La eficiencia de las camisas

Hace mucho tiempo leí un tweet de ya no me acuerdo quien, que en su momento me causó gracia pero hasta ahora me cayó el veinte que es un ejemplo perfecto de como muchas empresas entienden la eficiencia, tanto en sus procesos productivos como para medir resultados de su web o participación en redes sociales.

El tweet decía más o menos así:

Hace tiempo tardaba una hora planchando una camisa y quedaba toda arrugada. Ahora me tardo 10 minutos. No me acuerdo quien

Camisas esperando a ser planchadas.

Foto de Klara

Y así es en muchas empresas: entienden la eficiencia como hacer las mismas cosas más rápido aunque estén mal. La raíz del problema es que generalmente no se entiende que se está midiendo y para que.

Un ejemplo muy claro lo tenemos en como se miden muchas veces los resultados de un sitio web o en una red social. Para muchas empresas el éxito de su sitio se mide a través de visitas mensuales y tiempo que cada uno de los visitantes pasa en el sitio, pero sin recordar que el objetivo de un sitio web no debe ser que la gente lo mire, sino llevar nuevos clientes a la empresa o mejorar las relaciones con los ya existentes.

“¿Cuánta gente visita mi página?” no nos dice si nuestro sitio está cumpliendo ese objetivo. Es posible que hoy tengamos tropecientos mil visitantes que pasan una hora cada uno en el sitio. ¿Y después? ¿Se van? ¿Quiénes son estos tropecientos mil? ¿Clientes potenciales, existentes, visitantes que vieron algún anuncio nuestro, o entraron por error creyendo que encontrarían otra cosa?

Si no respondemos esas preguntas nuestra estrategia se basará simplemente en obtener más visitantes, gastando dinero para atraerlos esperando que algun compre algo, aunque sea por casualidad. Estaremos dejando las camisas arrugadas más rápido.

Para saber con mayor exactitud que tan útil está siendo nuestro sitio es mejor preguntarse “¿Quiénes visitan mi página? ¿por qué llegaron aquí? ¿responden a las llamadas de acción?” y esas respuestas nos dirán que está pasando y que estrategias podemos adoptar para mejorar.

Es perfectamente posible que una de las estrategias sea tener menos visitantes, pero más enfocados y que una mayor proporción de ellos se convierta en nuestro cliente, de manera que aunque sean menos visitas tendremos mejores ingresos. Además, aquellos que no se conviertan en nuestros clientes por lo menos sabrán bien de que se trata nuestro sitio y podrán regresar otro día con mejor disposición o recomendarlo a un amigo.

Lo que nos lleva al tema de redes sociales. Igualmente, no se trata de cuantos “amigos”, “fans”, “likes” o “seguidores” tengas, sino de quienes sean ellos y que tan bien te lleves. Un grupo de pocos amigos pero cumplidores puede ayudarte a cumplir tus objetivos mucho más fácilmente que una turba poco involucrada.

Cuando estés haciendo tu estrategia de marketing en la red, tanto web como redes sociales, pregúntate “¿cómo le hago para dejar las camisas bien planchadas?” y no nada más “¿cómo le paso la plancha a más camisas?”

El del retorno sobre la inversión

El retorno sobre la inversión, o ROI, es uno de los términos más temidos e incomprendidos en los medios sociales, o social media que le dicen. Los community managers, social media experts y demás fauna rara tienden a menospreciar la importancia del ROI, muchas veces por no tener las herramientas adecuadas o carecer del enfoque para poder medirlo.

Es un gran error. Sin el ROI no sabremos que tan efectivas están siendo realmente nuestras acciones en social media en términos de su contribución a la empresa, haciendo difícil justificar el gasto realizado. Esto viene muy al caso a raíz de los comentarios de Glenn Fogel el otro día sobre el desperdicio de dinero que muchas empresas tienen al anunciarse en medios sociales, y la entrevista a Brian Solís el día de ayer sobre el ROI.

Comprende bien como calcular el retorno sobre la inversión, de donde vas a sacar los números, como los vas a justificar y no tengas miedo en medir lo que muchon consideran inmedible.

Por que los números en medios sociales no importan /v @boagworld

Gracias a Paul Boag me entero de este excelente post en el blog de eConsultancy acerca de la diferencia entre “uso e involucramiento“.

No todos los que ves en tus estadísticas están realmente comprometidos con la marca

El involucrar a los visitantes es el Santo Grial de los medios sociales: que se comprometan con la marca y que compren. Sin embargo, muchas veces vemos a los consultores y “espertos” más preocupados por medir cosas como número de visitantes, fans y retweets. Cosas que son fáciles de medir pero que no implican necesariamente estar involucrados.

Como dice en el artículo, una persona que pasa 3 minutos en el sitio puede estar más involucrada con la marca que una que pasa 20, simplemente porque sabe lo que quiere y a lo que va. Igualmente una persona que te hace retweet o se une a tus “fans” no necesariamente va a hacer nada más.

Es un artículo imperdible para todos los interesados en hacer mercadotecnia a través de medios sociales y para recordarnos que al final se trata de conocer a todas las personas con las que interactuamos, no de seguir una estadística.

Uno más con buenos resultados: Microsoft anuncia trimestre récord

Siguiendo los reportes financieros de Google y Apple que mostraron crecimientos muy importantes de año a año (24% y 62% respectivamente) le toca el turno a Microsoft, y no se queda muy atrás reportando 22% de incremento anual para conseguir aproximadamente US$16,040 millones de facturación.

Esto está apenas un poco más alto de los US$15,700 millones de recaudación de Apple, pero en materia de crecimiento está muy por debajo. Sin embargo, el crecimiento en las utilidades está mucho mejor: 48%, pasando de US$3,990 millones a US$5,930. Lo cual demuestra tal vez una mayor eficiencia en las operaciones.

Los manzanófilos argüirán que en materia de crecimiento Apple sigue superando a Microsoft por bastante, y es cierto. Pero también es innegable que la posición de mercado la sigue manteniendo MS, muy por sobre de Apple, por lo que es de esperar que tenga menos para donde crecer. Por otro lado, también creció lo que demuestra que Apple no le está comiendo mercado y que sus finanzas y la posición de sus productos están bastante sanos.

Lo que sí es que si tienes acciones te conviene meterlas en las dos compañías. Ambas tienen un gran futuro.

Crecimiento increíble de Google: 24% más que el año pasado

Pues aunque parezca difícil para una empresa del tamaño de Google, que uno pensaría que por ser grande y tener presencia en mercados que están relativamente maduros o madurando pues habría menos crecimiento.

Pero pues no. Google acaba de presentar su estado de resultados para el segundo trimestre del 2010 y muestran un crecimiento de año con año del 24%, con ingresos de US$6,820 millones en el trimestre. De esos, US$2,370 millones son de utilidad operativa, lo cual está muy bien.

De trimestre a trimestre sí se nota un poco estancado, en el primer trimestre los ingresos fueron de US$6,770, y hubo una disminución en algunos renglones como en el negocio de “clicks pagados” en publicidad.

Pero en general la salud de Google está más que bien, tienen ya US$30 mil millones en la cartera por lo que no sufren de problemas de capitalización y unas operaciones sanas con un muy buen margen de utilidad.

Con tanto dinero, los US$100 millones que se gastaron en defender a Youtube contra Viacom son pura morralla.

Seguro que ahora están viendo en que nuevos desarrollos invierten.

Las mayores empresas del mundo desperdician Twitter

Según los resultados de un estudio dado a conocer hoy la mayor parte de las grandes empresas no entiende como usar Twitter.

Como sabemos el servicio de microblogging permite a un usuario mandar cortos mensajes a un grupo de seguidores que voluntariamente se apuntan para recibirlos. En este servicio la interacción humana es indispensable, ya que esos seguidores quieren sentir que realmente se están comunicando entre sí, no nada más recibiendo pasivamente mensajes de publicidad y mercadotecnia de alguien que ni siquiera es una persona.

Esto fue lo que encontró el estudio. Aparentemente de las empresas que aparecen en la lista de las 100 de Fortune la mayor parte de ellas no se preocupa por generar contacto con sus seguidores, prefiriendo transmitir mensajes sin personalidad y sin beneficios reales. Esto es más increíble considerando que Twitter es la plataforma social preferida por las grandes empresas.

Lo que queda claro es la necesidad de las empresas, grandes o pequeñas, de establecer una verdadera y bien pensada estrategia de medios sociales, definir los objetivos que desean y poner a gente de verdad interesada en la empresa y sus clientes detrás de esas cuentas de medios sociales.