Programas que uso para mantenerme productivo

  1. Sistema operativo

    Después de un buen rato de estar usando indistintamente Windows y OS X, la muerte de la tarjeta de video y eventual sustitución de mi PC de 6 años de edad ahora hace que esté usando exclusivamente Windows 8.1 para trabajar. La razón es muy simple: la PC nueva es mucho más rápida que la Mac de hace 5 años. Antes podía trabajar en cualquiera de ellas y no se sentía mucha diferencia. La PC era más rápida pero a menos que estuviera editando video o imágenes no era muy importante.

    Pero ahora la nueva PC es mucho más rápida y meterse a trabajar en la Mac significa esperar y esperar y esperar. Probablemente actualice también la Mac a un modelo más rápido este año, en cuyo caso volveré a usar los dos indistintamente. Hasta ese momento, seguiré usando Windows 8.1

  2. Editor de textos / IDE

    Como desarrollador web que se la pasa casi todo el día metido en código php, css, o javascript un editor de textos es muy muy importante. Mi favorito sigue siendo Komodo Edit, que acaba de sacar la versión 9.

    Komodo Edit es el editor gratuito de un IDE de pago que se llama Komodo, hecho por la firma Active State. Aunque es un muy buen IDE y es muy recomendado, la verdad es que soy bastante tacaño, así que mi elección de IDE en la computadora es Netbeans.

    Aunque le faltan algunas cosas que lo harían el IDE perfecto para mí, Netbeans tiene prácticamente todo lo que necesito y lo he conseguido adaptar bien a mi flujo de trabajo.

  3. Navegador web

    Me gusta Google Chrome por las extensiones y su velocidad, pero el que uso todos los días es Firefox. Simplemente tiene mejores herramientas y extensiones para desarrollo web. El inspector web de Google y Firebug Lite no se comparan con Firebug en Firefox.

  4. Cliente MySQL

    No siempre necesito conectarme a bases de datos remotas en MySQL desde mi computadora, pero cuando lo hago, lo hago a través de HeidiSQL, un excelente programa gratuito para Windows.

  5. Edición de imágenes

    Mis necesidades de edición de imágenes son muy sencillas, recortar un poquito por ahí, cambiar de tamaño por acá, tratar de reducir algunos KB por este otro lado; cosas así. Para esto mi herramienta elegida desde hace ya más de una década (si no es que dos) es irfanView, una aplicación ligera, sencilla, gratuita y sin pretensiones que se acomoda perfectamente a todo lo que quiero. Incluso tienen una función para hacer ediciones por lotes para cuando tienes que ajustar algunos cientos de imágenes en un directorio. Ni si quiera la Mac tiene una aplicación como irfanView.

    Para editar y administrar fotografías tampoco necesito algo con grandes complicaciones, así que Picasa de Google es lo que utilizo.

  6. Captura y edición de video

    Para capturar video de la pantalla de la computadora uso Camtasia Studio 3, una versión ya bastante vieja que me salió gratis porque venía de regalo en un número de la revista PCPlus. La guardo celosamente porque me evita tener que gastar US$300 en una copia nueva. Funciona perfectamente en Windows 8.1, solo hay que acordarse de cambiar el formato de la grabación de Camrec a AVI.

    Para los juegos uso Fraps, lo pagué una vez hace como cinco años y las actualizaciones son gratuitas, aunque ya llevan un buen rato que no lo actualizan.

    Y para editar los videos uso Sony Vegas Movie Studio 11, el hermano menor de Sony Vegas Pro que sin embargo tiene como 80% de las funciones y es bastante más barato. Hay que pagar las actualizaciones por eso no tengo la versión 13. Supongo que lo actualizaré para la 14, si hay alguna función que me sea muy útil.

  7. Automatización

    Una de las cosas que sí se extrañan de usar Windows en vez de OS X es la falta de Automator. Esa cosa es fantástica para crear flujos de trabajo y hacer magia con archivos y aplicaciones. La Amiga tenía algo similar llamado Arexx, pero Automator es bastante más fácil de usar.

    En Windows una manera de hacer algunas de las cosas que se pueden hacer con Automator es con AutoHotKey, una aplicación que es parte grabador de macros y parte lenguaje de scripting y que se puede invocar con combinaciones de teclas para hacer varias tareas. No es tan flexible ni sencillo como Automator pero es bastante mejor que nada.

    Otra forma de automatización es IFTTT (ahora llamado simplemente IF) que permite conectar varios servicios de internet para que cuando pase algo en alguno, por ejemplo, subes una nueva foto a Instagram, pase otra cosa en otro, como mandar la nueva a foto a tu blog.

  8. Correo electrónico

    El nuevo Inbox de Google. Tengo mi cuenta de Gmail conectada como cliente a mis otras cuentas de correo. Había intentado mantenerlas separadas, pero la habilidad de Google para buscar y encontrar cosas en correos de 2008 es lo que me hace tenerlas todas ahí todavía.

    De vez en cuando abro Outlook, me acuerdo por que no lo uso y lo cierro.

  9. Ofimática

    Tengo una suscripción a Office365. A pesar que en estas fechas hay muy buenas alternativas a Word y Powerpoint, todavía no hay nada que supere a Excel y Access. Claro, hay algunas buenas hojas de cálculo y administradores de bases de datos que puedes usar, pero cuando agarras velocidad con Excel y le metes todo lo que da, no hay nada que lo alcance, sobre todo si tienes una colección de macros para manipular filas y filas de datos.

  10. Almacenamiento en la nube

    Aquí uso de todo. Mi principal herramienta es Dropbox para mantener sincronizados archivos en varias computadoras y dispositivos, pero Dropbox es una herramienta de sincronización; para almacenamiento puro y duro aprovecho que mi suscripción a Office365 incluye 1TB de almacenamiento en OneDrive, así que ahí van documentos de Word, Excel y cosas así. Google Drive sirve como almacenamiento secundario y para respaldar fotos; igual que Flickr. No está de más tener esas cosas en más de un lugar. Sobre todo ahora que te dan una tonelada de espacio gratis.

    Adicionalmente uso Box para guardar algunos archivos de audio, como episodios de podcasts.

  11. Otros

    Administrador de contraseñas: 1Password. Tienes que usar un administrador de contraseñas estos días.
    Lanzador de archivos: Launchy. En Windows Vista y 7 rara vez usaba el menú de inicio. Ahora en Windows 8.1 prácticamente nunca entro a la interfaz Metro o como se llame. Y todo gracias a Launchy, un lanzador parecido a Alfred en OS X.
    Reproductor de música: MusicBee. Aunque estos días es más común que escuche música a través de Google Play Music All Access, tengo mucha música en mi disco duro y MusicBee es un reproductor ligero y funcional para escucharla toda.

Conseguir un trabajo nuevo a través de tu portafolios

AcordeónFotografía por Mireia vía Flickr

Muchos diseñadores gráficos, fotógrafos, artistas y similares saben de la importancia de tener un portafolios con sus trabajos para convencer a nuevos clientes o patrones y que los contraten.

Sin embargo el uso de un portafolios no tiene porqué limitarse a las ramas artísticas, sobre todo en esta era electrónica donde es muy fácil poner ejemplos de nuestros pasados logros. Programadores, escritores, ingenieros y otros pueden añadirle más interés a su curriculum o résumé añadiendo un portafolios en línea.

Pero no todo es tan fácil, un buen portafolios debe reunir los mismos requesitos de un sitio web: estar actualizado, ser fácil de usar y poderse encontrar. Thursday Bram nos ofrece una guía de 7 trucos para tener éxito con nuestro portafolios en el sitio de Stepcase Lifehack. El original está en inglés pero interpretado rápidamente dice más o menos así (notas adicionales mías en italicas):

  1. Ponerlo en línea. Si lo mandas como anexo en un correo electrónico puede que no lo abran por miedo a los virus (o que lo filtre el servidor de correo). Tampoco leerán un portafolios de papel. Una liga a tu portafolios tiene mejor oportunidad de verse.
  2. Que no haya que descargar nada. O sea, nada de PDFs, archivos de Word o cualquier otra cosa que haya que descargar y abrir. Si eres programador no incluyas ejecutables, sino capturas de pantalla.
  3. Organiza el portafolio. No necesariamente en orden alfabético (o histórico, o las plastilinas del kinder) pero debe ser lógico para el reclutador donde debe hacer clic y qué va a ver. Hazlo para que hasta tu abuelita lo entienda (a menos que tu abuelita sea Grace Hopper).
  4. Contextualiza. Incluye etiquetas y descripciones de lo que estás mostrando. Sin un contexto adecuado quienes vean tu trabajo no van a saber ni de que se trató ni porqué es importante. Usa esto como un reto para exponer tus habilidad de comunicación y pulir tu redacción.
  5. Dale enfoque. Expón los trabajos que reflejen a lo que te quieres dedicar (los que den a conocer las habilidades que quieres usar en una nueva carrera o que le interesarían a un empleador). Puedes crear portafolios separados para cada una de las carreras que te interesen.
  6. Usa una variedad de medios (me caga la palabra “multimedia”). No todas las habilidades se pueden expresar a través de la palabra escrita o la fotografía. Si quieres ser vendedor tal vez unas gráficas que demuestren tu desempeño sean lo mejor; si quieres ser animador, un video que demuestre como prendes al público es mejor que una simple fotografía.
  7. Compra tu propio nombre de dominio — o no. Si planeas mantener tu portafolios a largo plazo comprar tu nombre de dominio es buena idea, pero aún así puedes usar uno de los muchos sitios gratuitos donde puedes poner muestras de tu trabajo.

Thursday termina diciendo que ella se limita a poner trabajos que ha hecho bajo comisión para otros ya que los personales no han pasado por el mismo rigor de un trabajo pagado. Yo no he armado todavía un portafolios, pero he jugueteado bastante con la idea durante el último par de años, sobre todo para no olvidar que tanto he hecho.

¿Y tú? ¿Has hecho alguno? ¿Tienes planes para hacerlo? ¿Qué otra utilidad o peligro le ves?