Tecnoblips 1

Las notas más interesantes que me he encontrado en la red este día.

Hoy tengo:
Jimmy Wales dice que la apertura no es enemiga de la calidad.
Flash CS5 llega los móviles y creará aplicaciones para el iPhone.
Microsoft desarrolla nuevos ratones táctiles.
Telcel piratea publicidad de Sprint.
Y Paul Boag comparte una interesante plática de Leo Laporte.

Malas primeras impresiones: birddi.com

Muchas veces cuando vemos algo que nos agrada, que tiene éxito, que sirve, nos dan ganas de saber como funciona, por que funciona y si podemos hacer algo igual o mejor. Pero a veces se nos olvida analizar las verdaderas causas del éxito de lo que queremos emular y creemos que con hacer una copia de lo mismo tendremos los mismos resultados.

Creo que es el caso de birddi.com, un clon (o copia) de twitter.com que permite a sus usuarios crear microblogs de 140 caracteres completamente en español. Esto en sí no es malo, al contrario, es muy bueno y todo mundo tiene el derecho de reproducir la funcionalidad de twitter u otra aplicación siempre y cuando la desarrolle uno mismo. Hasta aquí no hay problema.

El problema está en que birddi copia muy de cerca a twitter, y cuando digo muy de cerca me refiero a que trataron de hacerlo igualito. Desde la estética, hasta las limitaciones que molestan a la gente (como el límite de 140 caracteres). Por ejemplo, esta es la portada que tenía hasta más o menos mediados del 2009:

Portada de Twitter antes del 2009

Y esta es la portada de birddi:

Portada de Birddi

Es decir, han copiado prácticamente todo al punto que parece hecho en photoshop, incluso copiaron a los usuarios que aparecían en la portada de twitter y que ni twittean en español ni mucho menos están en birddi. Uno de ellos es Evan Williams, cofundador de twitter, la segunda es Maggie Mason, fundadora de Mighty Mighty Media y escritora, y la tercera es Molly Holzschlag, impulsora, ponente y evangelizadora de estándares en la web. Son gente muy muy famosa, por lo menos en el mundillo del web 2.0 e internet, con lo que además de plagio están incurriendo en una falsa representación ya que se presta a confusión y puede pensarse que estas personas están o respaldan a birddi cuando en realidad no hay ninguna relación, así como no la hay con twitter.

El plagio de la portada ya es bastante malo, no es correcto tratar de decir a la gente “mirá, mirá, (es argentino el desarrollador) es que este servicio es twitter en español” cuando en realidad no se trata de twitter ni funciona igual. Todavía peor es el hecho que hayan plagiado el video introductorio, completamente copiado y apenas mal-encubierto de un video explicativo de twitter hecho por Commoncraft quienes permiten compartirlo pero específicamente prohíben las alteraciones. Lo más irónico de todo es que hay una versión profesional en español de ese video.

Por si fuera poco el desarrollador no encontró mejor modo de promocionar su servicio que haciendo spam. Creó un nombre de usuario desde el que se puso a mandar el mismo mensaje parece que a todos los que pueda encontrar en países hispanos dentro de twitter (me pregunto si se seguirá con plurk), sea que twitteen en español o no. Eso es spam puro y duro y es la peor manera en que puedes promocionar tu nuevo servicio. Siendo la intención crear un medio social sería conveniente que el desarrollador demostrara que sabe de las filosofías detrás de los medios sociales.

La verdad con tanto plagio y tácticas dudosas a mí me causó muy mala primera impresión y creí que se trataba de un sitio de phishing para robar contraseñas. Sin embargo, después de rondar un poco por ahí me parece que más que mala fe hay ignorancia sobre la ley, lo que constituye un plagio y lo que puedes hacer para equiparar un servicio con otro. Después de todo el desarrollador es un estudiante de programación de sólo 19 años que probablemente no ha tenido asesoría legal y ya sabemos como es la cultura de nuestros países en que todo se copia.

El servicio en sí no está del todo mal, tiene un feed de rss que funciona bien, hashtags, temás populares, búsqudas, etc. También tienen un sitio adaptado para móviles. En realidad el servicio está bastante completo para apenas iniciarse con muy pocos fallos técnicos.

De las pocas cosas que cambiaron parece que las cambiaron sin razón. Por ejemplo, en twitter se usa el símbolo @ para hacer referencia a otro usuario. Es una convención usada no nada más en twitter sino en comentarios de blogs, de chat y otros sistemas de medios sociales que además tiene un significado con sentido: “A”, la preposición. Así quedaría @fulanito = “A fulanito” (o “Para fulanito”).

En birddi no les gusta la arroba así que lo cambiaron por &. ¿Por qué? Pues inexplicable, tal como a Microsoft se le ocurrió usar / en vez del comúnmente usado (hasta entonces) para separar directorios, nada más porque se les dio la gana. Ni siquiera tiene sentido. & significa “Y”, la conjunción. &fulanito se lée “Y fulanito” ¿Fulanito y qué?

Las limitaciones técnicas que me imagino que no se han implementado por falta de tiempo, pero que pueden irse implementando en el futuro. Por ejemplo las conversaciones no quedan ligadas entre sí como en twitter, no aparece la hora a la que se envió el mensaje y alguna que otra fallita por ahí pero que al final no resultan impedimentos para disfrutar del sistema. O no lo serían si no se buscara ser igual que twitter.

Una diferencia grande con twitter es que carece de una API, aunque la prometen. Sin una API no es posible crear clientes de terceros como Tweetdeck o Tweetie. Este fue uno de los factores más grandes que influyeron en el éxito de twitter y dudo que sin una API sea posible emularlo.

Miren, yo estoy muy de acuerdo que hacen falta desarrollos en el mercado hispanoamericano, que está muy bien tener nuestros propios servicios y aplicaciones, orientadas a nuestros países y en nuestros idiomas. Pero eso no quiere decir que esté bien copiar de manera tan descarada uno de los servicios más famosos y utilizados de la actualidad.

Un servicio inspirado o basado en twitter que funcione en español no es nada malo, al contrario, sería buenísimo. Pero un servicio calcado, que busque copiar a twitter lo más de cerca, sin añadir alguna funcionalidad que a los usuarios les gustaría (aumentar el límite de caracteres, por ejemplo) y que no ofrezca nada más no es ningún beneficio.

Hay mucha gente en twitter (que no está sobresaturado como dice birddi) que escribe en español, pero hay muchos más que escriben en inglés, y un buen número que lo hace en los dos idiomas. ¿Le conviene a uno de esos usuarios birddear en vez de twittear? A la gran mayoría creo que no, pero sí se puede formar un nicho de nuevos usuarios que no hayan querido entrar a twitter por la barrera del idioma.

Espero que el desarrollador se dé cuenta de que calcar algo tan fielmente no resulta siempre buena idea y que pueda hacer cambios antes de que lo demanden. También espero que haga algunas modificaciones para que resulte más atractivo para quienes no están usando twitter en este momento pero que pudieran usar algo parecido.

Lo más importante, espero que no se desanime, twitter está muy bien posicionado y tiene una red enorme de servicios y clientes asociados que es prácticamente imposible emular, pero hay nichos donde se puede colar uno sin necesidad de copiar descaradamente. De hecho es mucho más importante diferenciarse.

Historia de un plagio 2.0

Todo empezó un buen día cuando el bloguero indio Diwaker Gupta notó que el sitio del Consorcio de la Comunidad de Computación compartía una enorme similitud con el de Una Lista Aparte, el sitio del gurú de los estándares y la web semántica, Jeff Zeldman.

Diwaker decidió hacer un post sobre esto, sin percatarse todavía que las similitudes eran más que mera coincidencia, de hecho el código estaba copiado completamente de una de las plantillas anteriores de ULA hasta el punto de no haber quitado los comentarios del código que dejaban establecida la propiedad. Zeldman se percató y a su vez hizo un post acusando directamente al CCC de robo. Lo que es peor es que el CCC depende del Fondo Nacional para las Ciencias, parte del gobierno de los Estados Unidos.

Las reacciones contra el CCC no se hicieron esperar y más de uno mandó un correo directamente a los responsables del sitio para cuestionarles sobre el diseño robado. Hay que reconocer que la acción del CCC fue rápida y adecuada; al verse alertados quitaron inmediatamente el sitio dejándolo sin nada más que una nota de “En Mantenimiento”, se disculparon con Zeldman y Una Lista Aparte y después subieron otro diseño con la disculpa pública visible a todo mundo. Que la dependencia oficial haya tomado esas acciones de manera tan rápida y humilde es loable.

Lo más seguro es que la administración del CCC no se hubiera dado cuenta (aunque cuesta trabajo creerlo, con los comentarios del código, pero démosles el beneficio de la duda) y que algún otro diseñador bajo contrato se le haya hecho fácil robarse el código y cobrar como si fuera original. Por supuesto, ése diseñador ahora puede ser sujeto a tener que reparar daños y perjuicios.

Leer los comentarios en el post de Zeldman es fascinante. Es alentador ver que la táctica del escarnio público funciona por lo menos en algunos casos, pero sigue siendo triste la facilidad con que algunos “diseñadores” se apropian del trabajo de otros sin los permisos necesarios y ni siquiera dar las gracias.

Me pregunto ¿pasaría lo mismo en México si algún sitio gubernamental o empresa se robara un diseño, foto o texto aún de manera tan descarada? Díganme cínico pero yo creo que no. Y eso me entristece.

Copyright y derechos de autor en internet

Si creaste contenido para internet que quieres proteger y no sabes que derechos tienes o que hacer para defenderlos en caso de robo dale una leída a este artículo para que tengas una idea rápida. De Robertobaca.Net

Hace más de cincuenta años se celebró en Ginebra, Suiza una convención sobre la protección de derechos de autor y un par de décadas después se ampliaron estos derechos. A esta convención se ha unido casi un centenar de países que han acordado una definición sobre los derechos de autor y su protección.

Entre los acuerdos que se adoptaron en la convención está todas las obras se consideran propiedad de su autor y protegidas desde el momento en que quedan plasmadas en un medio físico o electrónico. Es decir, desde el momento de su creación. No es necesario registro ni nada así, sino simplemente crear algo para ser considerado un autor y tener derecho a la explotación de esa obra, ya sea directamente o por medio de la autorización a terceros.

Generalmente se pone la leyenda Copyright o el símbolo © para dar a conocer que la obra está protegida y que tú eres el autor, pero no es estrictamente necesario. También puedes registrar tu obra ante el registro de propiedad intelectual o de derechos de autor de tu país. Esto con el fin de que quede una constancia pública ante la autoridad de que tú eres efectivamente el autor. Si alguien más llegara a robar tu obra tendrías una manera fácil de comprobar la autoría.

Sin embargo, hay mucha gente a la que el actual esquema de copyright le parece limitado ya que no estimula la creación de obras basadas, no copiadas, en obras de otros autores, haciéndolas diferentes, mezclándola, tomándolas de inspiración, etc.

Para eso se crearon los esquemas copyleft, que le da a los autores más flexibilidad para decidir que se puede hacer con sus creaciones: usarlas libremente, hacer obras derivadas, etc. Uno de los esquemas de este tipo más exitosos es el Creative Commons al que le puedes echar una mirada y ver si te conviene más que el copyright tradicional.

Sitios Relacionados

  • marcas.com.mx Una introducción a los derechos de autor. Aunque está enfocado a México el sistema mexicano sigue la convención de Ginebra, así que lo básico aplica para los demás países signatarios.
  • Creative Commons en México es el organismo que se encarga de difundir y apoyar el esquema de Creative Commons en México. De aquí puedes acceder también a la información de otros países.