Como usar Instagram y sus nuevos videos para tu empresa

Hoy mismo Facebook anunció que su aplicación Instagram de fotografías comenzaría a poder grabar videos de 15 segundos para modificar con filtros y compartirlos con la gente que quieras. Algo igualito a lo que hace Vine de Twitter pero con 9 segundos más y filtros para sentirse artista vanguardista incomprendido. También puedes creerte hacer videos de stop-motion.

“¿Y a mí qué?” seguro que dirán. Pues si eres el encargado de promocionar una marca, empresa, negocio, changarro, o algo así, seguro te interesará saber que, como Instagram de siempre, se integra con Twitter, Foursquare, Flickr y Facebook; aunque Youtube todavía no.

instagram

El video es mucho más atractivo que una imagen estática. En 15 segundos, con algo de creatividad puedes mostrar como funciona tu producto, como hacer algo sencillo, como arreglar un pequeño problema, o demostrar que eres bien bueno para hacer algo en particular (como dar clases de piano, organizar fiestas o comer quesadillas).

“Pero para eso mejor hago un videote grande, con valores de producción, historia y alguno de los Bichir que salen en todo.” Pues sí, pero ¿cuánto te va a costar todo eso? En tiempo y en dinero. Y encima, ¿quién tiene el tiempo o las ganas de ver un videote, y luego con los Bichir que ya están bien quemados por salir en todo.

En cambio, pensar y elaborar un video de 15 segundos no cuesta mucho, y es un video que luego puedes copiar a todos lados, ponerlo en blogs, páginas, etc. y a nadie le importa ver 15 segundos de video. Si lo planificas bien puede resultar bastante útil, barato y efectivo, y hacer un montón de videos pequeños para distribuir según lo amerite la ocasión.

La aplicación de Instagram es gratuita y está disponible para iOS y Android.

Como crear una gran estrategia de social media

Una de las mejores herramientas que han surgido para ayudarnos en las tareas de marketing de nuestros negocios es el social media, o medios sociales. Con estas un negocio pequeño o mediano puede alcanzar audiencias mucho mayores de lo que puede alcanzar con medios tradicionales.

Es de vital importancia crear una estrategia para alcanzar lo que queremos. Imagen de ButchLebo

Sin embargo para hacerlo bien es necesaria una buena estrategia y para crear una buena estrategia necesitamos hacernos algunas preguntas:

1. ¿Para qué?
La primera pregunta, y la más importante es preguntarnos ¿para qué queremos estar en medios sociales? Podemos tener varios objetivos: incrementar nuestra imagen, formar una comunidad con nuestro clientes actuales, aumentar nuestra base de clientes potenciales, investigar mercado, entre otras. Así que debemos empezar por definir cuales son los propósitos por los que queremos estar en medios sociales.

2. ¿Qué queremos lograr?
Aquí vamos a ser más específicos. Una vez que tenemos nuestras razones principales debemos definir que queremos de ellos. Por ejemplo, aumentar ventas 20%, retener 50% más clientes, reducir reclamaciones en 10%, etc. Es decir, metas específicas que queremos lograr con el uso de social media.

3. ¿Con quién queremos conectar?
Esta pregunta la vamos a contestar definiendo la audiencia a la que queremos alcanzar. Tal vez queramos encontrar profesionistas entre 25 y 30 años de edad, mujeres casadas de más de 30 años, parejas con niños de entre 6 y 12 años de edad, jóvenes que están buscando universidades, etc. Es decir, vamos a describir el tipo de cliente que queremos para poder enfocar nuestras esfuerzos y determinar cosas como promociones hasta la mejor hora del día para interactuar.

4. ¿Qué voz vamos a usar?
Dependiendo del tipo de cliente al que hablemos vamos a elegir que tipo de voz o personalidad usar, si nos vamos a ver como amigos, socios, colegas, formales, informales, etc. Un buen ejercicio es crear a una persona ficticia, con su propia historia y personalidad que va a llevar a cabo la comunicación e imaginar como hablaría, como contestaría a las cosas y como reaccionaría ante diferentes situaciones.

5. ¿Qué redes vamos a usar?
Aunque Twitter y Facebook son las más populares actualmente hay cientos de redes sociales que podemos usar, pero hay que saber cuales serían el mejor canal para nuestra empresa, nuestra personalidad y la de nuestra audiencia. Si hay una red donde nuestra audiencia esté participando activamente, obviamente debemos estar ahí. En cambio, aunque una red sea popular, si nuestra audiencia no tiene presencia, pues no tiene caso. Dependiendo de la red y el tipo de interacciones que se den vamos a elegir diferentes tácticas para empezar con nuestra participación, pueden ser comentarios relevantes, posts de diferente longitud, preguntas a los participantes, etc.

6. ¿Cómo lo vamos a medir?
Un factor importante para alcanzar el éxito tal como lo definimos es ver si vamos por buen camino. Para esto debemos crear métricas que nos digan quien está recibiendo nuestros mensajes y si están reaccionando a ellos (haciendo RT, dando Like, visitando las ligas, preguntándonos, etc.) Hay varias herramientas que nos pueden ayudar a dar seguimiento, pero primero debemos determinar que es lo que vamos a medir y como.

Espero que estos puntos te ayuden a crear una estrategia de social media con buenos resultados ¿tienes algo que añadir o alguna pregunta? No dudes en dejarla en los comentarios.

Como promocionar tu sitio sin caer en malas prácticas

¡Nuestro sitio es fabuloso! ¿Verdad? ¡Es tan fabuloso que todo mundo debe conocerlo, así que voy a poner la dirección a mi sitio en todos lados y voy a decir que tan fabuloso es! Para tener más éxito voy a crear múltiples cuentas en un montón de lados para comentar la fabulosidad de mi sitio.

Uno de los primeros errores en los que se cae cuando quieres dar a conocer tu sitio es lo anterior: ponerlo en todos lados y crear cuentas falsas para darlo a conocer. Es una práctica muy nefasta llamada “astroturfing” (por el pasto artificial que ponen en algunos estadios).

Puede funcionar durante algún tiempo, pero casi siempre el engaño acaba por ser descubierto y quien lo hace pierde muchísimos puntos de confianza y credibilidad en su público.

Entonces ¿qué podemos hacer que funcione y que nos gane la confianza de nuestros clientes?

Hay varias cosas que se pueden hacer de una forma ética y responsable. He aquí una serie de pasos:

1. Identifica a quien sí le interesa. Todo producto o servicio, por muy superfabuloso que sea, no le interesa a todo mundo. Hay un montón de gente a la que no le importa. Así que lo primero que hay que hacer es identificar a quien sí le interesa, crear un perfil de tu cliente ideal y así sabrás a que tipo de audiencia dirigirte.

2. Busca donde se está reuniendo esa gente. Una vez que puedes definir el grupo de gente al que te quieres dirigir puedes empezar a buscar foros, sitios y otros tipos de comunidad que han sido formadas por este tipo de personas o donde ellas se reúnen.

3. Únete a las comunidades establecidas. No tengas miedo en comenzar a participar, pero ten cuidado, antes de poder ofrecer tu servicio debes convertirte en un miembro de la comunidad. Escucha primero y participa contestando preguntas, opinando en conversaciones o contestando en twitter, pero hazlo como persona, ofreciendo algo útil y de valor. Tus primeras participaciones no son el lugar para promocionarte. Sin embargo sí usa tu perfil para contar sobre tu empresa, producto o servicio. Una mención discreta en la firma (en el caso de los foros) también es aceptable.

4. No promociones, ayuda. Una vez que eres conocido entre la comunidad y tienes cierta credibilidad y confianza, no tengas miedo de contactar directamente a los usuarios que veas que puedes ayudar con tu producto. No trates de vender sino de ayudar: “Vi que tienes este problema, te puedo sugerir tal y tal” En vez de “¡Cómprame! ¡Esto está chidísimo!”

5. Ante todo se trata de personas. No veas a los miembros de tus comunidades como clientes, consumidores o mercado meta. Son personas antes que nada, trátalos como tales y tendrás muy buenas relaciones en todos sentidos.

Copyright, Youtube y videos

Cada vez es más frecuente que empresas y negocios locales usen videos para su promoción y marketing. El video es una excelente herramienta para dar a conocer nuestro productos y servicios. Sin embargo también hay muchas dudas sobre como hacer videos sin meterse en problemas legales después o que Youtube nos los quite por infringir alguna norma.

No soy abogado ni mucho menos experto en copyright, pero resumiré aquí lo que he logrado aprender sobre estos temas para no tener problemas con Youtube u otros servicios de videos y puedas sentirte seguro cuando estás haciendo marketing o alguna otra cosa con tus videos.

¿Qué videos tienen copyright?

En principio todos los videos tienen copyright. El derecho de autor aplica automáticamente cada vez que creas algo: una obra literaria, musical, escultura, etc. No es necesario registrar la obra, ni ponerle la leyenda de copyright ni nada. Una vez creada, la obra queda protegida. Es conveniente registrarla o poner la leyenda en caso de que haya disputas después, pero no es necesario.

¿Cuándo tengo derecho a usar un video?

Cuando el autor te da permiso de usarlo. Aún si no sabes quien es el autor, si encontraste el video por “internet”, no puedes usarlo o tendrás que demostrar que hiciste todo lo razonablemente posible por encontrar al autor, pero es una lata demostrar esto. A menos que el autor te dé permiso o declare que el video es de dominio público no se puede usar.

Youtube recientemente implementó las licencias “Creative Commons” para que los autores puedan dar permiso de reutilizar sus videos sin necesidad de preguntarles uno a uno. Cuando un video tiene este tipo de licencia significa que puedes tomarlo y reutilizarlo bajo las condiciones de la licencia. Por ejemplo, puede ser que lo puedas usar únicamente para fines no comerciales, dando atribución al autor original o que el video que tu hagas deba tener los mismos permisos de reutilización.

Lee bien esta licencia y asegúrate de cumplirla.

¿Puedo usar fragmentos de un video?

En general no, aplica lo mismo que en la situación anterior. Si no tienes permiso para usar esos videos no lo puedes hacer. Sin embargo hay una excepción importante: si vas a usar un pequeño segmento con fines de crítica, comentario, información sobre un tópico relevante y que sea noticia, entonces lo puedes hacer. Pero tiene que ser un fragmento razonablemente pequeño que sirva para ilustrar y lo más importante debe ser el comentario, la crítica o la noticia que pretendes dar. Es decir, no puedes poner media hora de un programa de TV y al final nada más decir “Sí me gustó”.

¿Obras derivadas?

Este es un tema algo más peliagudo. Una obra derivada es cuando tomas una obra anterior como base para crear algo completamente nuevo en cuyo caso tú tendrías la autoría de la nueva obra. Aquí lo difícil es determinar que tanto es tantito, es decir, que tanto debemos alterar la obra para poder considerar que se ha hecho algo nuevo. Lo que sí está muy claro es que no basta con pequeñas alteraciones: cambiar la velocidad del video, voltearlo, alterar los colores, etc.

Eso nada más consigue engañar al detector automático de Youtube, pero en ningún caso altera el copyright. Para que se pueda considerar una obra nueva debe haber mucho más que las simples alteraciones y producir algo con un mensaje y forma claramente distinta. Esto no es fácil de determinar, especialmente en el caso de los “mash-ups” que combinan fragmentos de muchos videos con música diferente y hacen algo completamente distinto. Los mejores ejemplos son los videos de Hitler basados en una escena de la película “Der Undergang” pero con subtítulos muy graciosos que cambian completamente el sentido de la escena. Son nada más subtítulos, pero crean algo nuevo ¿hasta que punto son obra derivada y no una copia?

Hasta donde sé todavía no hay legalmente una base para decir con seguridad si una obra es derivada o no. Lo mejor en caso de duda y evitar posibles problemas para tu negocio o tu cuenta de Youtube es no hacer este tipo de videos y asegurarte que tienes todos los permisos necesarios para usar las imágenes y música que utilices.

Las 22 leyes inmutables del marketing (5 y 6)

Ahora le toca el turno a las leyes 5 y 6 de las 22 leyes inmutables del marketing.

Ley del Enfoque

Esta ley dice que debemos enfocarnos en una palabra de la cual seremos dueños y todos nuestros esfuerzos deben centrarse en esa palabra. Cuando la gente piense en nuestra marca pensará en esa palabra, y cuando piense en esa palabra, pensará en nuestra marca.

Y esa palabra no puede ser “calidad”.

Ley de la exclusividad

Dice que la palabra que elijamos no puede tener ya dueño, porque en la mente de los consumidores, esa palabra ya está ocupada.

Debemos escoger una que solo podamos tener nosotros, nadie más.

Las 22 leyes inmutables del marketing (3 y 4)

Continuando con Las 22 Leyes Inmutables Del Marketing ahora le toca el turno a las leyes 3 y 4.

La ley de la mente

La ley de la mente dice que es mejor ser el primero en la mente de los consumidores que ser el primero en el mercado. Parece una contradicción a la primera ley, la ley del liderazgo, pero la importancia de ser el primero en algo radica en que esto te da una ventaja muy importante a la hora de colocarte en primer lugar en la mente del consumidor.

A final de cuentas todo se reducirá a ser el primero en el que la gente piensa cuando se le pregunta sobre los productos o marcas del segmento donde quieres competir.

La ley de la percepción

Esta ley dice que la batalla en el mercado no la ganan los mejores productos, sino los que tienen mejor percepción, es decir, los que la gente piensa que son mejores. Es muy difícil hacer cambiar a la gente de opinión una vez formada, así que es importantísimo que la primera impresión sea buena y que las percepciones que la gente se forme sobre nosotros o nuestro producto sea positivo.

No te preocupes tanto por las características técnicas de tu producto o servicios sino en como se va a sentir la gente y las recomendaciones que vayan a hacer.

Las 22 leyes inmutables del marketing (1 y 2)

Hace casi 20 años Al Ries y Jack Trout escribieron un libro que se convertiría en un clásico infaltable para cualquier estudiante de mercadotecnia, Las 22 Leyes Inmutables Del Marketing.

Así que voy a hablar de estas leyes en el contexto de hoy, empezando por las dos primeras:

La ley del liderazgo

Es mejor ser el primero que ser el mejor. La ventaja de llegar primero con un tipo de producto al mercado es inegable. eBay fue el primer servicio de subastas por internet. PayPal el primer servicio de pagos electrónicos también en internet. Netflix el primero en rentar películas por correspondencia. Twitter el primer servicio de microblogging.

Ser el primero te permite sacar mucha ventaja sore tus competidores. Foto de Daniel Weber

A pesar de que hubo otros después que hacían lo mismo y a veces hasta mejor, ninguno a podido destronar a los pioneros, porque la ventaja que les ha dado el llegar primero ha creado un nicho casi inexpugnable en la mente del consumidor.

La ley de la categoría

Y sin embargo, es posible tener éxito aún si no eres el primero en crear algo. Si no puedes ser el primero, crea una categoría donde sí lo seas. Toma lo que ya existe y dale la vuelta, una diferencia que te permita ser el primero en tal o cual mercado o con tal o cual cosa. Apple no inventó la primer computadora personal, pero fueron los primeros en tener un sistema fácil de usar. Tampoco inventaron el reproductor digital musical, pero fueron los primeros en hacerlos agradables a la vista y al uso.

Google no fue el primer buscador, pero fueron los primeros en darte resultados relevantes y categorizados.

Así que busca ser el primero en lo que hagas, pero si no se puede, inventa algo en lo que puedas ser primero.

La eficiencia de las camisas

Hace mucho tiempo leí un tweet de ya no me acuerdo quien, que en su momento me causó gracia pero hasta ahora me cayó el veinte que es un ejemplo perfecto de como muchas empresas entienden la eficiencia, tanto en sus procesos productivos como para medir resultados de su web o participación en redes sociales.

El tweet decía más o menos así:

Hace tiempo tardaba una hora planchando una camisa y quedaba toda arrugada. Ahora me tardo 10 minutos. No me acuerdo quien

Camisas esperando a ser planchadas.

Foto de Klara

Y así es en muchas empresas: entienden la eficiencia como hacer las mismas cosas más rápido aunque estén mal. La raíz del problema es que generalmente no se entiende que se está midiendo y para que.

Un ejemplo muy claro lo tenemos en como se miden muchas veces los resultados de un sitio web o en una red social. Para muchas empresas el éxito de su sitio se mide a través de visitas mensuales y tiempo que cada uno de los visitantes pasa en el sitio, pero sin recordar que el objetivo de un sitio web no debe ser que la gente lo mire, sino llevar nuevos clientes a la empresa o mejorar las relaciones con los ya existentes.

“¿Cuánta gente visita mi página?” no nos dice si nuestro sitio está cumpliendo ese objetivo. Es posible que hoy tengamos tropecientos mil visitantes que pasan una hora cada uno en el sitio. ¿Y después? ¿Se van? ¿Quiénes son estos tropecientos mil? ¿Clientes potenciales, existentes, visitantes que vieron algún anuncio nuestro, o entraron por error creyendo que encontrarían otra cosa?

Si no respondemos esas preguntas nuestra estrategia se basará simplemente en obtener más visitantes, gastando dinero para atraerlos esperando que algun compre algo, aunque sea por casualidad. Estaremos dejando las camisas arrugadas más rápido.

Para saber con mayor exactitud que tan útil está siendo nuestro sitio es mejor preguntarse “¿Quiénes visitan mi página? ¿por qué llegaron aquí? ¿responden a las llamadas de acción?” y esas respuestas nos dirán que está pasando y que estrategias podemos adoptar para mejorar.

Es perfectamente posible que una de las estrategias sea tener menos visitantes, pero más enfocados y que una mayor proporción de ellos se convierta en nuestro cliente, de manera que aunque sean menos visitas tendremos mejores ingresos. Además, aquellos que no se conviertan en nuestros clientes por lo menos sabrán bien de que se trata nuestro sitio y podrán regresar otro día con mejor disposición o recomendarlo a un amigo.

Lo que nos lleva al tema de redes sociales. Igualmente, no se trata de cuantos “amigos”, “fans”, “likes” o “seguidores” tengas, sino de quienes sean ellos y que tan bien te lleves. Un grupo de pocos amigos pero cumplidores puede ayudarte a cumplir tus objetivos mucho más fácilmente que una turba poco involucrada.

Cuando estés haciendo tu estrategia de marketing en la red, tanto web como redes sociales, pregúntate “¿cómo le hago para dejar las camisas bien planchadas?” y no nada más “¿cómo le paso la plancha a más camisas?”

El de los anuncios en medios sociales

Según el señor Glenn Fogel, alto ejecutivo de Priceline, anunciarse en medios sociales es una pérdida de dinero y recomienda mejor crear una experiencia y que pueda ser retransmitida por los medios sociales.

Tiene razón, en varias cosas. Los medios sociales no son un simple medio para anunciarse y ya. Tampoco es cosa de contratar un community manager y ya está. Implica muchas más cosas, estrategia, planificación e inversión para poder sacar provecho de ellos.

Una entrevista muy reveladora con los creadores de @oldspiceguy

La publicación en línea FastCompany conisiguió una entrevista con el equipo que está detrás de @oldspiceguy, una campaña muy exitosa que ha conseguido viralizarse como nada nunca antes y que está causando revuelo en estos momentos.

Esta campaña es algo imprescindible para cualquiera interesado en marketing online, “community managers”, “social media experts” y demás curiosos. Seguro que va a ser caso de estudio en el futuro en las universidades que toquen estas materias.

5 razones para dejar a los medios sociales para el final

Mucho se habla últimamente de la mercadotecnia de medios sociales, pero una de las cosas que se preguntan poco es ¿en qué momento es mejor llevarla a cabo?

En su libro “The Zen of Social Media Marketing” Shama Kabani argumenta que se debe dejar hasta el final por cinco razones. A continuación mi interpretación de esas cinco razones:

1. Los clientes se informan sobre tu producto o servicio en medios sociales, pero lo compran en tu website. Los medios sociales es donde presentas el productor, pero la venta seguirá ocurriendo en el sitio.

2. Eres dueño de tu sitio, pero no de las redes sociales. Es cierto que cuando se mete uno a redes sociales hay que dejar de lado la necesidad de controlarlos, pero eso no quiere decir que debamos dejar de controlar todo. Tu sitio es la parte que puedes controlar y donde puedes experimentar más libremente. Una red social, como Facebook o Flickr te puede cerrar la cuenta a veces sin razón aparente, por políticas de la empresa o porque le caíste mal a alguien y te denunció. Eso no pasaría en tu sitio. Y las políticas pueden cambiar de un momento a otro, poniendo en peligro tu campaña.

3. Los medios sociales son grandes amplificadores, pero primero tiene que existir algo que amplificar. Los productos, servicios, marcas, etc. deben existir primero fuera de los medios sociales, tener su propia existencia y movimiento antes que los medios sociales puedan tomarlos y darles su propio impulso. Los medios sociales no pueden crear algo de la nada, lo pueden amplificar de la casi nada, pero debe existir primero.

4. El mercado en los medios sociales se define a si mismo. A veces un producto empieza a pegar a través de medios sociales en un segmento que no te esperabas. Esto no es necesariamente malo, a menos que tu producto sea inapropiado para ciertos segmentos, digamos por causa de la edad, restricciones geográficas, límites de producción, etc. Por lo tanto el mensaje debe clarificar cuales son estas limitaciones antes de mandarlo a las redes sociales.

5. Los medios sociales son muy amplios, pero poco profundos. Es difícil que una persona cualquiera en medios sociales escriba una reseña amplia de tu producto, o que se pueda decir todo en un sólo twitt. Idealmente los medios sociales deben ser complementados con mensajes en un sitio: reseñas, videos, guías, asistencia, etc.

¿Qué les parece? ¿Están de acuerdo con Shama?

Si yo fuera disquera…

Si yo me dedicara a editar álbumes musicales y quisiera conservar mi negocio en estos días de banda ancha y torrents, esto es lo que ya hubiera hecho:

  1. Digitalizar todo mi catálogo.
  2. Eliminar las divisiones geográficas entre mercados.
  3. Lanzar canales de música donde se pueda escuchar mi catálogo con la opción de compra.
  4. Formar comunidades en torno a esos canales.
  5. Comercializar directamente a esas comunidades.
  6. Desarrollar productos y contenido extra para complementar mi catálogo.

En fin, a ver si un día los ejecutivos y los genios de mercadotecnia se ponen las pilas.

5 consejos para promocionarse en Facebook

Facebook es una de las redes sociales con mayor crecimiento actualmente, rebasa ya a los que eran gigantes tradicionales como MySpace. Su alcance cruza varios estratos sociales, de edad, culturales y socioeconómicos. Esto quiere decir que casi con seguridad Facebook sirve de punto de reunión para muchos clientes potenciales.

Sin embargo, hay algunas cosas que debes tener en cuenta para promocionarte adecuadamente en este medio:

1. Se tú mismo. Facebook es ante todo una red social, esto quiere decir que cada uno de los perfiles ahí debe ser de un individuo real, no un negocio. Facebook ofrece servicios de publicidad y mercadotecnia para negocios, obviamente no gratis. Si aún no estás listo para invertir en estas herramientas crea tu propio perfil, tuyo como persona, y úsalo para establecer contacto con clientes actuales y explorar clientes potenciales.

Facebook puede ayudarte a obtener nuevos clientes, pero primero tienes que hacer nuevos amigos

Facebook puede ayudarte a obtener nuevos clientes, pero primero tienes que hacer nuevos amigos

2. Crea amistades, no ventas. Siguiendo del punto anterior, lo último que desea alguien es ver que su nuevo amigo lo único que le interesa es hacer una venta. Estas personas suelen ser denunciadas y expulsadas de Facebook. Por supuesto no quieres esto. Lo que sí quieres es cultivar las amistades, ofrecer tu experiencia en forma de noticias, consejos y de vez en cuando alguna liga al sitio de tu negocio sin exagerar. Pero lo más importante es cultivar las relaciones personales primero y el negocio se irá dando.

3. Crea un grupo. Si tienes un producto o servicio puedes crear un grupo de personas que hayan usado el servicio o tengan una problemática similar. Por ejemplo, si eres un contador puedes crear un grupo dirigido a pequeños empresarios con preguntas contables. Esto te permitirá conocer clientes potenciales, medir el mercado actual y crear nuevos productos o soluciones. Usa este grupo para dar consejos e ideas sin promocionarte abiertamente pero sí ofreciendo ayuda.

4. Complementa tu perfil con una página o blog. Si bien no puedes usar Facebook como herramienta de promoción abiertamente nada impide que anuncies las actualizaciones a tu blog o página. Que de vez en cuando haya algo que diga “Nuevo post: Actualizaciones impositivas para pequeñas empresas” y vaya la liga a tu blog no se considera abuso.

5. Investiga el mercado. Ya una vez que tengas un buen número de amigos en tu perfil puedes hacerles preguntas, pedirles su opinión y observar sus comentarios. Algunas aplicaciones te permiten crear encuestas y llevar un seguimiento algo más complejo de las opiniones de tus amigos.

Con estas ideas puedes comenzar a promocionarte en Facebook y utilizar el enorme potencial de esta red social. Para nada es una lista exhaustiva y seguramente tendrás muchas más ideas conforme te vayas familiarizando con la red social y sus conceptos.

El código QR

Si estás viendo este post desde mi sitio, probablemente te habrás dado cuenta del cuadrito chistoso que aparece a la derecha y te estés preguntando ¿qué es eso? Eso es un código QR.

El código QR se inventó en Japón donde, según los que saben de estas cosas, es muy utilizado. Es como un código barras sólo que en vez de poner la información en una línea, o barra, lo hace en las dos dimensiones de un cuadro y así puede guardar mucha más información. Por la manera en que está hecho el código se puede imprimir en varios materiales, incluso hay quienes lo han bordado, y también se pueden añadir algunos dibujos y logotipos sin perder su información. El dueto Pet Shop Boys usó un código QR como portada de uno de sus discos.

El nombre QR viene de Quick Response que es lo que busca este código, ser un instrumento para facilitar una respuesta rápida del público, donde quiera que veas el código (en la calle, revista, periódico, folleto) puedas leerlo y llevar a cabo la acción pretendida por quien lo generó.

Con la llegada de los teléfonos celulares con cámara integrada estos códigos se han vuelto muy útiles. Usando una aplicación para descodificarlos (yo uso BeeTagg que tiene versiones para diversas marcas y modelos de celular) simplemente se vuelve cosa de apuntar con la cámara. También puedes usar un programa como el de iCandy y usar la webcam de tu computadora para leer los códigos.

¿Para qué sirve? Bueno, imagínate que vas por la calle y ves un póster sobre un evento, apuntas la cámara de tu celular, lees el código y te manda a una página donde te puedes registrar o ver más información. O le pasas tu tarjeta de presentación a alguien y en el reverso imprimes un código QR que los lleva a tu perfil de LinkedIn o a tu blog. O te pintas el código QR de tu Facebook en el cachete, que sé yo.

Generar un código QR estos días también es bastante sencillo. El mismo sitio de BeeTagg tiene algunas herramientas para hacerlos, pero no es el único sitio. La manera en que los genero en el blog es usando el plugin QR Code Widget para WordPress. Este se encarga de convertir el URL de cada post en un código QR que después puedes poner en cualquier parte.

Obviamente nada más para el blog como hago aquí, pues no tiene mucho chiste, es mejor poner una liga. El código QR está más a gusto sirviendo de puente entre un medio impreso y uno digital. Si parte de tu promoción se hace a través de material impreso o pintado (como los autobuses) puedes considerar usar códigos QR para capturar gente de manera inmediata en vez de esperar a que lleguen a su casa y que se les haya olvidado tu mensaje.

Actualización 20 de abril.

El fabricante de accesorios, bolsas y esas cosas que se usan para aparecer más trucutú, Louis Vuitton ha contratado a la agencia publicitaria japonesa SET para diseñarle unos códigos QR bien cucos que además de dirigir a las japonesas a lugares en línea donde pueden comprar bolsas de US$3,000 también sirven como decoración y hacen muy atractiva la publicidad en vez de ser un laberinto feo en una esquina. Chequen el dibujito y háganle clic para ir al blog de la fuente.

OPP Número 4

Cydia pomonella
Image by dhobern via Flickr

Es el cuarto número del podcast de Onomatopeyas Pícaras Peligrosas. En este OPP hablo de:

La rumorada chirriscomputadora de Apple.

La tienda Cydia que busca ser una alternativa a la Apple App Store

La tienda de música Mixup Digital

Y publicistas que no saben nada de publicidad en Web.

En la música pongo I’m Alive de Nova Express.

Este podcast se distribuye con licencia Creative Commons 0 (excepto la música que tiene su propia licencia)

Reblog this post [with Zemanta]

¿Cuál es el valor de un sitio estático?

En Web Worker Daily Aliza Sherman pregunta si vale la pena mantener un sitio estático, o sitio folleto como también se le llama. Su opinión personal es que no, siendo mucho más importante el mantener un sitio dinámico, tipo blog, o por lo menos que te lleve a los diversos lugares donde tienes tus perfiles sociales.

Creo que desde el punto de vista del prestador de servicios profesional tiene de razón. Dependiendo del tipo de servicio que otorgues será necesario para tus clientes el conocerte a ti, como persona, más que simplemente obtener tu número de teléfono y el grado escolar que obtuviste. Para poder saber si quieren confiar en ti los clientes potenciales querrán saber tu opinión sobre las cosas, si eres una persona seria y responsable, si tienes amigos, algún hobby con el que ellos también se pueden relacionar. Y por supuesto, también querrán ver si eres un profesional capaz y si lo puedes demostrar con un blog, referencias en linked-in, etc. pues que mejor.

Claro, me estoy refiriendo a casos particulares de profesionales como contadores, médicos, consultores y cosas así en los que una relación personal puede ser clave para el buen desempeño de la actividad profesional. Sin embargo, habrá otras situaciones donde tal vez esto no sea tan importante. Por ejemplo, en los comentarios mencionan al jardinero o a una limpiadora de casas. Tal vez en este caso no sea tan importante la relación personal y puedan justificar tener un sitio estático, sin embargo sería una gran ventaja tener referencias profesionales en sus sitios, testimonios de clientes satisfechos, etc.

Todo depende en gran parte de la audiencia a la que quieran llegar y que tanta inclinación tienen hacia la tecnología, si están ellos mismos en redes sociales, si saben usar un blog, etc. Y, finalmente, hay ora cosa que puede ser todavía más importante: quien le va a dar mantenimiento al sito,  de cuento tiempo disponen y que capacidad tecnológica.

Mi conclusión es que es mucho mejor tener un sitio dinámico y una gran presencia en las redes sociales, pero no se debe subestimar al sitio estático. Después de todo es mejor tener algún tipo de presencia que no tener nada.