Los videojugadores: mejores en todo

Por supuesto es algo que ya sabía: jugar videojuegos, sobre todo de acción, te da mejores reacciones, mayor capacidad de análisis, mejor percepción de las situaciones y mejor capacidad para planificar.

Ahora hay un estudio que lo confirma. En el estudio los participantes tenían que decidir si un grupo de puntos aparentemente desordenados se movían todos en una misma dirección o no. Y los videojugadores pudieron decidir correctamente de forma más rápida que los no videojugadores.

Para una persona que lleva más de 25 años jugando esto no es nada nuevo. Seguramente tú también habrás notado que te es más fácil seguir objetos en movimiento, planear rutas, ser más conciente de lo que pasa en tu visión periferica y tomas decisiones más fácilmente que los inútiles de tus amigos que no juegan.

Si a esto le sumamos las experiencias con juegos de rol y multijugadores veremos que los jugadores también somos mejores trabajando en equipo, tenemos mayor imaginación, más empatía y adaptabilidad.

En conclusión, las personas que jugamos videojuegos somos mejores seres humanos que los demás. Además de ser muy modestos.

6 juegos clásicos para celebrar la llegada a la Luna

Ahora que se cumplen 40 años de la primera visita de los humanos a la Luna es buen momento para hacer una recopilación de juegos que transcurren en la Luna. Probablemente hay más pero estos son los seis que tengo más clavados en la memoria:

Lunar Lander

Este famosísimo juego que originalmente fue hecho para viejas máquinas con gráficos de vectores, allá por fines de los 70, se centra en alunizar el módulo lunar en una región agreste. Hay varias plataformas con distinto grado de difitultad y el jugador controla la inclinación del módulo y un motor que puede encender para aminorar el descenso. Hay versiones hechas en Flash que se pueden jugar en un navegador.

Lunar Lander

Pantalla de Lunar Lander. Imagen de chidorian

Moon Patrol

Un juego de principios de los ochenta y que fue muy popular también en máquinas de galerías y sistemas como el Atari 2600 y la Commodore 64. En este manejas un buggy lunar y tienes que ir saltando cráteres, destruir los barriles que se te atraviezan y disparar contra las navecitas que pasan por arriba. También lo puedes jugar en línea.

Moon Patrol

El juego original de Moon Patrol. Foto de bradsearles.

Apollo 18

Aunque la última misión en visitar la Luna fue el Apollo 17 eso no impide que en el mundo de los juegos pueda haber una más. Además originalmente estaban planeadas 20. Este juego pretende ser más un simulador que un juego normal. Apareció para la Commodore 64, Atari e IBM PC y en él eres un astronauta que debe llevar al Apollo 18 desde su lanzamiento hasta el regreso a la Tierra. Los retos son sobre todo de tener reacciones rápidas y es divertido por un rato aunque visualmente no sea de lo más espectacular. Después de como 3 misiones aburre.

Control de misión en Apollo 18

La pantalla del control de misión en Apollo 18.

James Pond 3

Este juego de plataforma que apareció en la Amiga (mejor computadora de todos los tiempos) y sistemas de juegos como el Sega Genesis y SuperNintendo tiene como protagonista a un pez que es agente secreto. Su misión consiste en viajar a la Luna y desbaratar los planes del supervillano Doctor Quizá que pretende hacerse con todo el queso de la Luna para monopolizar el mercado.

Pantalla de James Pond 3, versión para Amiga

Los escenarios eran de queso y tenían nombres de productos lácteos.

Battlezone

En el juego original de Atari, también de finales de los 70 y que muchos consideran el primer juego de primera persona, manejas un tanque de guerra en un paraje que no se especificaba donde estaba, pero habia un volcán, así que no podía haber sido la Luna. Sin embargo, en el remake de 1998 la historia se centra en el descubrimiento de los restos de una tecnología avanzada en la Luna la cual se convierte en el teatro de operaciones de una guerra entre soviéticos (sí, soviéticos) y estadounidenses por el control de esta tecnología. La guerra después se extiende al resto de los planetas y sus lunas. El juego inspiró varias secuelas para consolas y por lo menos una en PC.

Battlezone Screenshot

Esta es la versión de Battlezone para XBox. See More Battlezone Screenshot at IGN.com

Earth 2150: The Moon Project

La continuación al juego de estrategia Earth 2150, en éste la Corporación Lunar descubre artefactos extraterrestres para fabricar una superarma con la cual atacar a las facciones de la Tierra y tienen que luchar contra los Estados Civilizados Unidos para decidir el vencedor.

Pantalla de Earth 2150

Hmmm… una explosión atómica en la Luna no produciría un hongo. Se me hace que esta imagen es fake…

¿Jugaste alguno de estos? ¿Recuerdas algún otro?

Como criar a un hijo videogamer

In this article, we’ll take a look at some of the issues that surround video games and the family, and we’ll give you some real-world advice on what to look for, what the dangers are, and what you can do to have gaming be a safe and fun part of your household. What we hope you’ll find is that most of this advice is common sense, and that by using your head and doing a bit of research you’ll eliminate most of the problems that can pop up with children and gaming.Raising a healthy gamer: seven tips for parents – Ars Technica

Conforme los videojugadores originales envejecemos, nosotros que empezamos con cosas como el Nesa Pong, el Atari 2600 y el Intellivision, ahora nos toca criar a las nuevas generaciones e introducirlos al fascinante y excelente mundo de los juegos de video.

Sin embargo, no todo es tan sencillo. La tecnología ha avanzado un poco desde el principio de los 80. En ese entonces lo más gráfico que podía encontrarse uno eran cuadrotes de colores que hacían blaaap y lo más violento era cuando un cuadrito le pegaba al cuadrote y explotaba.

Ahora las gráficas son mucho más realistas, los efectos de sangre, huesos y tripas están mucho mejor logrados y hacen muy buen trabajo engañando al cerebro para convencerlo de la realidad de lo que está viendo. Y escuchando. El sonido también es mucho mejor y, siendo un sentido más primigenio, tiene mucho mayor impacto sobre la experiencia. Juegos como FEAR y Bioshock los usan para crear un gran sentimiento de inmersión.

Afortunadamente tampoco es tan difícil lograr un ambiente positivo y educativo para los niños que incluya a los videojuegos como parte de sus actividades. Para empezar no por jugar mucho los niños se convierten en adictos asesinos en serie o van a reprobar materias (ahí intervienen muchas cosas más que los juegos, incluyendo falta de atención y dirección por parte de los padres).

ArsTechnica cubre estos retos en su artículo y quiero señalar los que me parecen más importantes:

  1. Revisa lo que están jugando. Más allá de la simple clasificación que ponen en la caja (que muchos padres ni siquiera eso ven) entérate de que trata el juego. Busca reseñas en la red, opiniones de otras personas, capturas de pantalla del juego. En estos tiempos esa información abunda y es fácil de adquirir.
  2. Impón límites. Igual que la tele, los videojuegos no deben ser una niñera ni ser la única cosa que los niños hagan todo el día. Dales un tiempo para videojuegos, vigila que cumplan con sus obligaciones y asegúrate que también hagan otras coasas.
  3. Haz de los juegos una actividad social. Juega con ellos, si te gustan los videojuegos, organiza una fiesta de videojuegos con sus amigos donde también participes de alguna forma.

Nadie conoce a tus hijos mejor que tú. Si sientes que el contenido de un juego no es apropiador para tus hijos, pues mejor búscales otra cosa. Si es el juego más popular de la semana la presión por jugarlo puede ser mucha. Habla con ellos sobre por que no crées que sea apropiado para ellos. De todos modos lo van a jugar en casa de algún amigo, y cuando pase en vez de castigarlos pregúntales que pensaron del juego, y si realmente fue tan malo como tú creías o no.

En cualquier caso lo que preocupa a los padres no es el juego en sí sino la exposición a temas como la sexualidad, violencia y muerte que muchas veces no queremos que nuestros niños aprendan de cualquier lado. En este caso podemos usar a los juegos como un puente para establecer conversaciones alrededor de estos temas y preguntarles como se sienten, si les parece correcto lo que pasó en el juego, cuales son las diferencias con la realidad, y como hubieran ellos actuado en una situación similar (es muy importante recalcar la diferencia entre ellos en la realidad y el personaje del juego).

Creo que con estos puntos básicos es posible criar a niños sin temer a los videojuegos y que puedan aprovechar las ventajas de ser un videojugador: aprender a planificar, trabajar en equipo, pensar lógicamente para resolver problemas, aumentar la coordinación entre ojos y manos, ejercitar la visión periférica y muchos más.