas.

Repasa tus apuntes de ideas de vez en cuando y agítalos.

No te olvides que lo más importante de una idea es llevarla a cabo. Por muy buena que sea una idea no vale nada si no se aterriza.

Con música de:

Haz tus ideas más penetrantes

Seguramente alguna vez has tenido que exponer un tema, presentar una exposición o escribir un propuesta para un grupo de personas y no has sabido muy bien como hacerlo de manera que las personas sean más receptivas y la idea principal se les quede pegada en la cabeza.

Una de las mejores maneras es crear una historia para transmitir una idea. Hoy fui a un pequeño taller sobre eso mismo. Sucede que los humanos tenemos una afinidad por las historias y es nuestra manera favorita de aprender algo. Las historias son más que una simple exposición de hechos o listas de puntos, sino representan el trayecto que alguien (el héroe) recorrió para resolver un problema (el monstruo).

Antes de empezar nuestra historia debemos definir a nuestro héroe y la situación, tratando de usar adjetivos que la describan de manera vívida, pintándoles la escena a nuestra audiencia y, lo más importante, haciéndoles sentir como nuestro héroe. La gente es muy mala para recordar detalles específicos, pero recuerdan sentimientos como campeones.

Después presentamos a nuestro monstruo y describimos por que es peligroso. Eventualmente nuestro héroe y nuestro monstuo se van a encontrar. En todas las historias el héroe resulta ganador porque para algo es el héroe y además para poder describir la forma en que ganó. Digo, a nadie le resultaría útil conocer la forma en que perdió… a menos que sea Rocky Balboa.

En fin. La confrontación con el monstruo es cuando el héroe saca a relucir la solución de nuestro problema, la idea que queremos que la gente se lleve: nuestro héroe ganó por comer espinacas, triunfó el ingenio sobre la fuerza bruta, no vayas por el gato cuando hay un alien escapado por la nave, etc.

Pregúntate de que manera contar una historia haría la presentación de tu idea más eficaz, empezando desde que es lo que quieres que la gente se lleve después de haberte escuchado o leído.

Las organizaciones civiles y los medios sociales

Una parte importante de la sociedad pero de las que se suele hablar poco son las organizaciones civiles dentro de las que considero cosas como organizaciones no gubernamientales, asociaciones civiles, sin afán de lucro (non-profits, que les dicen en inglés) y otros variados movimientos con más o menos organización conformados por personas sin puestos públicos pero que se unen para un fin de bienestar común o mejoramiento de la comunidad.

En México recientemente vimos el caso de un movimiento llamado #internetnecesario que se organizó espontáneamente y esparció a través de los medios sociales. Este movimiento surgió de la oposición a la propuesta de gravar el acceso a internet y comenzó con la creación de un hashtag en Twitter que la gente podía compartir y seguir fácilmente, aportando cada uno sus ideas o simplemente anexándose al rechazo al gravamen.

Lo interesante es que este movimiento no se quedó nada más en Twitter, sino que se extendió a otros medios, algunos en línea como blogs, podcasts y páginas en Facebook pero incluso en los tradicionales: hubo cobertura de periódicos y televisión, nacionales y de otros países. Además hubo por lo menos una reunión masiva de simpatizantes del movimiento y fueron incluso recibidos por un comité del Senado del país, cosa que muchos no logran con marchas, huelgas y tomas de carreteras.

Esto destaca un par de cosas: lo mucho que pueden servir los medios sociales para organizar y difundir un mensaje o un movimiento social y, lo más importante, convertir esta organización en acciones reales fuera del mundo virtual.

Sin embargo no en todos los casos la organización será igual. El caso de #internetnecesario es muy particular porque era sobre un tema muy específico y concreto, con un tiempo de acción muy corto (hasta que se votara esa iniciativa, que fue esa misma semana). La mayor parte de las organizaciones civiles suele tratar temas más amplios durante periodos de tiempo largos que piden más de la gente.

Aún así se pueden usar los medios sociales de forma muy efectiva de dos grandes maneras:

1. Difusión de la problemática. Puedes usar herramientas sociales como poner una página en Facebook o crear un blog para informar sobre la problemática que estás tratando de resolver y pedir a la gente que también informe a otros.

2. Acciones concretas. De vez en cuando tendrás necesidades muy concretas para las que necesitarás pedir ayuda a otros. Para esto podemos usar medios más inmediatos como Twitter y correo electrónico, pero debemos ser capaces de identificar exactamente lo que le vamos a pedir a la gente y cuanto tiempo lo haremos.

3. Organización interna. Mediante herramientas como crear tu propia red social en Ning, mantener listas privadas de Twitter, calendario compartido de Google Calendar, o un wiki puedes mantener contacto con voluntarios o miembros permanentes y organizar eventos, crear una base de conocimientos, recibir propuestas y hacer más eficientes tus operaciones.

Cada caso y organización es diferente, pero hay muchas herramientas cuyos beneficios vale la pena considerar a la hora de planear la estrategia para difundir y hacer crecer tu movimiento.

¿Qué otras ideas se te ocurren? ¿Has usado alguna de estas herramientas como asociación civil? ¿Tienes un movimiento en mente y quieres usar algún medio social? ¡Ponlo en los comentarios!

¿Supone twitter una mejora en el intercambio de ideas?

Llevo casi tres años en twitter, más tiempo que la mayoría, y en este tiempo lo que era una herramienta que casi nadie usaba y nadie sabía para que servía se ha convertido en un fenómeno que usa mucha gente pero que se sigue sin saber para que sirve.

Los detractores de Twitter son variopintos pero esencialmente se pueden resumir en variaciones de la cantaleta “¿a quién le interesa saber que estoy haciendo?” En cambio otros lo hemos adoptado como herramienta para transmitir no sólo lo que hacemos, sino lo que pensamos y lo que creemos (y queremos).

Pero aunque la naturaleza de twitter es excelente para promocionar la inmediatez y la transmisión del suceso, no se presta para el intercambio efectivo, productivo e imaginativo de ideas.

Hay muchas ideas que cuestan necesitan más de 140 caracteres para elaborarse. Hay ideas que suenan estúpidas si se limitan a 140 caracteres. Y aunque twitter permite la conversación de muchos a muchos, es muy fácil perder los hilos de la conversación. Si no se está siguiendo a todos los participantes seguro te faltará parte de la conversación.

Y es por eso, que con todo lo genial que es twitter, no reemplaza a los blogs, ni a los foros donde se pueden lanzar historias y convocatorias, iniciar debates, recoger opiniones, fundamentar, intercambiar y sacar conclusiones. Lo que es mejor: todo esto quedará registrado más organizadamente que con una serie de twitts.

Claro, twitter tiene su espacio y un intercambio de ideas perderá riqueza si no cuenta con un twitter que sirva de animador para conminar a la gente a participar. Pero el intercambio mismo no se lleva a cabo ahí, sólo es el moño rojo y el envoltorio de colores que al final podemos desechar. El regalo se encuentra adentro, en las ligas que llevan a blogs, a foros y a la más profunda interacción.