MaestrosdelWeb en contra de la accesibilidad

Realmente no creo que Maestros del Web esté en contra de la accesibilidad, aunque sus acciones atentan contra esta estoy seguro que es porque no se han puesto a considerar. En Maestros del Web se enteraron de una iniciativa en Noruega para impulsar a la gente a dejar de usar IE6 y lo han tomado como novedad para implementarla ellos mismos y sugerir a otros desarrolladores a hacer lo mismo.

Bueno, la iniciativa me parece mala. Para empezar, cosas así llevan años ¿no se han fijado en como se ve el sitio de Stuff and Nonsense en IE6? Lleva así como dos años. ¿Tampoco se acuerdan de cuando 37Signals anunció que dejarían de desarrollar para IE6?

Puse un comentario en la nota de ellos, pero en lo que se acomiden a aprobarlo lo repito aquí:

Pues estoy totalmente en desacuerdo. Bueno, estoy de acuerdo en que IE6 ya ha cumplido y es un navegador anticuado que no puede mantener el paso de la tecnología actual; pero estoy en desacuerdo en que poner trabas a los usuarios de tal navegador sea buena práctica, ni de creación de sitios, ni de accesibilidad ni nada.

Tengamos en cuenta que el principio de la accesibilidad es crear sitios que puedan ser utilizados por cualquier navegador, incluyendo IE6. También tengamos en cuenta que para alcanzar los objetivos de un sitio no es necesario que este se vea exactamente igual en todos los navegadores. Tanto crear una versión “compatible con IE6″ como construir estos artilugio para decirle al usuario que actualice son una pérdida de tiempo y falta de respeto al usuario (¿cómo sabes qué el usuario está en posibilidades de actualizar?)

Un desarrollador inteligente construirá un sitio que se adapte gradualmente a las capacidades del navegador y no presupondrá la capacidad del usuario. El navegador puede estar en un celular, ser de sólo texto, ser antiguo, etc. El desarrollador no puede suponer que todos usan lo más moderno o el mismo dispositivo para consultar el sitio.

En esencia lo que Maestros del Web propone es detectar el navegador del usuario y mostrarle un mensaje molesto para que se actualice. En esencia parece algo inofensivo y hasta benéfico, pero en realidad va en contra de todas las disposiciones de accesiblidad y buen diseño de un sitio. Peor aún, esto le puede dar excusa a los desarrolladores para no implementar técnicas de mejoramiento progresivo, dejando de lado no sólo a IE6, sino a otros navegadores y dispositivos que no pueden interpretar CSS3 o la más reciente implementación de Javascript. ¿No nos quejábamos cuándo veíamos “Este sitio se ve mejor en IE6”?

“Pero, Roberto,” preguntarán, “¿pero no acabas de señalar ejemplos de eso viniendo de Andy Clarke y 37Signals? Ellos son grandes desarrolladores, seguramente lo harán por algo.” Y tienen razón, lo hacen por algo. Por ejemplo, 37signals no puede implementar nueva funcionalidad en sus aplicaciones en IE6, todo lo nuevo necesita IE7 para funcionar; pero eso no quiere decir que IE6 no pueda usar la funcionalidad anterior. Y Andy Clarke mismo deja clara su posición en otro sitio:

When I talk about designs not looking exactly the same in all browsers I am not talking about making bad designs for people using older or abandoned software. I would never accept that. Andy Clarke, Five CSS design browser differences I can live with

Por cierto, chequen el sitio de la liga de la cita anterior. Es buenísimo.

Hay muchas razones y circunstancias por las cuales es posible que un usuario no quiera o no pueda actualizar su navegador, y no es nuestro papel decirle “tienes que usar tal o cual”, sino proveer la mejor experiencia posible dependiendo de la capacidad de cada navegador; es decir, construir una estructura que permita mejorar gradualmente el sitio de acuerdo a lo que el navegador puede hacer.

Para un ejemplo concreto vean la entrada en Boagworld sobre como implementar mejoramiento progresivo. El tema también se ha tratado en A List Apart y varios otros lugares.

Por supuesto que es más difícil planear e implementar una estrategia de mejoramiento progresivo, al igual que es más difícil la planeación de un sitio hecho con capas y no tablas. Pero al igual que las capas, una vez que se entiende y domina el mejoramiento progresivo las ventajas son bastante evidentes.

Compañeros diseñadores y desarrolladores, gente de Maestros del Web, entiendo que el odio hacia IE6 es comprensible y merecido, y la ira contra él justa, sus ofensas múltiples; pero en nuestro afán por deshacernos de él no debemos afectar al usuario ni pasar a afectar a otros usuarios de otros navegadores. Pensemos mejor en mejorar nuestro dominio de las artes webólicas y procurar la mejor experiencia posible para todo usuario. Además, si creen que actualizar navegadores arregla algo, es que no han visto la sorpresa que trae IE8 o no se han puesto bien a verificar las diferencias entre Safari, Opera y Firefox.

El curioso incidente del dominio en la noche: Maestros del Web hackeado

Sucede que una noche de febrero a Christian Van Der Henst le robaron una cosa muy apreciada: su clave de identificación ante su registrador de dominio.

La manera en que se lo robaron aún no está muy clara. Hay quien dice que fue ingeniería social (o sea, lo agarraron en la pendeja, le aplicaron la juvenil), otros que fue abuso de confianza, pero hasta el momento nadie sabe como fue y hasta que Christian lo explique pues no se va a saber bien.

El caso es que una vez hechos con esta información los ladrones cambiaron los DNS del dominio y lo apuntaron a otro lado. Me sorprende el hecho de que la página a la que lo redirigieron no contuviera ni anuncios, ni virus ocultos ni hacks. Esto a lo mejor porque los ladrones no tenían intención de hacer más mal o a lo mejor porque ni ellos se la creyeron que les fuera a salir tan bien el plan. Más tarde aprovecharon el hecho que su cuenta de correo de seguridad estaba en ese dominio para robarse su cuena de gmail y de facebook. Trataron de robarse su cuenta de alojamiento (lo cual hubiera convertido esto de tragedia a catástrofe) pero el servidor de dominio sospechó y negó la transferencia.

El asunto no hubiera pasado a mayores, se hubiera perdido entre los cientos o miles de casos de dominios robados, de no haber sido porque dos de esos dominios son maestrosdelweb.com y forosdelweb.com, dos de los sitios más populares entre la comunidad webícola de habla hispana con miles de visitantes. El mismo Christian tiene miles de seguidores en su cuenta de twitter que fue donde dio a conocer este hecho. Inmediatamente las huestes twitteras se unieron y al grito de “teclados unidos jamás serán vencidos” se lanzaron a una campaña pidiendo a GoDaddy que regresaran el control de esos dominios Christian.

GoDaddy finalmente accedió y en vez de tardar meses, como generalmente sucede en este tipo de casos, resolvió en aproximadamente un día y devolvió estos dominios a su legítimo dueño.

Todo muy bien, final feliz, ya nos podemos ir a nuestras casas porque el mundo está finalmente en paz. ¡Bye! Nos vemos a la siguiente.

NOOOOO. ¿Qué les pasa? ¿Están idiotas, borrachos, drogados o qué? ¿No se dan cuenta que si bien el caso de Christian terminó bien si hubieran sido ustedes o un servidor los afectados, las cosas no hubieran terminado igual? ¿Acaso créen que sería la misma avalancha de twits solidarios a su favor?

No. El caso de Maestros del Web es muy especial, por su importancia y por el número de personas que dependen de él. A la mayoría de nosotros nos pueden robar el dominio, la cartera y hasta la cara y a los demás les valdría un pedo aguado lo que nos pasara. La lección que debemos tomar es que no hay nadie invulnerable, a todos nos puede pasar y probablemente algún día nos pase.

¿Ya se preguntaron ustedes qué harían en ese caso? ¿Cómo protegerían el resto de sus cuentas? ¿Pueden cambiar contraseñas de inmediato? ¿Su cuenta de correo de seguridad está bien resguardada? A muchos se les ha criticado de querer llevar agua a su molino a raíz de este caso, y si bien tal vez pueda parecer de mal gusto, razón no les falta. En internet nada es seguro y necesitamos tener un buen plan de contingencia en contra de robo de identidad o de hackeo de cuentas.

Mientras más cosas guardamos en línea, mientras más visibles somos, mayor peligro corremos. Abuzados.